EL RONQUIDO ATERRADOR DE LA TIERRA EN CHIPIONA

Se han registrado sonidos pavorosos que provocan muchas especulaciones sobre su origen desconocido. Se oyen estruendos espeluznantes de baja frecuencia, que parecen como si la atmósfera o la misma Tierra rechinaran.
El sector tenía, en su origen, el nombre de la “Canaleta del Diablo” debido al temor de los habitantes de la zona al ruido que tan fuertemente se producía allí. También se le denominaba la “Esquina del diablo” , a esa demarcación cercana al lugar llamado Camarón.
Los norteamericanos de la Base Naval de Rota han investigado el tema, aunque oficialmente no han hecho públicas sus conclusiones. Lo cierto es que nada está claro, ni siquiera el lugar o sitio en concreto donde se encuentra. Lo real, es un ruido del cual los habitantes de Chipiona saben de él desde muchos años y generaciones.

En muchas culturas existen leyendas que dicen que el sonido de una trompa o cuerno avisará de la llegada del fin del mundo. Los hebreos creen que será el shofar, el cuerno ceremonial que, según las leyendas, destruyó con su sonido la ciudad de Jericó. La mitología escandinava señala que el fin del mundo, el Ragnarök, lo anunciará el guardián de Asgard, Heimdall, con el cuerno de oro Gjallarhorn. No sorprende que al oír sonidos raros, estas leyendas cobran fuerza en la cabeza de la gente  de Chipiona.
La causa aparente, según dicen los sabios del pueblo, se debe al espíritu, o aire del mar empujado, y sacudido en aquella parte, que el agua del mar con extraordinario movimiento pasa por la estrechura de la cueva, y de igual manera a cuando se vacía un cántaro de agua, causa ruido en la angostura de la boca, enfrentándose con el aire; así ni más ni menos sucede allí, tropezandose el agua que sale, y el viento que entra.

Muchas son las explicaciones, que es un volcán (opinión muy extendida), otros, que se debe a un ruido producido por las piedras sueltas existentes en el lugar y que, con el subir y bajar de las mareas, suena de este modo que da miedo. Se suma el argumento de que se debe a una oquedad donde las olas, al entrar y salir, producen este ruido. Se justifica argumentando que la subida de la marea se produce en este espacio de una forma más rápida que en otras partes de la costa de Chipiona, acompañada de olas mayores.
Cuando soplamos en un pito, el aire se hace inestable y provoca una onda de sonido resonante la cual se acomoda a la cavidad del silbato. A igual al pito, el mar en Chipiona es abierto, produciendo un “silbido” tan fuerte que puede ser percibido desde el espacio en forma de oscilaciones en el campo gravitacional de la tierra.
Explicaciones hay muchas, certeza ninguna, mientras tanto la tierra continúa rugiendo en la gaditana Chipiona. Sea lo que fuere, es sin duda alguna, una maravilla natural que nos recuerda lo poco que conocemos de este, nuestro planeta Tierra, y su rincón gaditano.

FUENTE: Juan Luis Naval Molero, Trotones de Arcos, otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s