VATICINIOS DE UN BORRACHO JEREZANO

La acción de los profetas no consiste en adivinar el futuro, eso tiene un componente azaroso. Todos tenemos las capacidades de ver el futuro en las cuestiones generales, no en los detalles. Ejemplo: mañana saldrá el sol, eso es casi algo seguro y habrá un día nuevo, pero detallar cómo será ese día ya es bastante más impredecible. Si estuviéramos seguros de que los videntes aciertan siempre, nadie se atrevería a visitarlos. Cuando los seres humanos nos preocupamos de nuestro porvenir es porque por lo general, lo vemos todo más negro.

En España no hay tiempo, no pasa el tiempo, la gente se muere es porque quiere, por eso los políticos españoles son eternos, los presentadores de telediarios son eternos, los presentadores de concursos son eternos, los académicos son eternos. En apariencia los problemas de los videntes estarían resueltos en España, no se puede ver el futuro porque el futuro no existe, ni siquiera se puede ver una reproducción del futuro porque el futuro no se puede fotografiar ni filmar. Solo existe el presente, pero qué es el presente. Qué es el ahora. El presente es un instante único.

Los tabancos (bares) jerezanos, tienen más personajes que una película de romanos. Uno de ellos es un extraño profeta que cambia sus cuartetas por copas de vino del terreno.
Dice que “en el 2019, por la calle Larios en Málaga, en el paseo Marítimo de Torre del Mar, en el barrio Bajo de Arcos de la Frontera y en la calle Larga de Jerez, serán los lugares del mundo mundial por donde más transitará el negro del WhatsApp”.

Agrega este insólito profeta jerezano, más arrugado que una pasa, y con los mismos años de Matusalén: “por fin alguien se percatará que de las líneas de Nazca, no son importantes las figuras que forman, sino el espacio que hay entre ellas”.
Otra cuarteta: “Se responderá a la inquietante pregunta, ¿hay vida en el universo? ¡Por supuesto! ¿Van a pasar por la Tierra? Por supuesto que no, y seguirá inteligente”.
En lo nacional apunta que “habrá un referéndum en Cataluña encargado a la güija. Se amnistiarán a los presos para ser sustituidos por otros, que inmediatamente serán amnistiados y sustituidos por otros. En la Gürtel la sombra de la muerte hace su trabajo, accidentes e infartos repentinos, suicidios, etc.”.

“Se descubrirá que lo de Atapuerca es un fraude y los arqueólogos irán al paro, sin subvenciones, muchos de ellos se volverán terraplanistas y fundaran una ONG”.
“Por fin se revela el secreto de la eterna juventud del televisivo Jordi Hurtado, y es que fuma grifa traída por los legionarios de Ceuta.
Y en cuanto a lo tecnológico deja claro que “a la manzana famosa del bocado le sale gusanos y se cae del árbol”.

Después de leer concienzudamente las cuartetas con los vaticinios del profeta jerezano piripi, llego a la conclusión que posiblemente quien se equivoca es el futuro; siempre le echamos la culpa al pobre vidente que hace esos esfuerzos inhumanos para ir adelante, muy adelante para ver que puede ver. Encima, no faltaría más que si quien se equivoca es el futuro, le carguemos el muerto a este vidente de tabanco en Jerez de la Frontera.

FUENTE: Bares varios, copas de más, profetas, otros.