CUERPO DE ÉLITE ESPAÑOL – GUERRA PSICOLÓGICA

PSYOPS son las siglas con las que se identifican las operaciones psicológicas. España, como todo estado moderno que se precie, cuenta con cuerpo de élite militar que pasa con nota sobresaliente las exigencias a que es sometido, atendiendo las necesidades en áreas en conflicto, o unidades propias repatriadas.
Hitler dijo que las guerras del futuro serían luchadas antes de comenzar las operaciones militares, “a través de la confusión mental, la contradicción de los sentimientos, la indecisión y el pánico”. Las guerras actuales comienzan a librarse en la esfera de las ideas y los sentimientos, casi simultáneamente en el terreno de la opinión pública nacional de agresor, en la arena internacional y en el país que será objeto de la agresión, para después pasar a su conjunción con la lucha armada y acompañarla durante toda la extensión del conflicto, imbricándose de tal manera que en ocasiones resulta difícil discernir cuanto de fines militares o psicológicos persigue una acción militar.

La guerra no se gana solo en las trincheras, o desde el aire con refinados y sofisticados sistemas de armas automatizadas; hay que ganarla también en las mentes de la gente, tanto en el bando propio como en el enemigo.
El ejemplo clásico que se tiene de cómo supuestas operaciones psicológicas fueron planeadas y se aplicaron en la batalla, aparece en los escritos del estratega chino Sun Tzu Sun, quien se propuso subyugar a su enemigo “sin disparar un tiro”.

La guerra psicológica consiste en asustar al enemigo para reducir sus posibilidades de éxito en el combate. La guerra psicológica busca, por un lado, paralizar al adversario, derrotarlo antes de que siquiera entre a combatir y, por otro lado, ganar las “mentes y los corazones” de las personas que no se piensa aniquilar.
Las operaciones psicológicas (PSYOPS) tienen como objeto modificar la conducta de una parte de la población previamente elegida (externa o propia), influyendo en sus percepciones y actitudes. Las unidades PSYOPS son necesarias en cualquier operación militar, ya que estas implican de una forma u otra la imposición de nuestra voluntad sobre la del adversario.

La falsa realidad hipnótica en la que la mayoría de nosotros estamos viviendo en la actualidad, es el resultado de la operación psicológica más elaborada en la historia humana conocida. Ejemplo: Libia, Irán, Siria y Venezuela. Este último país suramericano, tiene los recursos en petróleo necesarios para la estrategia militar de USA ante su próximo enfrentamiento militar con China. Los recursos petrolíferos venezolanos están más cerca, para los estadounidenses, que los de cualquier otro país.