¿LA VIDA ETERNA ES UN TIMO?

Hay que hilar fino. En opinión del italiano Corrado Malanga, está claro que vivir tendría que ser gratis, pero en realidad ocurre todo lo contrario. Según él, descubres que para vivir tienes que pagar desde el preciso instante en que naces, hasta cuando mueres. El sistema está montado de un modo que tú tienes que pagar por todo, hasta para morir.
Corrado agrega: “Las deudas no se terminan cuando mueres, esta es una costumbre católica donde los pecados del padre recaen sobre los hijos”. Es increíble conocer como la Iglesia Católica ha sabido juntar el tema religioso con el tema económico y de finanzas con el que nos gobiernan hace siglos. Su eslogan publicitario: “Fuera de la Iglesia no hay salvación posible” se mantiene desde el año 325 que se quedó con la exclusividad del cristianismo (Concilio de Nicea, donde se armó la de Dios es Cristo).
En definitiva, la religión católica te vende un producto como cualquier otro fabricante de la sociedad de consumo que se precie. La iglesia te dice: ¿Quieres ir al infierno cuando mueras? La Iglesia te soluciona este problema y te garantiza otra cosa: La Vida Eterna y el Paraíso, qué maravillosos dos productos.

Sin lugar a dudas, la estrategia comercial y de marketing de la Iglesia es excelente. Corrado Malanga concluye: La Iglesia te vende un producto que te hace creer que lo precisas. Cuando en realidad el producto que te ofrece es “humo”, por la sencilla razón de que tú no precisas comprar la Vida Eterna, ya la tienes.
¿La Vida Eterna es un timo? Por si acaso nos curamos en salud y tiramos por el camino de en medio: le ponemos una vela a Dios y otra al diablo, y santas pascuas. Nos vamos con la música a otra parte. La gente no tiene memoria, podemos decir una cosa y la contraria con total impunidad.