APELLIDO ARBOLEDA UNA REALIDAD CRIPTOJUDÍA

La primera persecución de los judíos registrada en España comenzó en el año 489 antes de la era común, cuando a los judíos se les prohibió casarse con no-judíos u ocupar cargos públicos; los hijos ya nacidos de matrimonios mixtos fueron bautizados a la fuerza en la Iglesia Católica.

A partir de este momento, los judíos ibéricos fueron sometidos periódicamente a la persecución cada vez en forma peor hasta que finalmente desde el año 653 al 672 de la era común, los judíos fueron decapitados, quemados vivos o apedreados a muerte por el delito de reincidencia (luego de la conversión forzada al catolicismo) en la práctica del judaísmo.

Los pogromos en la provincia de Cádiz (actos de violencia, asalto a las juderías con matanza de sus habitantes) generalizados en el 1391 de la era común tuvieron como resultado la muerte de muchos judíos, de tal manera que, temiendo por sus vidas, decenas de miles de personas se convirtieron al catolicismo. Estas personas fueron llamadas «conversos» (convertidos, cristianizados), «cristianos nuevos» y «marranos» (un término despectivo que significa “cerdo, puerco”).

Desde este momento hasta el Edicto de Expulsión de 1492, los judíos se limitaron estrictamente a vivir en los guetos (judería marginada dentro de una ciudad) y tuvieron que usar distintivos de identificación visibles en la parte exterior de su ropa. Las dificultades para sobrevivir de muchos judíos los obligaron a convertirse al cristianismo a finales del siglo XV de la era común.

Muchos de los cristianos nuevos eran en realidad criptojudíos, aparentando ser cristianos, pero con la tenacidad de practicar secretamente el judaísmo. Una gran cantidad, como el caso de mi familia, se vieron obligados a pasar al Nuevo Mundo, saliendo de Jaén y la provincia gaditana (juderías de Vejer, Jerez y Arcos de la Frontera), llegando a Colombia para establecerse en las regiones del Cauca (Popayán), Valle del Cauca y Antioquia.  

Hoy, como criptojudío no practicante, descendiente directo de aquellos que llegaron al Nuevo Mundo, paseo por las viejas juderías gaditanas de mis antepasados, tarareando: “Dime, hermano marrano, ¿dónde has preparado el seder (la cena de Pascua)? En una cámara de una cueva profunda, allí lo he preparado. Dime marrano, ¿de dónde y de quién has conseguido blancas matzot (panes sin levadura)? En la cámara, bajo la protección de Dios, mi esposa ha estirado la masa. Dime marrano, ¿cómo has hecho para conseguir un hagadá (libro del relato de la salida de Egipto)? Hace mucho tiempo que lo escondí en una grieta de la cueva. Dime marrano, ¿qué harás si oyen tu voz? Si el enemigo me apresa, moriré cantando”.

NOTA: No confundir judaísmo con sionismo, ese peligroso sistema político fascista del Estado de Israel.