LA GLÁNDULA DE DIOS

La palabra piña es símbolo y nombre de la glándula pineal, un símbolo antiguo de naturaleza sagrada. En todas las religiones y culturas existen representaciones de la piña como un elemento a través del cual se puede alcanzar una visión del cielo.

En la cultura sumeria, en la egipcia, en la religión budista, en la hindú, en la cristiana… Los dioses alados o genios sumerios portaban una piña en su mano; los budas iluminados lucen un peinado con forma de piña. También aparece con aspecto de llama sobre la cabeza de San Judas Tadeo. El Báculo de Osiris es una vara, flanqueada por dos serpientes, cuya punta está rematada por una piña.

Los monjes tibetanos sostienen que existe en el ser humano un tercer ojo, situado en el centro del cerebro y a la altura de los ojos, que es el responsable de la clarividencia y la intuición. En el esoterismo la glándula pineal es el vínculo entre los estados objetivos y subjetivos de conciencia o, en términos exotéricos, entre los mundos visibles e invisibles de la naturaleza

Los papas levantan la férula para que la piña quede a la altura de la frente, donde se encuentra el “tercer ojo”, la glándula pineal en el centro del cerebro. En la foto indicativa, inmediatamente por debajo de la cruz aparece una piña, lo que destaca la importancia de esta. Alrededor de 1630, René Descartes escribió su famosa hipótesis sobre la glándula pineal como el «asiento del alma».

Las piñas del pino aparecen en capiteles de iglesias románicas y góticas y se relacionan con la abundancia, la fertilidad, la prosperidad, la riqueza y la unión del pueblo. También aparece en los dibujos de las tradiciones esotéricas como la Masonería, Teosofía, el Gnosticismo y el Cristianismo esotérico. El cono de pino posee el mismo significado para todos: Simboliza la «glándula pineal» o «Tercer Ojo».

La Glándula Pineal posee la capacidad de permitirnos percibir otras dimensiones del universo. Empotrada en el centro del cerebro, con forma de cono de pino, este pequeño órgano del sistema endócrino es responsable de producir melatonina.

En el arte antiguo, el Tercer Ojo es representado con ese símbolo. Esta piña también personifica la vida eterna y la iluminación o sabiduría. Muchas civilizaciones antiguas usaron este ícono. Uno de los más importantes es el arte de los Anunnaki de Sumeria, que lo muestran a ellos sosteniendo un cono de pino.