CUANDO ESPAÑA IMPUSO LA MODA

El uso de los colores en la historia de la comunicación no verbal ha tenido mucho significado, importancia. El negro en el siglo XVI. XVII, y XVIII significaba poder y el dinero. El color dice mucho de lo que se calla a lo que se quiere sugerir. El negro es elegante está asociado en el subconsciente a que es caro. En el siglo XIX el misticismo se asoció al negro, y se tomó como color del luto.

Fue el español Marcos de Ayala, quien maravillado por los distintos colores que provenían del árbol “palo de Campeche” (Haematoxylum campechianum), comenzó a utilizarlo para teñir las telas de la Nueva España.

El palo de Campeche es un árbol originario de la península de Yucatán, de él se extrae un tinte vegetal que fue muy codiciado en el pasado. Luego, en el siglo XVII, la popularidad de este tinte llegaría hasta las regiones de Francia, Inglaterra y Holanda, quienes eran grandes naciones productoras de textiles.

El palo de tinte se convirtió en todo un elemento dentro de la moda europea. Todas las personas de las cortes europeas querían vestir de negro y era carísimo el palo de Campeche. Se institucionalizó lo que se llamaba “Vestir a la española”, ir de negro riguroso porque daba mucho poder y sobriedad.

Durante el reinado de Felipe II, la Corte española era ejemplo de buen gusto. Los trajes sobrios y negros eran símbolo de elegancia y esta tendencia se contagió a los países vecinos. La moda era vestir a la española y este tono no faltaba en los vestidores de los nobles europeos. España exportaba el tinte negro recién descubierto en el Nuevo Mundo, obtenido del palo Campeche (España tenía el monopolio).

La leyenda negra que se generó en lo internacional para perjudicar a la corte de Felipe II trató de identificar el negro que lucía el rey con una sociedad oscurantista, melancólica, sobria y triste. Felipe II viste de negro no porque va de luto, era para demostrar el poder.

Pero nada más lejos de la realidad: “El uso del negro por la corte española no tiene nada que ver con el estado de ánimo de Felipe II por la muerte de su tercera esposa”, como las “fakes news” (embustes), de aquel entonces propagaron.

Desde la cristianización de Europa en la Edad Media se establece una norma que prohíbe a las mujeres casadas mostrar su pelo. Por eso, surgen y se desarrollan los tocados y las cofias. El ideal de belleza era el de una mujer con la frente muy amplia y despejada. Para ello, las féminas se depilaban las cejas e incluso el comienzo del cabello.

En cuanto al escote, aunque la mujer empieza a mostrarlo, sus pechos no podían exponerse en exceso ni con su forma natural, por lo que algunos vestidos tenían refuerzos en el interior para aplastar los senos. Agnes Sorel fue retratada en varias ocasiones con atuendos de grandes escotes o incluso con un seno al aire. Varios expertos señalan que fue de las primeras mujeres en atreverse a lucir este tipo de escotes. En España continuaron tapadas por sécula seculorum.