¿LA VIDA ETERNA ES UN TIMO?

Hay que hilar fino. En opinión del italiano Corrado Malanga, está claro que vivir tendría que ser gratis, pero en realidad ocurre todo lo contrario. Según él, descubres que para vivir tienes que pagar desde el preciso instante en que naces, hasta cuando mueres. El sistema está montado de un modo que tú tienes que pagar por todo, hasta para morir.
Corrado agrega: “Las deudas no se terminan cuando mueres, esta es una costumbre católica donde los pecados del padre recaen sobre los hijos”. Es increíble conocer como la Iglesia Católica ha sabido juntar el tema religioso con el tema económico y de finanzas con el que nos gobiernan hace siglos. Su eslogan publicitario: “Fuera de la Iglesia no hay salvación posible” se mantiene desde el año 325 que se quedó con la exclusividad del cristianismo (Concilio de Nicea, donde se armó la de Dios es Cristo).
En definitiva, la religión católica te vende un producto como cualquier otro fabricante de la sociedad de consumo que se precie. La iglesia te dice: ¿Quieres ir al infierno cuando mueras? La Iglesia te soluciona este problema y te garantiza otra cosa: La Vida Eterna y el Paraíso, qué maravillosos dos productos.

Sin lugar a dudas, la estrategia comercial y de marketing de la Iglesia es excelente. Corrado Malanga concluye: La Iglesia te vende un producto que te hace creer que lo precisas. Cuando en realidad el producto que te ofrece es “humo”, por la sencilla razón de que tú no precisas comprar la Vida Eterna, ya la tienes.
¿La Vida Eterna es un timo? Por si acaso nos curamos en salud y tiramos por el camino de en medio: le ponemos una vela a Dios y otra al diablo, y santas pascuas. Nos vamos con la música a otra parte. La gente no tiene memoria, podemos decir una cosa y la contraria con total impunidad.

QUE NO TE LA DEN CON PAPA, NOTRE DAME

El incendio de Notre Dame está íntimamente relacionado con la construcción del Tercer Templo en Jerusalén. El incendio no se pudo provocar por un incidente puntual. Se necesita una carga de calor real para iniciar el siniestro.
Hubo dos fuegos que provocaron el incendio, no uno. Un fuego, desde el tejado de la catedral. El otro fuego, en el campanario de la torre norte. QUIEN QUIERA ENTENDER, QUE ENTIENDA.
Gran parte de los medios de comunicación occidentales no han informado del incendio que sufrió la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén la misma tarde-noche en que ardió.
En París, la primera alarma sonó a las 6:20 pm hora local del lunes. El fuego no fue descubierto hasta que la segunda alarma sonó a las 6:43 pm. La instalación eléctrica es nueva, “no hay posibilidad de cortocircuito”. El roble, material del que están hechos los elementos de madera que forman parte de la estructura de la catedral, no arde tan fácilmente. Los operarios NO habían comenzado las labores de restauración, estaban solo montando los andamios.

(No confundir Sionismo con Judaísmo)

Para los que manejan los hilos, no es importante que los mortales comunes sepan que los dos incidentes en París y Jerusalén ocurrieron a la vez. La mezquita de al-Aqsa es una de las dos mezquitas construidas por los musulmanes en el sitio en dónde estaba el antiguo Templo de Salomón del pueblo judío. La construcción del tan deseado Tercer Templo solamente puede hacerse en el espacio dónde se encuentran actualmente las dos mezquitas.
Construir el Tercer Templo implica trasladar las dos mezquitas que actualmente se encuentran en el lugar. Para los musulmanes se trata de uno de los lugares más sagrados y emblemáticos del Islam, por una razón bien sencilla: es el lugar desde donde Mahoma ascendió a los cielos.
En esta sociedad de drones y algoritmos no podemos creer que las cosas ardan sin motivo. ¡Que no te la den con papa! Todo es “Distracción y posverdad”.

FUENTE: J. McClie, Arys, S. Alba Rico, otros.

JEREZ DE LA FRONTERA, ORIGEN DE LA FIGURA “EL PADRINO”

A finales del año 1709 Agustín Florencio Hinojosa,  es acorralado en la ciudad de Osuna. Atrás quedaba toda una vida de crímenes que le había llevado a alcanzar la fama: desde su Jerez natal a convertirse en el protagonista de una comedia titulada, «El asombro de Jerez y terror de Andalucía, don Agustín Florencio».
En Jerez de la Frontera, dio muerte a un mancebo en una casa de juego, en Ceuta mataría a un mulato de catorce puñaladas, en Cádiz impidió la detención de una prostituta… Aposentado en Osuna, desde allí, apoyado por algunos notables de la ciudad, atemorizaría la región, causando estragos en localidades como Cabra, Lucena o Doña Mencía.

Poco tiempo después, el bandolero de la llamada “primera etapa”, el bandido que cabalga junto a unos pocos secuaces y se sirve del escondite natural de los montes, ha desaparecido para dar paso a un nuevo tipo de bandolerismo que rebrotó cuando, tras la revolución de 1868, el clima de inestabilidad política y debilitamiento del poder central es aprovechando por esta nueva generación de criminales, que dejaron atrás los tiempos del asalto de caminos, ya que se había vuelto mucho más arriesgado y el botín mucho más escaso. Deciden pasarse al negocio de la “protección” y al del secuestro, por los que cobraran “excelentes” rescates. Para llevar a buen término esta nueva estrategia criminal, hacía falta adaptarse a la situación. Si en los primeros tiempos del bandolerismo andaluz bastaba con juntar un puñado de hombres y echarse al monte, ahora es necesario crear una tupida red de criminales y de colaboradores.

Las mafias de bandoleros compran al poder, era un entramado completamente corrupto llegando a las esferas de la política, de la justicia y de la prensa.
“Por todas partes asesinatos, robos y secuestros. Mientras los tribunales de justicia desconocen a los autores estos se mueven a sus anchas, amparados en los campos por los cortijeros y protectores pertenecientes a todas las clases sociales”. Los padrinos prestan ayuda por contactos, influencias y sobornos.
El primero que habla de la figura del “el padrino” existente en Andalucía, fue Prosper Mérimée, cuando hace notar que eran personas que ayudaban a los bandoleros que terminaron convirtiéndose en unas auténticas mafias amparados por el cacique a quien se le llama el padrino, los caciques mandaban sobretodo. Los “padrinos” eran gente poderosa e, incluso en algunos casos, eran ellos mismos quienes ostentaban la autoridad de la zona. Construyen una autentica trama de poder que presenta una realidad nada romántica como aparece en las películas y televisión que ha blanqueado su imagen apareciendo como míticos.

FUENTE: C. M. Rocher, P. Mérimée, otros.

LA IGLESIA EN SOLFA

Decimos que algo está patas arriba cuando está desordenado, en un estado caótico (de caos). Usamos esta expresión porque, si lo natural es que las patas estén abajo aguantando el resto del elemento, si están hacia arriba, están en una posición antinatural, es decir, desordenadas.

“Los muertos son para ser enterrados, para ser individualizados en los cementerios, pero no para ser escondidos. Nunca vas a tener paz con un muerto escondido. Nunca”. Con estas palabras respondió el Papa Francisco a una pregunta del periodista Jordi Évole. Francisco defendió su rechazo al aborto e insistió en que las víctimas de abusos por parte de religiosos deben acudir a las autoridades: “Iniciar procesos es la manera para que sea irreversible la cura”.
Los montajes de arte contemporáneo dentro de los espacios sagrados, promovidos por el Obispo de Innsbruck (Austria), forman parte de una estrategia muy precisa que ve en el arte, poco importa si blasfemo, un moderno instrumento de evangelización.

El Cristo-reloj colocado boca abajo en el interior de la histórica catedral, principal lugar de culto católico de la ciudad de Innsbruck, revela la hora dramática de la Iglesia Católica en nuestros días, ofendida e invertida por obra de sus mismos pastores. El Cristo-reloj boca abajo, símbolo de una Iglesia al revés…

MARÍA MAGDALENA EMBARAZADA

En uno de los iconos del retablo (año 1603), de una de las capillas del Monasterio de Santes Creus (Tarragona – España), la Magdalena representada a los pies de la cruz de Jesús, totalmente desolada, con el cabello pelirrojo suelto y el pañuelo en la mano izquierda enjuagándose las lágrimas, ha sido evocada como mujer embarazada, con sus pechos hinchados, remarcando los pezones y su vientre abultado en la forma característica de la preñez. Es un vientre muy bajo, a punto de parir, en la posición que adoptaban antiguamente las mujeres de Oriente para dar a luz. Junto a ella aparece una calavera, tradicionalmente asociada a Magdalena en la iconografía.
Para no dejar ninguna duda respecto de su embarazo, el autor del icono pintó una especie de cíngulo, tal como se hacía entonces para remarcar los pechos en las embarazadas, que va desde el hombro hasta la cintura, remarcando claramente el pecho hinchado de la Magdalena. Para José Luis Giménez en su libro “El legado de María Magdalena” en esta imagen icónica a los pies de la cruz aparece una mujer portando un cíngulo. El origen de la expresión “estar en cinta” es este cinturón bajo los pechos y que se cruza en un hombro.

En la siguiente escena, correspondiente a otro icono del mismo retablo, podemos ver el descenso de la cruz de Jesús ya fallecido, rodeado de varios personajes. De izquierda a derecha aparecen María, esposa de Cleofás y prima de la madre de Jesús; José de Arimatea, con barba y el típico turbante que llevaban algunos fariseos; Magdalena, quien aparece con la urna de los óleos en sus manos; Lázaro-Juan, sujetando por los brazos a la Virgen María; Juana, hermana de la Virgen María y tía de Jesús, quien aparece arrodillada, recogiendo los pies del crucificado; y por último y subido en la escalera que hay apoyada en la cruz, un personaje que bien podría ser Nicodemo. Todos los personajes que aparecen en el icono, por fuerza tenían que ser parientes de Jesús. Según la Ley de Moisés no estaba permitido tocar a los muertos, a menos que fuesen parientes, como podemos confirmar en Números 19,11: “El que tocare un muerto, el cadáver de un hombre cualquiera, seré impuro por siete días”, un tabú de contacto con el cadáver reiterado en Números 19, 14 y 19: 16.

La posible descendencia de María Magdalena queda testimoniada por el autor del retablo en otro de los iconos, donde podemos observar a Magdalena acompañada de dos niñas gemelas.

FUENTE: Miguel Giribets, Sergio Solsona, José Luis Giménez, otros.

¿EXISTE EL SOL NEGRO EN JEREZ DE LA FRONTERA?

Jerez de la Frontera, no es una ciudad de paso, a esta ciudad se viene, se llega, se visita a propósito. El terrorista Brenton Harrison Tarrant, estuvo aquí, y no para escuchar flamenco o echarse una “pataita” (baile)…
Su ropa y sus armas, durante su ataque en Nueva Zelanda, también fueron seleccionadas con sumo cuidado. Vestía un parche con un emblema usado por varios grupos neonazis de todo el mundo, incluida Australia. En su rifle garabateó un credo nacionalista blanco popularizado por el terrorista estadounidense y neonazi David Lane. En su chaleco antibalas había un símbolo comúnmente utilizado por el Batallón Azov, una organización paramilitar neonazi ucraniana. Mientras transmitía en directo un vídeo desde su automóvil, se escuchaba una canción dedicada a Radovan Karadzic, el serbio de Bosnia responsable de las muertes de miles de musulmanes bosnios y croatas durante la guerra étnica en los Balcanes de los años noventa.

En uno de los cargadores del asesino de Nueva Zelanda, se menciona al español Josué Estébanez, el exmilitar español de ultraderecha que se encuentra en la cárcel por haber matado al activista antifascista Carlos Palomino. Estébanez apuñaló a Palomino en noviembre del 2007 en el Metro de Madrid. La víctima, menor de edad, se dirigía a boicotear una manifestación de ultraderecha, por lo que el juez consideró la motivación ideológica como agravante.
Debajo del nombre de Estébanez aparece el de Miloš Obilić, un caballero de la Serbia medieval. Es recordado por haber dado muerte al sultán otomano Murad I en la batalla de Kosovo Polje, en 1389.
Le sigue Segismundo de Luxemburgo, un noble europeo que entre finales del siglo XIV y principios del XV acumuló títulos como el de emperador del Sacro Imperio Romano Germánico o el de último emperador de la Casa de Luxemburgo. Tarant incluyó símbolos como el del Sol Negro, antiguo ícono germánico que luego fue adoptado por los nazis. También dibujó una versión supremacista blanca de la cruz celta y un símbolo vikingo.

Cabe preguntarse ¿Existe El Sol Negro en Jerez de la Frontera? El que, el prestigioso escritor Arturo Pérez-Reverte, haya escogido a la ciudad de Jerez de la Frontera, como localidad natal de su personaje fascista Lorenzo Falcó, no es casual. Los libros de Pérez-Reverte, siempre están bien documentados. Si el río del académico escritor cartaginés suena, es que piedra trae.
La violencia de la extrema derecha se ha diseminado en el siglo XXI. “Hay una trama que se conecta en Internet. Aparentemente son lobos solitarios, pero están en contacto con el resto, en foros secretos. Hay una conexión ideológica. Y viajan bastante”. La presencia de Brenton Harrison Tarrant, en Jerez de la Frontera, no es casual. ¡Nada es casual! ¡Nada es lo que aparenta! El Sol Negro, no sale por Antequera.

AÑO 1476, FECHA DEL PRIMER LIBRO EDITADO EN ESPAÑA

Cuando vivimos los “estertores” del libro en papel, más la inmersión de cabeza en el libro digital, y el próximo aparecer del libro holograma (5 D – 7 D), es buen ejercicio recordar el gran salto que permitió la imprenta de Johann Gutenberg, que da paso al humanismo, convirtiendo al hombre en el centro de su existencia (apartando un poco a Dios).
El alemán Juan Párix de Heidelberg, estableció su imprenta en la segoviana calle Velarde. Allí, en el año 1476, elabora su obra: “El Sinodal de Aguilafuente”, que además de ser el primer libro publicado en España, también lo es en castellano. Está compuesto por un total de 48 hojas impresas, y con dimensiones 235x175mm
El libro recoge las actas de un sínodo celebrado en la villa segoviana de Aguilafuente, convocado por el Obispo de Segovia, Juan Arias Dávila, con el fin de reformar las disipadas costumbres de sus clérigos. Tenía como objetivos la alfabetización del clero. Reformar su comportamiento impidiéndoles llevar armas, estudiar cuatro años en las materias establecidas por el propio obispo o no portar sedas, anillos de oro y otras vestiduras que fueran ostentosas.

El Obispo Arias Dávila, promotor del libro, pretendía para los laicos una legalización de sus costumbres respecto a la Iglesia y a su compromiso con esta Institución. Entre sus medidas destacan regular su matrimonio oficialmente, la asistencia al culto por al menos un miembro de cada familia o que no se pudiesen realizar divorcios sin el consentimiento eclesiástico.