RADIOGRAFÍA DEL JEREZANO ESTEREOTIPADO

El número de tontos es infinito, y el que se guía por estereotipos, lo es un poco más. Los estereotipos son un conjunto de ideas y creencias preestablecidas que se aplican de manera general e indiferenciada a un grupo social. Los estereotipos pueden ser positivos o negativos, pero siempre son generalizaciones. Por ello, aunque contienen parte de verdad, ofrecen una visión distorsionada de la realidad.
El estereotipo de los vascos dice que son amantes de su tierra, separatistas, cerrados, brutos, orgullosos, testarudos, comilones, rudos, idealistas e indomables. El de los catalanes: tacaños, trabajadores, independientes, cerrados, emprendedores, egoístas, individualistas, materialistas, ambiciosos y antipáticos. El estereotipo del jerezano: alegre, abierto, exagerado, amante de su ciudad, chistoso, hospitalario y machista.

Para los malos de la película, el jerezano tiene un “barroquismo ensayado ante el espejo, impregnado en el ADN, con un regusto en imitar esos papeles de gente sobrada, mala lengua, bajuna y vulgar. Mezclado con el alcoholismo, muy normalizado, severo y la necesidad de instalarse en un elitismo de traca”. En opinión de Antonio Cintas, el jerezano es “Príncipe de la provincia que se cree que es en Jerez en donde se canta, se baila, se come y se alterna con mayor gusto”. Recalca Cintas, con su aguda, corrosiva y radiactiva escritura: “Compra un jerezano por lo que vale y véndelo por lo que aparenta”.

No entro a valorar el estereotipo negativo que Antonio Cintas contempla, lo cierto es que el fondo de verdad refleja de alguna manera la forma real de ser del jerezano, una creencia sólida por parte de las élites dirigentes y empresariales del país de que los jerezanos son menos emprendedores y organizados que catalanes y vascos, algo que lleva a una escasez de inversiones, lo que provoca un menor desarrollo económico. El que Jerez apueste por transmitir, todo el tiempo y a toda hora, un espíritu fiestero y gitano (Etnia con estereotipo negativo), aleja a la ciudad de un despegue económico y de desarrollo. Para el inversionista (léase el dinero), ser abierto y alegre (fiestero), es algo, sin duda, positivo, pero puede que no lo sea tanto como ser trabajador.
El dinero manda, el estereotipo del jerezano pierde.

LA MARIHUANA EN JESÚS DE NAZARET

Acabo de hablar con un idiota que, como todos los idiotas, se consideraba un genio. Ya empiezo a estar un poco harto de los que están contentos sin más. Cuando llevas tanto tiempo en un sitio dejas de ver. Vas por la calle como un ciego. En el momento que estoy hasta “las Termópilas” de un lugar, me invento cualquier pretexto y me mudo con mis bártulos a otra parte. Todas las poblaciones de España, afortunadamente, gozan de Internet, bares, farmacias, supermercados y, muy en especial, mucha historia por contar, que es lo mío.
Pienso que debo de tener el cerebro como el de un delfín porque soy capaz de seguir a la vez varias conversaciones ajenas sin dificultades en la terraza de un bar. Esto me digo a mí mismo, mientras me atrinchero en este maravilloso Jerez, para comer caliente y pasar abrigado el invierno que se ve venir.
Dicen que la filosofía y el pensamiento cultivan la mente. Yo, la tengo demasiado ocupada en sobrevivir por estos mundos de Dios. Aquí, en Jerez de la Frontera, hay la misma distancia al cielo que al infierno, así que todo nos da igual, para donde pegar.

Escucho charlar a unos jóvenes; el que parece más despabilado, muy ufano suelta: “Yo sé cuál es el secreto de los milagros de Jesús”.
––Todos a su alrededor le miran pasmados.
“El cannabis (marihuana), es la base, más aceite de oliva, aceite de mirra, y aceite de canela”. ––agrega.
Kaneh-Bosem o Qaneh Bosem, es un cálamo aromático. La palabra aparece en el Éxodo (30:22-23), cuando Dios, desde un arbusto en llamas, le dicta a Moisés la receta para el aceite de la unción. Le dice a Moisés: “Toma también de las especias más finas: de mirra fluida, quinientos siclos de canela aromática, la mitad, doscientos cincuenta; y de caña aromática (marihuana), doscientos cincuenta”.
Curiosamente son los mismos ingredientes del aceite que se vende hoy para los niños con epilepsia, las personas con cáncer, depresión, insomnio, dolor, etc.

El uso médico del cannabis durante la época bíblica ha sido demostrado por varios descubrimientos arqueológicos. En el caso de los judíos, su empleo se remonta al Antiguo Testamento, en el que los primeros pueblos semitas, nómadas del desierto, también lo usaban en las unciones, disuelto en aceite de oliva junto con otras hierbas aromáticas.
El profeta Samuel ungió a Saúl, el primer rey de Israel, convirtiendo el aceite en parte del ritual de coronación de los reyes judíos. Con la caída del pueblo judío a manos del ejército de Babilonia, el rito de la unción desapareció hasta emerger, de nuevo, con los cristianos.

APLICACIÓN PSICÓPATA DEL MIEDO

La manipulación o control mental, se origina cuando un individuo, o una entidad controla el comportamiento de una persona o un grupo de personas, usando técnicas de persuasión mental y buscando que las personas pierdan la capacidad de juzgar o desobedecer órdenes. Así, trastornan el control de su propio pensamiento, comportamiento, emociones y decisiones.
Los psicópatas tienen una extraordinaria capacidad para fingir. Interpretan su papel de buen ciudadano a la perfección. La maestría de los psicópatas está en aparentar normalidad con vistas a la galería, llegan incluso a comportarse como buenos ciudadanos. En el fondo, se sienten únicos, especiales, superiores, extraordinariamente diferentes. Son el nuevo Orden Mundial. Su arma principal es sembrar, infundir, transmitir el Miedo como elemento de dominio (Vida después de la muerte, Crisis económica, Tercera guerra mundial, Terrorismo, Cambio climático, Pandemias, Catástrofes, Alienígenas, etc.).

El mapa, diseñado por Dylan Louise Monroe, nos revela sintéticamente, la historia del poderoso Culto de los psicópatas que ha gobernado la Tierra durante toda la historia de la humanidad: “Estado Profundo, Cabal, los illuminati, el Gobierno en la Sombra”. Se divide el diagrama en tres columnas. La columna central expone una línea de estructuras de poder —como el Vaticano, la Nobleza Negra (Suiza), los Illuminati y los Estados Unidos— que a su vez integra y controla a otras dos líneas de estructuras de poder aparentemente antagónicas: del lado izquierdo las egipcio-románicas, y del lado derecho las judeo-babilónicas.
El futuro apocalíptico, terrorífico, con zombis incluidos, con el que se nos machaca diariamente desde el cine, la televisión y las series, es crear nuestro abandono (supuesta seguridad), en manos de un Gobierno único, Policía única, Moneda única, y sobre todo, un Pensamiento único en donde no exista discrepancia de pensamiento.
La forma más segura de perder una batalla (libertad), es creerla de antemano perdida.

GRETA THUNBERG, MUÑECA DE CRISTAL OSCURO

Al parecer, mucha gente piensa que no creerse nada y desconfiar de todo en Internet es un no-posicionamiento, algo así como el voto en blanco, un mantenerse al margen del sistema.
En este mundo de los medios de masas quedan muy pocos resquicios para la ingenuidad y la inocencia. Por ello cabe la posibilidad de que las trenzas formen también parte de ese icono/producto de mercadotecnia medioambiental que nos están vendiendo.

Greta Tintin Eleonora Ernman Thunberg es el nombre completo de lo que los medios de comunicación denominan “activista medioambiental” o “líder del movimiento juvenil en contra del calentamiento global”. Quizá su imagen parezca la de una niña de 13 o 14, pero tiene 16 años. Este aspecto infantil lo fomentan sus eternas trenzas que le dan un aire más aniñado. Todo está pensado y bien pensado. Niña con coletas que no sea negra, asiática o latina; debe ser aria y con trenzas (ya el nazismo empleó esta imagen). Lo tenían muy claro: pongamos a una niña en el estrado y dejemos que los espectadores de todo el mundo derramen lágrimas de emoción. Ni los publicistas de la Coca-Cola lo hubieran hecho mejor.

Escribe el diario londinense The Times, revelando lo que hay debajo de la alfombra: “Nada alrededor de Greta es tan improvisado ni tan inocente como parece, salvo quizá la propia niña, que probablemente sí es lo que aparenta ser: una pobre adolescente con problemas, usada hasta la náusea por unos padres desaprensivos, unos periodistas sin escrúpulos y, tal y como sabemos ahora, una serie de lobistas profesionales y empresas ávidas de obtener gigantescos contratos públicos”.

Dudar de todo es una actitud interesante. En tiempos de sobreinformación y redes sociales, la hiperconciencia sobre nuestra propia manipulación no es infalible a la hora de ayudarnos a discernir lo importante o formar nuestro propio criterio. La adolescente de cristal oscuro es un instrumento más en el juego perverso del nuevo globalismo, en donde unos pocos hacen caja a costa de la ñoñería de muchos. El cambio climático es efecto del Sol, del Núcleo terrestre y actuación humana, lo demás es un gran negocio.

EL MENSAJERO SILENCIADO – SNOWDEN

Somos susceptibles de ser engañados. Salir es más difícil que entrar. En la era de la información la ignorancia es voluntaria. El que es ignorante lo es porque quiere. O sea, ser imbécil es opcional, tonto del culo ya es algo de nacimiento.
Se dice, y con mucha razón, que el españolito medio ha crecido. Es más alto, pero en algunas cosas fundamentales no ha crecido tanto. En la parte del pensamiento, del razonamiento, de la educación siguen siendo bajitos.
Jamás debemos subestimar la estupidez humana. Tanto en el plano personal como en el colectivo, los humanos somos propensos a dedicarnos a actividades autodestructivas. La estupidez humana es una de las fuerzas más importantes de la historia, pero a veces tendemos a pasarla por alto. Manifestar que no te importa la privacidad porque no tienes nada que esconder no es diferente a afirmar que no te importa la libertad de expresión porque no tienes nada que decir; o que no te importa la libertad de prensa porque no te gusta leer; o que no te importa la libertad de religión porque no crees en Dios; o que no te importa la libertad de reunión pacífica porque eres un perezoso social.

“Si estás leyendo esto ahora mismo, este artículo, en algún tipo de máquina moderna, como un móvil o una tableta, pueden estar haciéndote un seguimiento y  leyéndote ellos a ti. Sí. Podrán saber lo rápido o lo lento que pasas las líneas y si lees de manera consecutiva o vas saltando. Soportarán muy a gusto tener que verte las fosas nasales y cómo mueves los labios mientras lees, si eso les aporta los datos que buscan y les permite identificarte con total certeza. Este es el resultado de dos décadas de innovación sin supervisión ninguna, el producto final de una clase política y profesional que sueña con ser nuestra dueña y señora. Da igual el lugar, da igual el momento, y da igual lo que hagas: tu vida se ha convertido en un libro abierto”.
El sistema que domina el mundo es inmoral y es necesario denunciarlo: la amoralidad de la tecnología. Una presencia persistente e indiscriminada: el oído que todo lo escucha, el ojo que todo lo ve, una memoria que no duerme y que es permanente. Un intento cínico por convertir el terrorismo en un peligro constante que requiriese la aplicación de una vigilancia fija por parte de una autoridad incuestionable.

En el libro de Snowden, ‘Permanent Record’ (‘Registro permanente’) el experto informático compila las memorias de su trabajo en las agencias de inteligencia estadounidenses hasta su posterior exilio en Rusia. El texto revela asimismo varios detalles de las operaciones secretas cotidianas realizadas tanto por la CIA como por la NSA (National Security Agency).

“ABAKÚA”, SOCIEDAD SECRETA AFRICANA EN CÁDIZ

Vudú, Santería, Candomblé, Banda, Muti, llegan los inmigrantes y traen consigo lo único que pueden transportar: las creencias.
En la provincia de Cádiz, para muchos, es una religión, otros lo conciben como algo siniestro, una realidad dura a la cual respetamos. El vudú se cuenta entre las religiones más antiguas del mundo a caballo entre el politeísmo y el monoteísmo. Esta religión es una mezcla de magia y ritos ocultos. El origen del vudú parece estar en Dahomey, concretamente entre los grupos fon.
Un aspecto común a todos los cultos africanos es el uso de ritos de posesión. Los dioses africanos bajan a reencarnarse momentáneamente en el cuerpo o materia. Este trance místico se logra a través del adorcismo, rito mediante el cual se le solicita a la divinidad su bajada sobre alguno de los médiums o creyentes.
Los cultos de posesión -incluido el candomblé– constituyen una especie de derecho, fundamentado en la “ley viviente”, a través del cual se buscan compensar las injusticias del mundo cotidiano en un mundo imaginario que es vivido como real por los creyentes.

En la provincia gaditana encontramos miembros de la “Abakúa”, sociedad secreta, exclusiva para hombres, autofinanciada mediante cuotas y colectas recaudadas entre sus componentes, con una compleja organización jerárquica de dignatarios (plazas) y asistentes, la presencia de seres ultramundanos, un ritual oscuro cuyo secreto –celosamente guardado– se materializa en un tambor llamado ekwé, ceremonias de iniciación, renovación, purificación y muerte, beneficios temporales y eternos, leyes y castigos internos de obligatoria ejecución y aceptación, un lenguaje hermético, esotérico y un lenguaje gráfico, complementario, de firmas, sellos, trazos sacros.

La policía europea ha empezado a preocuparse cuando se topan con hechos de Muti, que es una medicina que se practica en partes de África subsahariana y que incluye el sacrificio humano (caso cadáver de un niño que aparece flotando en el rio Támesis, le habían amputado los brazos y la cabeza). El asesinato Muti, se define como aquel en el que se extraen trozos del cuerpo de una víctima viva con el único propósito de usar los pedazos del cuerpo con fines medicinales. Estas piezas del cuerpo a menudo se mezclan con otros ingredientes o se usan solas. Muti es una palabra zulú (umuthi) que significa medicina. La víctima generalmente muere como resultado de la pérdida de sangre de las heridas.

Especial mención merece los llamados zombis o “muertos vivientes”. Se trata de personas a las cuales los boko (brujo) o algún houngan poderoso administra una poción especial que genera un estado cataléptico o letárgico.
Al zombi se le quita la voluntad de pensar por sí mismo, se consigue con el polvo zombi que está basado principalmente en la espina del pez lobo y el sapo marino.

EL MENSAJERO DEL MAL EN JEREZ DE LA FRONTERA

Me he despertado, esta mañana, tarareando a Machín, soy tan viejo como sus maracas: “De nada valen los abriles que he vivido, si de mujeres nunca se sabe. La que no es mala lo aparenta muchas veces. Y la que es buena no lo parece”.
Un hombre no sabe cuánto vale una mujer. Es ella quien debe fijar su valor. La gran mayoría de las personas tienen un precio y cada profesión tiene su tarifa. Cuanto más respetable es la profesión, más altos son los honorarios.
Los hombres obligan a las mujeres a vender sus cuerpos y el cuerpo peor pagado es el de una esposa. Todas las mujeres son prostitutas de algún modo. Una prostituta siempre acepta las propuestas y luego fija su precio. Si las rechaza, deja de ser prostituta.

Yo llevo un perro dentro, y no bebo para mí, sino para el perro, que es insaciable. No duerme, no descansa, siempre quiere más de todo: más dinero, más reconocimiento, más alcohol, más bollería industrial… y mujeres difíciles de roer.
Cuando estoy en la cocina frente al microondas, calentando la leche del desayuno, tengo la revelación de que esta vida ya la he vivido y la he olvidado varias veces. Yo me siento entre los seres humanos como ese tenedor que no pertenece a la cubertería en la que está. Una voz interior me dice que sería a mí mismo a quien debería apagar y encender de nuevo, pero ignoro dónde tengo el interruptor.

En el siglo XVII el plato en Inglaterra con el que se practicaba la eutanasia con los enfermos sin solución, era darles el “Pastel del Moribundo”. Consiste en carne picada de cordero, puré de patatas y queso. No pocas mujeres jerezanas, llevan en sus pensamientos, respecto a sus maridos: “Pórtate bien o te encontrarás una sorpresita a la hora de almorzar”.

Las maracas de Antonio Machín son sabias: “De nada valen los abriles que he vivido, si de mujeres nunca se sabe. La que no es mala lo aparenta muchas veces. Y la que es buena no lo parece”.