INGENIOSO SALVARINCONES JEREZANO

salva-rincones-2new_lzn
Es preciso no olvidar que en la Antigüedad, la embriaguez era considerada como una forma de éxtasis místico, adquiriendo de alguna manera un carácter religioso que permitía evadirse provisionalmente de sus preocupaciones y fatigas, y sobre todo, volviendo más agudas las percepciones.
Me gustan las calles adoquinadas, la calle San Cristóbal lo es. Por esta vía pública suelo caminar después de salir de la Biblioteca en pos de un vino sagrado jerezano, más un tente en pie que entretenga el estómago quejumbroso, o cuando me acerco al Ateneo por una ración de cultura.
La travesía nombrada tiene un artilugio del que solo los jerezanos más avispados saben de su utilidad que no es otra que dificultar a todo aquel que quiera emplear ese rincón de la rúa para soltar aguas.
El invento no entorpece ni disminuye el disfrute visual de la calle San Cristóbal, y sí por el contrario nos recuerda lo angustioso que son las inoportunas necesidades del cuerpo humano, producto de efectos secundarios y colaterales que traen los vinitos sagrados de este Jerez que encandila y sugestiona.
Quien esté libre de pecado que levante la mano, a consumición pagada. Está invitado.

JEREZ Y LA SOLEDAD ANGUSTIOSA DEL HISTORIADOR DE FONDO

antonio-cabral-chamorro_lznnew
Para nadie es un secreto que Jerez es un lugar vanidoso. Eso se sabe: la ciudad en donde sobran las peluquerías y escasean las librerías y bibliotecas.
Esperando en la Biblioteca Central de la Alameda del Banco a que el eficiente funcionario Manuel Mateo Robles, me acerque los libros solicitados, pienso en que es alarmante lo poco que se habla de las bibliotecas jerezanas, unas instituciones que funcionan particularmente bien. A los historiadores, nadie en Jerez aplaude, se llenan de polvo y telarañas, sentenciados al olvido sin reconocimiento a su labor social prestada. No es de extrañar que la señora de la limpieza, de vez en cuando, encuentre en la Central, en medio de viejos legajos, algún historiador momificado que nadie ha reclamado o echado de menos.
En un rincón poco iluminado de la biblioteca, cuelga una foto de Antonio Cabral Chamorro. Entre su café y pitillo, no me quita ojo de encima mientras me dice al oído: “Ingrata es la labor del historiador en Jerez de la Frontera, aunque apasionante”.

FUENTES: Biblioteca Central de Jerez, José Jiménez, otros.

“NO HAY VERDAD MAS PROFUNDA QUE LA VIDA”

dolors-alberola_lznnew
Se la puede ver pasear entre las calles viejas del Centro histórico de Jerez de la Frontera, con aire de funcionaria de Juzgados de Primera Instancia, acompañada de dos enormes perros, o desgranando poemas, una noche, en la Plaza Vargas (Librería Zocar).

“Ya hemos vuelto de nuevo al invierno de la lluvia.
Aquí se desparraman niños,
vaginas no tocadas convierten en caminos
de larvas su pureza,
se desafora el pánico de no ser más besado,
se diluye la fe
como en un territorio de dioses pequeñísimos
que corroen la carne, impunemente.
Hemos vuelto de nuevo al jardín del invierno
a convertirnos tercos en suicidas rosales”.

Para Dolors Alberola (Sueca-Valencia, 1952), no hay verdad más profunda que la vida. Cabe destacar en ella su elegante ritmo lento, una música personal y encabalgada que realza, sin forzarlo, cuanto expresa con el uso de una abundante adjetivación, así como de suaves metáforas. Su creación poética es un “jardín oculto” que se cultiva con subrayados. Poesía que no es una delicadeza decorativa, sino una intensidad de la mirada que despierta a la conciencia.
Los poemas de Alberola, están escritos con un lenguaje donde conviven el tono narrativo (y dialogado) con el lírico, la línea clara y la imaginativa (lo real y lo imaginario), lo racional con lo inspirado.
Canto hacia el misterio, el del yo, el del mundo, el del ser. Poesía del conocimiento que es al tiempo palabra sensual, erótica. Está cerca de un saber del ‘no saber’. Memoria, “donde nada sucede y todo cambia”.
En Dolors Alberola, a menudo se repite el deseo de descubrir el envés de las supuestas evidencias. O de lo que esconde el exterior de los objetos y actos. Sus palabras son percibidas como animales de matadero, siempre indomesticables y al acecho. Nadie escapa a sus sueños, en donde la poesía es refugio, a la vez que confirma la vida y el amor como forma de bondad.

LA DULCE TIMIDEZ DEL MUSEO JEREZANO ANTONIO CABRAL

museo-1_lznnew
España es un país extraordinariamente complejo, lleno de resentimiento y rencillas, en donde se engaña con el sol, las playas, el vino y la simpatía. España siempre ha sido sostenida por personas secretas, anónimas, valiosas, esforzadas, aisladas, menospreciadas, inteligentes y a veces geniales. En el campo, estas personas abundan mucho.

museo-4_lzn

A partir de las pérdidas de los territorios de ultramar (España no tuvo colonias, sino territorios de ultramar, debido a que la gran mayoría de súbditos quería seguir siendo española), el motor de España se gripa y la sociedad entra en un profundo agujero negro de gilipollez en donde la historia de España se maltrata. Se tiene el complejo de que no se es nadie. Siempre estando mirando hacia fuera, cuando lo más valioso ya está entre los españoles, tan solo corresponde sacarlo.
museo-2_lznnew
El mundo existente no es solo anglosajón como desde todos los púlpitos parlanchines e ilustrados se nos quiere vender, hay otra manera de verlo. El olvido de la historia española es reciente.

museo-5_lznnew
La base económica de las sociedades humanas hasta hoy en día fue y siempre ha sido el campo. La agricultura y la ganadería fueron los dos pilares fundamentales para el desarrollo de todas las ciudades, de las aldeas, de las redes comerciales.

museo-9_lznnew
La tecnología agraria se estancó en la del mundo romano sin mayores novedades. El arado romano profundizaba muy poco en la tierra y eso provocaba unos rendimientos muy bajos, ya que al estar la semilla muy superficial, se lavaba cada vez que llovía.

museo-10_lznnew
En Cataluña se poseía una próspera industria textil, y en Jerez hubo igualmente una industria boyante del vino.

museo-13_lzn
El Museo Antonio Cabral de Tecnología Agraria está instalado en Jerez de la Frontera, Cádiz, concretamente en el Instituto de Segunda Enseñanza Santa Isabel de Hungría, y reúne una serie de máquinas y aperos de labranza de tecnología antigua.

museo-12_lzn
Hay una amplia relación de máquinas y herramientas destinadas en su mayoría a la labranza del cereal en secano, sin que por ello falten algunos elementos de las labores del viñedo y la bodega, que persiguen reflejar con sencillez pero con exactitud las diferentes tareas realizadas en el campo a lo largo del año agrícola. La colocación de los materiales sigue un proceso diacrónico (a través del tiempo), de las labores agrícolas para las que estaban destinados. Se ha dividido el año agrario en seis periodos desde el arado y preparación de la tierra al transporte y almacenamiento de las cosechas.

museo-11_lznnew
El mundo agrario gaditano no se puede entender sin la lectura de publicaciones adecuadas, dentro de las cuales se encuentra:
museo-15

… y otra a resaltar:

museo-16

El museo de Tecnología Agraria nace como proyecto en 1994, gracias a Antonio Cabral Chamorro, quien consiguió la cesión de diferentes aperos y máquinas de labranza. En la puesta en marcha del museo han participado: la dirección de IES Sta. Isabel de Hungría, y los Departamentos de: Geografía e Historia, Ciencias Naturales, Dibujo, Lengua y Literatura, y de Tecnología.

museo-14_lznnew

FUENTES: Juan Luis Sánchez Villanueva, Cristóbal Orellana González, Antonio Cabral Chamorro, José García Cabrera, Museo de historia y tecnología agrarias “Antonio Cabral Chamorro” (Jerez, IES “La Merced”), Biblioteca Central de Jerez, otros

PUNTAS DE FLECHA, OTRA LECTURA

dama_lzn
Además de ser un arma, tiene un carácter simbólico como representación de poder político y prestigio social. En los enterramientos del pasado siempre ha estado presente.
El uso de las puntas de flechas como amuletos se remonta a hace más de 3000 años. El autor romano Gayo Plinio, conocido como Plinio el Viejo, mencionaba en sus obras que los antiguos pobladores extraían la punta de la flecha del cuerpo de sus víctimas y la utilizaban como eficaz amuleto. En la época medieval la punta de flecha era muy apreciada cuando se intentaba curar a un enfermo… La introducían en agua para “bendecir” el líquido y dotarlo de propiedades curativas consiguiendo de este modo el favor de los espíritus buenos que derrotarían a los poderes del mal que causaban la enfermedad.
Se dice que una punta de flecha es más efectiva cuando viene de algún enfrentamiento real con sangre o muerte de por medio. Es un amuleto perfecto para la protección contra los hechizos, la magia negra, los malos espíritus, envidias e influencias negativas.
puntas-de-flecha_2
FUENTE: Museo Arqueológico de Jerez de la Frontera, Plinio el Viejo, otros.

EXORCISMO Y POSESIONES DEMONÍACAS EN LA DIÓCESIS ASIDONIA-JEREZ

csm_p00747_4eb86f98e8
En nuestro mundo “tangible” existe otra realidad “intangible” que convive con el ser humano. Si lo piensas bien, creer esto te cambia. Hay algo que nos sobrepasa.
“Satanás” es un nombre que provoca pavor en el hombre, tanto es así que el ser humano prefiere creer que es una invención, un cuento más. Pero los exorcistas lo tienen claro: Es el líder de todos los demonios, la máxima y más terrible manifestación del mal que existe. Y aunque es un espíritu, se trata de un ser “real”, capaz de irrumpir con fuerza en la vida de cualquier ser humano.
En el mundo actual en el que vivimos, falto de valores, el espíritu de la maldad poco a poco va arraigando en nuestra sociedad: escándalos de corrupción, violencia doméstica, el maltrato animal, etc.

220372-620-282
Una posesión demoníaca es un fenómeno extraordinario. Hay seres malignos (demonios): Satán, Lucifer, Belcebú, Fabuloso, Meridiano, Asmodeo. Para el demonio revelar su nombre es una derrota y el jefe (Satán), es el último en irse (salir). La posesión diabólica no es un mal contagioso, no deja secuelas.
La primera habilidad del “diablo” consiste en hacer creer que no existe. El demonio hace lo imposible para no ser descubierto. El comportamiento del maligno es variado, puede ocupar personas, animales y cosas.
Son muchos los psiquiatras que admiten, sin ninguna duda, la existencia del espíritu (demonio). Siempre hay algo que se escapa a la lógica. Empieza como una broma peligrosísima la guija, vasografia, invocación a los muertos, quiromancias, adivinatorias, prácticas que pueden acabar en locura, brote psicótico.
Cuanto más falta la fe más aumenta la superstición. La gente no se dirige a Dios sino a Satanás.

images
La figura del exorcista, aunque de forma velada, sigue presente en el organigrama de la institución de la Iglesia católica porque la doctrina oficial admite que el diablo puede poseer las almas.
Un cristiano debe saber que le pueda vencer con la gracia de Cristo. El exorcismo es un sacramental oficial de la Iglesia, en la que se invoca a Dios mediante una oración y se dirige imperativamente al diablo “para que deje de atormentar o de poseer a una persona”. Solo puede ejercer este ritual un sacerdote que haya sido nombrado por el obispo, bien para que realice un exorcismo eventual, o bien para que ejerza de forma estable en la diócesis. Para formar a los sacerdotes en esta misión, existen cursos en distintos países del mundo “que se llevan con mucho rigor” y en los que intervienen psiquiatras.

ritneu
Según el Rituale Romanum del exorcismo, los signos que identifican a una persona poseída por Satanás son “hablar idiomas desconocidos, expresar cosas lejanas u ocultas, mostrar una fuerza física que no se corresponde con la realidad de la edad o del estado de salud, así como mostrar una vehemente aversión hacia Dios, la Virgen, los Santos, la Cruz y las imágenes sagradas”. Aunque “estos signos pueden ser solo un indicio y no significa necesariamente que provengan del diablo”, añade el texto.
El exorcismo en la Diócesis Asidonia-Jerez, es un oficio de caridad de la Iglesia que tiene que dar respuesta a esta necesidad. Una enfermedad mental puede derivar en una posesión. Una posesión puede provocar un trastorno mental. Pueden coexistir.
El tratamiento pasa por rezos y llamamientos al demonio para que salga del poseído. Las sesiones normalmente duran entre media hora y tres horas y, aunque hay casos que se resuelven con una visita, otros se prolongan durante meses.

cruzconbiblia_flickrmichalcc_by_nc_nd_20_120515
El exorcismo es un sacramental, hay pecado en la omisión. La escasez de exorcistas denota la falta de interés de los obispos. Un exorcista no se improvisa. De 67 diócesis que existen en España, 19 de ellas tienen exorcista.
El ritual antiguo, el de 1614, sintetizado por Pablo V, es más eficaz que la nueva revisión, la moderna. Los liturgistas que la hicieron no consultaron a los exorcistas: tienen salmos más bonitos, pero es descafeinado, suave. El de 1614 posee más “mandatos”, más órdenes de expulsión, es más contundente.
Hay exorcistas que no conocen las cosas más elementales. “No es un ministerio apetecible. Es difícil, porque el demonio es un enemigo muy inteligente, como ángel caído, y solo desde la fe y el amor decide al sacerdote, convertirse en exorcista”.
La eficacia del exorcismo depende principalmente de la colaboración de la persona a quien se le realiza, y de la santidad del sacerdote. No obstante, Dios puede tener en cada caso particular razones conocidas por Él de oponerse a la salida de los demonios, y así el poder de exorcizar no sería eficaz de ningún modo.
Hace más de 4.000 años que había exorcismos en Mesopotamia y los hay en todas culturas hoy en día. La posesión diabólica no deja huellas físicas o psíquicas en el psiquismo de las personas. Tiene Fenomenología Paranormal como levitación, olor putrefacto sin haber foco que lo provoque, conocimiento, premoniciones que se cumplen al pie de la letra. Profundos conocimientos en teología, cambio de voz. Todos guardan aversión contra lo sagrado, cruces, imágenes santas, Biblia… Luego hay otros signos, distintos según la persona: fuerza descomunal, dilatación de pupilas, cosas antinaturales, hablar lenguas desconocidas, etc.
El demonio lo que quiere es apartarnos de Dios. El exorcista tiene que ayudar a estar con Dios. La verdad es que en ocasiones hay esquizofrenias que dan síntomas parecidos.

exorcismo-03
Aquellas personas que piden ser exorcizadas son estudiadas antes por psiquiatras que, “al comprobar que su caso no responde a ninguna explicación”, son remitidas a los sacerdotes.
Como signos de posesión podemos decir que está el entrar en trance con los ojos en blanco, la aversión repentina e irracional (por su intensidad) a todo lo sagrado: crucifijos, misa, etc. Aunque este signo no se da en todos los posesos, lo que sí que se aparece siempre es la pérdida de conciencia mientras emerge una segunda personalidad maligna. Si todo esto sucede tras haber realizado algún acto esotérico, entonces hay razón suficiente para ir a ver al sacerdote encargado de discernir estos casos.

minotauro_lzn
Hay que evitar las guijas, el espiritismo, la santería afrocubana, la magia. Los conjuros, los ritos de invocación de Nueva Era… son formas de abrir puertas a lo demoníaco. Aunque muy pocos queden poseídos, muchas personas con influencias malignas las adquirieron así.
El Vicario General de la Curia Asidonia-Jerez, D. Federico Mandaras Ruiz-Berdejo, nos deja claro en conversación directa, que aunque la Diócesis no tiene exorcista oficial, si están cubiertas las necesidades para las cuales el obispo D. José Mazuelos Pérez nombra al sacerdote más idóneo. La ventaja sobre otras Diócesis, es que don José es médico también. Tan solo hay que recurrir al sacerdote de cada parroquia para que este le canalice al obispo.

palacio-obispal_lzn-3
FUENTES: Salvador Hernández, José Antonio Forgea, Marta Ostiz, Hernández Urigüen, Teresa Porqueras, Gabrielle Amorth, Juan José Gallego Salvadores, Juan Romero Hasmen, Federico Mandaras Ruiz-Berdejo, Florencio Ríos (Zocar), otros.

EL INTRIGANTE CASCO DEL GUERRERO DEL GUADALETE

casco_lznnew
Aunque engaña a la vista del observante y bien puede llevarle a pensar que es muy pequeño para la cabeza de un adulto, la realidad no es así, como se ha demostrado.
El casco griego arcaico del s. VII a. de C. fue hallado en el año 1938 a orillas del río Guadalete (Jerez-Cádiz), en las proximidades de su antigua desembocadura. Este casco corintio, tubular, es decir, con la parte posterior vertical, apenas adaptada a la anatomía de la nuca, es un ejemplo temprano del armamento griego del tipo hoplitaco (combate cerrado y la formación compacta). Ha perdido el protector nasal. Los agujeros que rodean el borde sirvieron en su día para coser el forro interior que protegía la cabeza. Los cascos solían llevar un forro en su interior realizado en diversos materiales orgánicos cuya finalidad era aislar el metal y amortiguar los golpes. Podían ser de cuero e irían fijados con remaches a través de pequeños orificios o perforaciones que recorrían el borde a lo largo del perímetro de los ojos y en la zona inferior.
Las aguas de la desembocadura de un río son el mejor lugar para conservar un bien valioso tras su uso. En los sagrados lagos (limnai hierai) de Toulouse tesoros de metal precioso se sumergen en las aguas para otorgarles inviolabilidad (asylía). Refiere este hecho Estrabón (IV, 1, 13), quien lo recoge de Posidonio. En la antigua Grecia los cascos constituían ofrendas para un santuario o bien acompañaban a su poseedor en la sepultura.
Es frecuente que los cascos sufrieran una inutilización intencionada cuya finalidad sería evitar que pudieran ser reutilizados o bien convertirlos en piezas votivas. De este modo, armas que antes habían tenido su función práctica en el combate pasan a la esfera de lo simbólico. La inutilización de un casco podía llevarse a cabo de diversas maneras: doblando los cubre mejillas hacia afuera, agujereándolos, aplastando la calota (Parte superior de la bóveda craneal), o escribiendo inscripciones en su superficie. El Casco del Guadalete está inutilizado de adentro hacia fuera.
Depositar un casco en la desembocadura del Guadalete nos indica el testimonio simbólico de una presencia relevante en el lugar. El casco es también la imagen doble del guerrero o aristócrata que lo ofrece como recuerdo material de su viaje protegido por los dioses. En el Casco del Guadalete, se supone sea una ofrenda de armas a las divinidades de las aguas y ritual sustitutorio (el casco por la persona) animista (culto de las aguas sagradas).

FUENTES: Ricardo Olmos Romera, Antonio Santiago Pérez, otros