SUS PASOS YA ANDAN POR JEREZ

El fenómeno “Q” ha salido de los rincones más oscuros de Internet. Las misteriosas publicaciones de “Q” no pueden descartarse como un engaño del Internet Profundo. La realidad es que tiene un conocimiento especial, soterrado. Del cual algunos medios de comunicación del sistema se están preocupando. ¿Es manipulación? ¿Control? ¿Doble agente? ¿QUIÉN ESTÁ DETRÁS DEL NUEVO ORDEN MUNDIAL?

En Jerez de la Frontera, y otros sitios (Gibraltar, Rota, Morón), ya hay gente que están investigando lo que dice, ordenándose, estructurando, son demasiados asuntos, demasiadas tramas, demasiados actores… mucho en juego.
Parece ser que lo que se trae entre manos “Q”, no es para consumidores de majaderías, ni para quienes esperan al mesías, subirse a este carro requiere esfuerzo… ¡Estáis en aviso!

MARIQUITAS JEREZANOS QUE ESTÁN EN EL CIELO

En esta infantilización de la sociedad actual, aflora algo propio de la inmadurez: el miedo. Hoy, en el mundo más seguro que ha visto la historia, se vive acojonado, se vive aterrado. Tenemos miedo de todo en medio de una “sociedad del pánico”, una “colectividad asustadiza”, ultraconservadora, queriendo quedar bien con todo quisqui. Lo llamado políticamente correcto.
Hubo un tiempo en el que se hablaba en “cristiano”, en donde las fiambreras eran fiambreras y no “tupperware” (tupper), y los homosexuales eran mariquitas o maricones, no gais.
De esa época, y de su santoral jerezano no beatificado, tomamos dos bienaventurados: MARISCAL. Célebre mariquita, barbero y anticuario, de la calle Guadalete. Apasionado imitador de las tonadilleras Conchita Piquer –– a la que siempre llamaba respetuosamente “Doña Concha”–– , de Lola Flores y Juana Reina, a las que admiraba por encima de todo y cuyas canciones acostumbraba a cantar en verbenas, fiestas familiares y otros acontecimientos. Para ello improvisaba un mínimo atuendo femenino, con mucha gracia, en el que no le faltaba nunca el imprescindible abanico, formado con un trozo de cartón o unas hojas de periódico.
Se llamaba José Mariscal y era persona culta, bien vestida, siempre de chaqueta y corbata, y muy educada, que conocía a todo el mundo y todo el mundo le apreciaba y respetaba porque no se metía con nadie. Contaba infinidad de historias, especialmente relacionadas con su condición de afeminado, que no ocultaba, debido a lo cual estuvo varias veces en prisión, durante la persecución que sufrieron los homosexuales, en la Dictadura Franquista.

JUANITO EL DE LA MERCÉ. Viejo mariquita que se ocupaba de lavar y planchar las sotanas de los frailes mercedarios. Aunque de aspecto aparentemente serio, tenía fama de ser muy ocurrente y gracioso, y también muy beato. Gran devoto de Ntro. P. Jesús del Prendimiento, no faltaba cada año a sus besapiés, dedicándose a limpiar, con un pañuelito de seda los besos que los fieles iban depositando. Se cuenta que, una vez, fue al viejo Teatro Villamarta y acostumbrado, como estaba, a moverse dentro de las iglesias, al pasar por el pasillo central del patio de butacas, se inclinó y se persignó, como si pasara ante un altar.

FUENTE: Juan de la Plata, otros.

AUMENTO DE LA DISFUNCIÓN SEXUAL MASCULINA Y FEMENINA EN LA JUVENTUD JEREZANA

No asusta el sexo explícito en sí mismo de la pornografía. Asusta la escasez de valores en ella. Ver imágenes porno es como fumar, solo que en lugar de dañar los pulmones, daña la mente, la contamina.
Ahora es más difícil evitar la pornografía. Esos niños y niñas de Jerez, que suelen navegar por Internet (empiezan a los nueve años), seguro que tarde o temprano se tropezaran con algún tipo de pornografía. No tienen que buscarla. Ella les encuentra.
El móvil les permite ver pornografía lejos de la mirada escrutadora de los adultos. Si tienen filtros de control parental, siempre hay un amigo que encuentra la manera de evitarlos. Aceptar el hecho de que la mayoría de los adolescentes ven pornografía y, adoptar el enfoque de enseñarles a analizar su mensaje, resulta mucho más efectivo que solo desear que los hijos vivan en un mundo sin porno.

Parte de los jóvenes jerezanos crecen estimulándose e imaginándose una relación amorosa machista, basada solo en su placer, sin tener conocimiento del funcionamiento del placer femenino. Y las chicas aún peor, creen que eso es una relación sexual. La pornografía da cierto encanto a llamarle a una mujer ‘zorra’ o ‘puta’ y los chicos creen que de eso se trata. O como cuando aparecen esas extrañas escenas en las que la mujer dice: ‘Deja de tocarme’, ¡y termina disfrutándolo!

No sorprende el hecho de que no pocos adolescentes utilicen el porno como guía práctica. Les gustaría a determinados jóvenes jerezanos tener un lugar en casa, escuela, o un programa de educación sexual para aprender acerca del sexo. En lugar de eso, han aprendido a través de la pornografía. Las clases escasas que reciben de sus educadores se centran en los peligros: las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos. A duras penas, abordan en detalle la anatomía (en especial la femenina), la intimidad, las relaciones sanas y la diversidad sexual. Es muy raro que se hable del deseo femenino y el placer. Los aspectos básicos de la masturbación.

Hay que ser positivos en lo que respecta al sexo y a la masturbación, y críticos ante la pornografía, ofrecer capacitación que ayude a los padres a comprender estos temas, de esta manera, podrán evitar lanzar preguntas, acusatorias como por qué miran pornografía o quién se la mostró. Son los mayores quienes ponen en sus manos la tecnología, así que deben ser quienes deben enseñarles a usarla. ¡La educación sexual empieza en casa!
La pornografía produce entre algunos jóvenes de Jerez de la Frontera un aumento de la disfunción sexual masculina y femenina.

¿CÓMO ES DIOS PARA LOS JEREZANOS?

Nos guste, o no, somos producto de nuestro tiempo y de nuestra cultura, y de algo tan aleatorio como haber nacido en una familia u otra. Si hubiéramos nacido por azar en otro momento de la historia, o en otro lugar, probablemente nuestras creencias serian muy distintas, esto produce vértigo porque significa que hasta nuestras creencias más pequeñas son fruto del azar.
Para Sigmund Freud, Dios no hizo al hombre a su imagen y semejanza, si no es el hombre que hace a Dios a su imagen y semejanza. En esta línea de pensamiento, todos los dioses son una proyección de lo que queremos ser los seres humanos: omnipotentes, poderosos y libres de complejos de culpa que les premien o castiguen.
En Jerez de la Frontera, se trata la idea de Dios, como un concepto que parece que a lo largo de los tiempos no haya variado aunque en la Biblia queda bien reflejada su evolución. Si nos fijamos en su primera parte es el mismo Dios quien ejerce el bien y el mal, el que arma la marimorena con su Diluvio Universal, o el que fulmina y deja tieso al que ose tocar el Arca de la Alianza. Él, es ejecutor y no tiene ningún problema en ejercer como tal y acarrear con sus drásticas consecuencias. En el Nuevo Testamento la figura de Dios se aleja para actuar a través de intermediarios ya sean ángeles o demonios, y son solo estos los que van a ejecutar ese bien o ese mal, quedando Dios reducido a una figura más abstracta, más intocable, que se expone menos a las acciones que es lo que pretende delegar.

La tradición popular en Jerez llevaba a pensar en Dios como un anciano, en la actualidad proyecta la idea que se tiene de la sociedad. El jerezano construye su imagen de Dios en función de su personalidad, de sus tendencias políticas. Más que parecerse ellos a Dios, hacen que Dios se parezca a ellos. Entre los jerezanos hay una gran diferencia significativa entre los que son políticamente progresistas (izquierdas) y los conservadores o de derechas, políticamente hablando. Para los primeros conciben la idea de Dios como más femenina, más amorosa y con rasgos no necesariamente caucásicos. Los conservadores, por el contrario: más autoritaria, poderosa y caucásica. Si tratamos a los más jóvenes creen en un Dios no necesariamente anciano, tampoco que tenga rasgos masculinos o femeninos, se decantan por una neutralidad. Lo que en verdad le importa al creyente jerezano en su relación con Dios, es que le sean escuchadas sus suplicas; le da igual lo que sea o a que religión pertenezca. Cuando se vuelve a su divinidad es para pedir algo, lo que pretende es que le escuchen, esto implica un antropomorfismo de Dios.

La gran mayoría de los jerezanos creyentes, imaginan a Dios, un Dios cercano, sea como sea, un Dios con el que puedan tener una relación directa, esto es la esencia. También es cierto que para otras personas en Jerez de la Frontera, Dios es un concepto abstracto. No faltan los que piensan en ese Dios como una energía o como ley del universo que parte de una dinámica de fuerzas, flujos repetitivos en el tiempo en la que la figura de un Dios, como tal, no es necesaria.

EL DR. HANNIBAL LECTER ANDA SUELTO EN JEREZ DE LA FRONTERA

Las narraciones negras jerezanas, recogidas ese año por los cronistas e historiadores de mal vivir y mucho beber, dicen que “en un momento de la discusión, sin venir a cuento, de forma imprevista se abalanzó sobre su víctima, dándole una certera y contundente dentellada, arrancándole de cuajo un trozo del cuello o de la cara” (Sobre esto último referente a la parte del cuerpo, los testigos no se pusieron deacuerdo).
El incidente tuvo lugar durante el transcurso de una tarde poco calurosa veraniega del año 2018, cuando un vecino de la calle Caballeros se enzarzó con el dueño de un conocido abrevadero etílico-espiritoso, llamado Pub 7.
De pronto, y sin dar señales de sus intenciones, se lanzó sobre el propietario del establecimiento arrancándole de una carnicera tarascada un bocado que engulló de inmediato. A decir verdad nadie del barrio pone la mano en el fuego en cuanto a la certeza de este comentario sobre si tragó o no el “filete humano”, algo que más bien suena a exageración de conversación de tabanco jerezano.
Lo que sí es exacto es que varias personas que se encontraban en el local, intentaron mediar, recibiendo patadas y puñetazos por parte del aguerrido y combativo agresor, quien se marchó rápidamente antes de que llegaran las autoridades. El agredido fue llevado en volandas a un hospital de Sevilla para una reconstrucción facial, mientras que del caníbal poco se volvió a saber, o por lo menos no dicen nada los plumillas de la prensa local.

FUENTE: Nota encontrada por el Viajero del tiempo en el año 3010

EL “NIÑO COMPADRITO” EN JEREZ

La llamada globalización ha influido drásticamente en las costumbres y creencias culturales más en destinos de los propios viajes. No extraña, el que los nuevos turistas traigan de otras latitudes los típicos recuerdos en sus maletas, e incorporen a su vida cotidiana: lo religioso, creencias animistas y supersticiones.
Nadie confiesa abiertamente, aunque casi todos en Jerez se han percatado, que la Iglesia Católica está en medio de una crisis cuyo efecto más visible es la deserción de sus fieles a otras confesiones. Lo último entre los jerezanos viajeros de lo exótico y religioso, está la moda de visitar, conocer, y hacer posible, traer consigo estampitas del “Niño Compadrito” en Cusco (Perú). Le atribuyen al Niño Compadrito o niño de Cusco, el poder de sanar a los desahuciados o de provocar la muerte a sus enemigos. El culto al Niño Compadrito se remonta a la época del Virreinato, cuando los españoles dominaban el antiguo imperio de los incas.

El siniestro cráneo posee ojos de cristal, pintados de celeste, una peluca y una corona de plata. Produce escalofríos. Algo que inspira terror. Más que odiarlo y combatirlo, el Niño Compadrito debe ser tratado con respeto, ya que según cuentan sus poderes han sido confirmados. Dicen que El Niño solo habla en sueños. Los martes y los viernes es cuando se le rinde culto, cada cual por su cuenta y en privado, en su casa de Jerez.
Según la leyenda, el cráneo y el esqueleto pertenecen al hijo de un malvado virrey español y de una bondadosa princesa incaica, de ahí su facultad de hacer el mal o el bien.
A la estampita que han acarreado consigo de Cusco,  los jerezanos le ponen velas. Las rojas son para el amor, la blanca salud, amarillas para el dinero, verdes representan el trabajo, azules los estudios, rosadas para el triunfo, morado son los milagros, anaranjado felicidad y negro para cuestiones de juzgados. Con la libertad de culto (libertad de conciencia), más los viajes “Low Cost”, el turismo en busca de lo religioso (Santeria cubana, vudu en el Caribe, brujería africana, etc.), está en auge en Jerez de la Frontera.

FIN DE CURSO

El baile flamenco es la forma de transmitir una cultura expresándola a través del movimiento del cuerpo con el apoyo de la guitarra y el cante, que le prestan la música, el compás y el ritmo imprescindibles para su realización.
“Una escuela de baile es un conjunto de rasgos, de características, que definen una forma de bailar con una personalidad propia. Son rasgos predominantes, pero no privativos. Los posee el baile de cuantos son identificados con ella, pero los pueden poseer también, en mayor o menor medida, bailaores y bailaoras que pertenezcan a otras escuelas. Estas maneras imprimen al baile un aire de familia, pero ni excluyen, ni ahogan la individualidad de cada bailaor. Porque el flamenco es en su misma esencia un arte de individualidades”.
Las academias de flamenco en Jerez de la Frontera cumplen un importante papel en la difusión de este arte, cuyo aprendizaje en sus distintas expresiones (cante, baile y toque) continúa proliferando fuera de los circuitos de la formación reglada de conservatorios y escuelas de danza.
Los diferentes estilos del flamenco, se clasifican en estructuras denominadas “palos”, en Jerez se trabaja el palo de las Bulerías. Las Bulerías son un palo caracterizado por su cante bullicioso, generalmente para bailar, cuyo origen data de finales del s.XIX. Se distingue por su ritmo rápido y redoblado compás, que admite mejor que ningún otro estilo, gritos de alegría y expresivas voces de jaleo. Dentro de las diversas variantes en el cante por Bulerías, las Bulerías de Jerez son las más comúnmente interpretadas por los artistas y aficionados.