LA MASONERÍA EN JEREZ Y SU ALCALDE MASÓN

libro-trazos-jerez-asombroso

La revolución de septiembre de 1868 permitió el desarrollo de la masonería española tras muchos años de represión, persecuciones y todo tipo de trabas gubernamentales. Esta institución se benefició de la nueva situación política creada en España tras el triunfo de “La Gloriosa” y recogida en la Constitución
de 1869 con las libertades de asociación y reunión y de toda una serie de garantías individuales para organizarse en diferentes obediencias o federaciones masónicas e iniciar una etapa de expansión que le llevaría a extenderse por todo el territorio nacional. Desde entonces y hasta finales de la centuria la Orden del Gran Arquitecto del Universo conoció su etapa de mayor esplendor. Por ello el último tercio del siglo XIX experimentó una proliferación de organismos masónicos sin precedentes en la historia de España. Tal implantación de logias, capítulos y triángulos masónicos daría paso a una auténtica edad de oro de la masonería peninsular.
Dos años después del triunfo de “La Gloriosa” operaban en la provincia gaditana un total de nueve logias, cinco de las cuales estarían en la capital.

Fue el momento de la extensión del fenómeno a otras localidades. Así, en 1874 se fundaba Fraternidad 38 de San Fernando y en 1876 Trafalgar 116 de Algeciras y Amor y Justicia 85 de Jerez. Este último taller sería, por tanto, el primer organismo masónico del que se tienen noticias en esta ciudad. Amor y Justicia representarían el arranque de la masonería jerezana. En 1879 no encontramos con dos nuevos talleres en la ciudad perteneciente a la misma obediencia: Unión y Fe N.º 148 y, sobre todo, Perseverancia N.º 146. Este taller obtuvo la carta constitutiva del Gran Oriente de España el 18 de mayo de 1879. Sus cargos más importantes estuvieron ocupados por Juan Hernández Rubio (Vene-
rable Maestro) y por Prudencio López Durán y José Obregón Wellever (Vigilan-
tes). Posteriormente, se constituyó Lealtad, perteneciente también al Gran Oriente de España, que recibió el número 164.

El Gran Oriente de España conseguía implantarse de nuevo en Jerez hacia 1884 con la fundación de una logia denominada Guadalete N.º 270.
Su núcleo fundacional lo formaron 13 hermanos, predominados los que tenían profesiones liberales, médicos, abogados o profesores de primera enseñanza. A este grupo se le unió otro de una procedencia socioprofesional algo más variada formado por propietarios, industriales y empleados.
El fenómeno masónico en la ciudad de Jerez tuvo una existencia conflictiva. La actividad de los masones jerezanos estuvo continuamente condicionada por las dificultades que encontraron para establecerse de un modo definitivo ante la fuerte oposición que presentaban las fuerzas contrarias al masonismo capitaneadas por los jesuitas.
La masonería se manifestó en Jerez como un fenómeno complejo que en el resto de la provincia, sobre todo durante el primer tercio siglo XX. Su originalidad reside en la escasa participación de la pequeña burguesía o clase media ilustrada que en una gran parte prefirió ignorar la Orden.

En este contexto, destaca la figura de Manuel Moreno Mendoza que se convirtió en la figura central del masonismo jerezano durante el primer tercio del siglo XX. Este dirigente político y social adquirió un gran protagonismo en la Baja Andalucía mediante la creación de sociedades obreras de signo reformista y afines al republicanismo. Posteriormente participaría en la lucha electoral encabezando las candidaturas republicanas para las elecciones municipales y legislativas siendo elegido alcalde de Jerez y diputado a Cortes en dos ocasiones. Durante este período impulsó también en esta ciudad la creación de varios periódicos y una imprenta que estuvo en su propio domicilio donde se editaban algunas obras de contenido republicano.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

TEMPLO DE PLUTÓN, PUERTA DEL INFIERNO EN JEREZ DE LA FRONTERA

libro-trazos-jerez-asombroso

Los jerezanos se mueven sobre el filo de la realidad y las leyendas, navegan entre la materialidad objetiva y el mito. Para las personas de a pie en Jerez de la Frontera, es cosa muy normal pasar de un plano a otro como si fueran del salón de estar de su casa a la cocina.
No extraña encontrar en la ciudad a personas que te cuentan las historias más disparatadas, conviviendo en la realidad cotidiana. Es el calificado Jerez misterioso.
Una de sus historias locales es la conocida “Puerta del Infierno” , debe su nombre a un templo que existió dedicado al dios Plutón, levantado justo sobre el espacio en que hoy día se encuentra el zoobotánico.

La denominada arqueología oficial no da cuenta de la existencia histórica del emplazamiento que marca la leyenda, aunque los legajos hablan de un templo dedicado a Plutón, muy cerca de Asta Regia.
Plutón era el dios del inframundo en la mitología romana. Si tratamos mitos griegos, su equivalencia sería el oscuro y misterioso Hades, en el que se considera que está basada su divina existencia. La parte más conocida de su historia es aquella en la que rapta a Proserpina (Perséfone), nacida de Ceres (Démeter), diosa hermana suya, y la convierte en su esposa. Cuentan que Ceres, llena de dolor, acudió ante el padre de ambos, Saturno, para pedirle que intercediera ante el dios de lo oculto para que le devolviera a su hija. Tan inmenso era el dolor de la diosa de la fecundidad y de las cosechas que se olvidó por completo de bendecir la tierra y ésta prácticamente llegó a secarse provocando una gran hambruna entre los mortales. Entonces Saturno no tuvo más remedio que intervenir. Pero Plutón no podía dejar marchar, así sin más, a su amada Proserpina así que le hizo comer pepitas de granada, semillas venenosas, para que no pudiera regresar al mundo de los vivos. La única solución posible fue el compartir la compañía de la bella joven. Pasaría entonces seis meses con su madre, los meses de la primavera y del verano en los que todo nace y florece, y los otros seis meses en el Inframundo, los del otoño y el invierno, esos en los que la naturaleza se marchita y duerme en espera de que regrese la primavera.

Los Jardines del Tempul, siempre han dado pie a múltiples habladurías o leyendas urbanas, no faltan las que señalan en el zoológico la aparición de fenómenos extraños que se enmarcan dentro de lo paranormal: “sensación de haber visto un animal suelto, casi siempre un felino, también luces que funcionan mal o una mujer vestida de época”.
Mucho hay por descubrir en Jerez de la Frontera diferente de lo que oficialmente nos han contado.  De gran parte de su historia parece ser que se nos oculta deliberadamente la información.
Ya sea cierto o menos cierto, Jerez de la Frontera da para rato, su pasado nos controla.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

EL ALABASTRO DE DIOS DEL SIGLO XIV EN JEREZ DE LA FRONTERA

libro-trazos-jerez-asombroso

Sin contar el tesoro de la iglesia de Santiago en Jerez de la Frontera, tan solo hay catalogadas tres crucifixiones con esta composición, dos en Inglaterra, una en el Museo Victoria and Albert de Londres y un fragmento en la City Art Gallery de York, y una última en Portugal, la del Museo Grao Vasco en Viseu.
Las canteras de alabastro más importantes estaban en las regiones de Staffordshire y Derbyshire, y los centros de tallado de alabastro de mayor relevancia fueron Nottingham, Burton-on-Trent, York y Londres.
La pasión de Cristo es uno de los temas más recurrentes en la producción de alabastros, sobre todo a partir de una etapa intermedia, de 1380 en adelante. En este panel están representadas solo las figuras Cristo en la Cruz, la Virgen y posiblemente san Juan Evangelista. La cruz descansa sobre una esfera que aporta a la divinidad de Cristo el significado de la totalidad, el infinito, lo único y uno.
Este tipo de composición sencilla, con esmerada talla, es propio de una etapa en que aún no había comenzado la producción en serie. Los pliegues de los ropajes tienen la elegancia y la gracia propia de los alabastros realizados en el siglo XIV.
La producción inglesa de esculturas de alabastro durante los siglos XIV a XVI es uno de los capítulos más interesantes del desarrollo de las artes decorativas en la Europa medieval. Importantes talleres produjeron sepulcros, figuras de bulto redondo y, especialmente, trípticos y retablos, que no solo tuvieron como destino iglesias y abadías inglesas, sino que también se exportaron a todo el continente europeo. Además, el tráfico de este tipo de piezas se vio incrementado por el edicto inglés de prohibición de imágenes religiosas, entre las que se menciona de forma específica los alabastros, y por la furia iconoclasta surgida a partir de la Reforma, que llevó a esconder muchas piezas o a sacarlas del país.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Fernando Pérez Suescun, Carmen Martín Mochales, otros.

EL NÚMERO “1655” EN LA IGLESIA JEREZANA DE SANTIAGO

libro-trazos-jerez-asombroso

La realidad existe; desde los anillos de Saturno hasta el último quark, las cosas son de verdad. Son muchos los elementos los que intervienen en un sitio, elementos telúricos, cósmicos, aspectos, la intención que se haya tenido con él.
Las estructuras tienen un poder único, las emisiones de las formas han sido conocidas y utilizadas para construir lugares sagrados y aprovechar el poder de la tierra en beneficio del ser humano. La iglesia de Santiago es algo más de lo que nuestros ojos carnales permiten ver.
La espiritualidad en el templo jerezano, es una ciencia que busca encontrar las respuestas de quiénes somos, qué somos, por qué estamos aquí, de dónde venimos y a dónde vamos después de morir. No se debe confundir la espiritualidad con los ritos y rituales de la religión.
Es cierto que es tan solo para iniciados seguidores de los caminos que marcan “las abejas”. Conocimientos en guarismos, números, cifras, signos, símbolos, todos ellos olvidados por las ciencias oficiales: “1655” (El tamaño de los números en el grafiti es muy importante y clave en la interpretación).

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

POSIBLE LIBRO FORRADO CON PIEL HUMANA EN JEREZ DE LA FRONTERA

libro-trazos-jerez-asombroso

Se me permitió tocarlo y hojearlo, aunque no fotografiarlo, ni tomar nota de su contenido, naturalmente menos hacer público el nombre de su actual propietario.
El libro, en su interior, tiene un escrito a mano y lápiz, hecho por el tristemente famoso criminal colombiano Roberto Lañas Vallecilla, conocido por el mote “El Pájaro de San Antonio”, personaje que permaneció oculto en el convento de la Cartuja (Jerez), hasta su muerte. Ver https://goo.gl/pPkupo.
Llegó a ser propiedad del abuelo de los actuales custodios como regalo de Roberto Lañas Vallecilla a este. El libro en si es una publicación inglesa, y hace referencia a la vida y ejecución de un delincuente, contiene también algunos dibujos de lo que parecen ser apuntes de medicina.
En el momento de tocar sus tapas no se puede evitar la sensación de sentir un objeto algo más que siniestro.
La piel humana puede curtirse como la de cualquier otro animal. Al hacerlo, incrementa su grosor, convirtiéndose en un cuero de grano fino parecido al de un borrego. Gracias a estas propiedades nació la bibliopegia antropodérmica, una técnica en las que se usa el pellejo humano como material de encuadernación de libros. Por desagradable y perturbador que pueda sonar, se empleó con cierta popularidad entre los siglos XIII y XVII. Algunos se encuadernaron con el escatológico material por razones sentimentales, como recordar a un ser querido. Otros, por pura venganza. Parece ligera y fina.
La ley inglesa de 1751 impedía que los asesinos fueran sepultados. Una actualización de la ley de 1832 fue incluso más allá y prohibió no solo su enterramiento sino que obligó a que esos cuerpos fuesen diseccionados públicamente o colgados en cadenas. Quedarse con la piel para encuadernar libros era una manera más de impedir que sus cuerpos permaneciesen enteros o fuesen enterrados, una forma última de humillación.
A este método para forrar y cubrir libros con piel humana, se le denomina bibliología antropodérmica.
En la actualidad el creciente apetito de la industria por lo exótico, está cambiando los intereses hacia terrenos sin precedentes.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Jaime Noguera, Raquel C. Pico, otros.

JEREZ Y LAS EMBARAZADAS

La vida en la Edad Media era difícil y los más débiles eran los pequeños, que sufrían abusos, palizas, e infanticidios. A los recién nacidos se les bautizaba de forma urgente, porque la mortalidad infantil era enorme, si el niño era llorón entraba en sospecha de estar relacionado con demonios, o poseídos por engendros, las gentes creían que un niño deforme era producto del pecado de sus padres, por ello y para evitar una crítica pública eran abandonados o se les dejaba de prestar cuidados con lo cual se producía un infanticidio pasivo. Los que se deseaba criar les era atado el cuello un saquito de cuero con algún amuleto, el más usado era una piedra de malaquita.
La ignorancia atribuía que los gemelos eran producto de la infidelidad de la mujer, uno era del marido y otro del amante.
En Jerez de la Frontera, San Ramón Nonato es el santo patrón de los partos, las parteras, niños y embarazadas. Una de sus oraciones más frecuente es:
“Dios, Padre de bondad, que me has dado el inmenso beneficio de engendrar un hijo, gracias por habernos hecho partícipes de tu paternidad, dando la existencia a un nuevo ser.
Ante la espera de su alumbramiento vengo a pedir tu protección, por intermedio de mi abogado San Ramón Nonato, para que este fruto de mis entrañas llegue a feliz término. Así lo espero por los méritos infinitos de Nuestro Señor Jesucristo tu Hijo y los de su Santísima Madre María. Amén”.