LILITH, REINA DE LA NOCHE JUDÍA JEREZANA s XIII – s XV

libro-trazos-jerez-asombroso

Tras la incorporación de Jerez a la Corona de Castilla en 1264, llegaron a Jerez de la Frontera, familias de origen y religión judía, procedentes en su mayoría de Castilla así como de algunas poblaciones andaluzas, trayendo consigo sus múltiples leyendas y supersticiones. La aljama o judería estuvo establecida en Jerez, entre la calle Larga, Tornería y Puerta de Sevilla, teniendo a sus afueras, pasadas las murallas y cerca de la huerta de los PP. Dominicos, su fonsario o cementerio.
La tendencia judía a adoptar las prácticas paganas de sus vecinos, actitud severamente denunciada por los profetas, volvió con fuerza durante el período del Talmud. Sin embargo, apenas hubo adopción de mitos entre los períodos Talmúdico y Midráshico, cuando comenzó la emergencia del misticismo en las escuelas cabalísticas. Un aspecto fue la aparición de “Shedim”, o demonios, que se convirtieron en omnipresentes para los judíos. Un demonio femenino a menudo implicado en relaciones con los seres humanos, a los que también causaba enfermedades. Además, es capaz de usar el semen que los hombres derraman fuera de la mujer y preñarse con éste.

Entre los numerosos dioses y demonios de la mitología babilónica se hallaban Lilu y Lilitu, (varón y hembra respectivamente) que eran unos entes malignos que perjudicaban a los humanos, en especial incitando sexualmente a los varones, y dañando a las mujeres encinta o a ellas y a sus hijos neonatos.
Cuando los judíos fueron deportados a Babilonia (586 AEC), algunas de sus creencias impregnaron la cultura hebrea. Una de éstas parece ser la de la diablesa Lilith.
La figura de Lilith es citada en varios pasajes de la Biblia. La literatura rabínica la describe con alas y pelos fluctuantes. Es la reina de toda una clase de demonios, llamados liín, particularmente peligrosos para los niños, pues mata a los menores de ocho días y sin circuncidar.

Los orígenes de la presencia de Lilith se remontan a raíces sumerias o acadias. Una idea que estaría ligada a Lilith en todo su simbolismo: La seducción como arma, la noche como hábitat y el erotismo -cualidad devenida quizás de Ardat Lili– que, en la tergiversación que se da con el paso del tiempo, transforma a Lilith en “súcuba”.
Lilitú fue perdiendo ciertas características a través de la tradición hebrea. Desaparece, principalmente, su carácter divino original y se convierte en una imagen descolorida y errante.
Se supone que Lilith representa a las mujeres cananeas, que adoraban a Anath y acostumbraban mantener relaciones sexuales pre-matrimoniales. Es una forma de censurar a algunas mujeres israelitas que tenían estas prácticas, y queda expresamente prohibido en Deuteronomio 23,18: “Que no haya prostitución entre las israelitas ni entre los israelitas“, en demostración de la pureza sexual.
Una tradición rabínica establece que Lilith fue la primera mujer de Adán; de este matrimonio nacieron tres vástagos que luego derivarían en tres clases de demonios: Shedem, Lilin y Rouchin. Sin embargo, Adán y Lilith nunca se llevaron bien. Ella se quejaba por la posición que él imponía para tener relaciones sexuales y decía que si había sido creada de forma igual que él (Lilith no salió de la costilla de Adán), debían tener derechos iguales. No quería estar abajo (postura del misionero), sumisa, solo para procrear.
Ella es reconocida en muchas culturas antiguas bajo una variedad de nombres diferentes y vista como un símbolo de la sabiduría, conocimiento, independencia, libertad de pensamiento y de la liberación de la mujer. Lilith representa el poder, la belleza divina y el derecho de cuestionar las cosas y pensar por sí misma.

El animal sagrado de Lilith es el búho, que simboliza la sabiduría y el aprendizaje. Todos hemos escuchado el término “búho sabio”. El búho se ha asociado con la magia y el misterio, de noche y de la libertad. Los búhos son también hermosos, y Lilith, fuerte e independiente, es hermosa. Igualmente es sinónimo de placer sexual y el derecho a usar la anticoncepción y el aborto.
Lilith nunca mata literalmente, de ella se admite el hecho de que una mujer puede optar por tener un aborto si no desea el hijo que ha concebido. Ella conoce la importancia de la libertad de elección. La idea de Lilith mata niños es una analogía que viene primero del judaísmo pasando después al cristianismo.
Cuando alguno de los rabinos moralistas del Talmud en Jerez de la Frontera, quisieron explicar (para rechazar) la práctica de la masturbación masculina, argumentaron que los varones eran seducidos por Lilith, para que derramaran el semen, y de esa manera ella poder utilizarlo para procrear nuevos engendros mitad humanos y mitad demonios.
Para los judíos jerezanos, Lilith es un súcubo. Los rabinos creían, y así lo divulgaban desde las dos sinagogas que existían en la ciudad, que ella era responsable de las emisiones nocturnas que tienen los hombres, mientras duermen y que Lilith utiliza el semen recogido para dar a luz a cientos de bebés demonios. En la judería jerezana se la tenía verdadero pánico durante la noche, especialmente los hombres solteros y las parturientas. Era muy frecuente colocar un cuenco boca abajo, como preventivo y rechazo a sus ataques y males.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Deuteronomio, Talmud, Martha Fernández, otros.

SHAKESPEARE, JEREZ Y LAS PAJAS

libro-trazos-jerez-asombroso

De la masturbación se dice que acompaña a las personas toda su vida, al menos hasta donde se sabe de ella: “Aquilata. Aporta equilibrio. Combate la desazón de las jornadas grises, y de otros colores. Cuando no sabes qué hacer, te proporciona una idea”.

«Si solo tú contigo tienes continuos tratos,
te engañas a ti mismo usando tu atractivo;
y cuando al fin la vida rescinda tu contrato,
¿qué cuentas vas a darle si no dejas activo?»

Por lo visto Shakespeare no tiene una buena opinión del onanismo, en cambio si de los vinos jerezanos: “Un buen jerez produce un doble efecto: se sube a la cabeza y te seca todos los humores estúpidos, torpes y espesos que la ocupan, volviéndola aguda, despierta, inventiva, y llenándola de imágenes vivas, ardientes, deleitosas, que, llevadas a la voz, a la lengua (que les da vida), se vuelven felices ocurrencias. La segunda propiedad de un buen jerez es que calienta la sangre, la cual, antes fría e inmóvil, dejaba los hígados blancos y pálidos, señal de apocamiento y cobardía. Pero el jerez la calienta y la hace correr de las entrañas a las extremidades. Ilumina la cara que, como un faro, llama a las armas al resto de este pequeño reino que es el hombre, y entonces los súbditos viles y los pequeños fluidos interiores pasan revista ante su capitán, el corazón, que reforzado y entonado con su séquito, emprende cualquier hazaña. Y esta valentía viene del jerez, pues la destreza con las armas no es nada sin el jerez (que es lo que la acciona), y la teoría, tan sólo un montón de oro guardado por el diablo, hasta que el jerez la pone en práctica y en uso. De ahí que el príncipe Enrique sea tan valiente, pues la sangre fría que por naturaleza heredó de su padre, cual tierra yerma, árida y estéril, la ha abonado, arado y cultivado con tesón admirable bebiendo tanto y tan buen jerez fecundador que se ha vuelto ardiente y valeroso. Si yo tuviera mil hijos, el primer principio humano que les enseñaría sería el de abjurar de las bebidas flojas y entregarse al jerez.”
La paja, por supuesto, también tiene muchos detractores, que se aferran a los mandamientos y la consideran un horrible pecado. Se alejan de considerar: “Es una luz parpadeante. Algunos días, o varias veces al día, según la época, la paja se equipara a un mechero encendido en mitad de la noche. Su resplandor te da una noción de cuánta oscuridad reina alrededor, y cómo esa luz a menudo es suficiente. «A veces un porro, y a veces una paja», decía la canción”.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Shakespeare, Juan Tallón, otros.

LOS GRANDES EMBUSTES DE JEREZ

libro-trazos-jerez-asombroso

En el suelo, junto a un banco de la Avenida Alcalde Álvaro Domecq, a la altura del Instituto de Enseñanza Secundaria Padre Luis Coloma, hay un objeto pequeño que atrae mi atención. Me agacho y lo recojo, es un lápiz USB que alguien ha extraviado. En casa examino su contenido, hallo que guarda en su interior el borrador de un libro escrito en archivo Word; tiene un curioso título: “Los grandes embustes de Jerez”.
Pronto sucumbo a su contenido en el cual el autor te lleva, con una narración graciosa, a las interioridades de la ciudad y al modo de ser de los jerezanos. Empieza diciendo que los locales no son racistas, sino clasistas. Que el pobre de medio pelo jerezano le gusta ostentosamente aparentar (imitar) ser señorito (rico) cuando realmente está seco como una mojama de Barbate. Afirma el anónimo escritor que del auténtico Jerez, solo lo saben o conocen: los camareros, las putas y los taxistas.
El libro se encuadra en la misma línea de opinión de Eloy Baztarrica cuando dice que en Jerez: “Que no te falte un pimiento ni un clavel. Tu pelo engominado y tus gemelos bien abrochados, a ti que no te falte de na; pero el buzón lleno de avisos de corte de luz y de gas”.
En Jerez, agrega Baztarrica, se es así. Mantener las apariencias antes que otra cosa, que no se note que no puedes salir a comer y a disfrutar; que nadie hable malamente; que nadie diga que no tienes un duro. Porque como todo el mundo sabe, el dinero es sinónimo de calidad personal. “Que no se note que estamos tiesos, hombre; y brinda, compare, que cimbreen los catavinos al chocar. Que no se note que eres un tieso”.
“El tieso jerezano”, es una figura local propia de profundo estudio, digna de ser recogida en obra literaria o serie televisiva. La imagen estereotipada del “tieso jerezano”, algún listo la patentará. Yo apuesto a que sea declarada patrimonio de la humanidad, a mí personalmente me resulta entrañable.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Antonio Junquera Barea, Eloy Baztarrica, otros

PUTERIO JEREZANO – s XVI-s XVIII

libro-trazos-jerez-asombroso

“Tú la buscas si de ella necesitas,
y te separas de ella cuando quieres;
admite las creencias que tú admitas
como prefiere lo que tú prefieres:
nunca ni la fastidias ni la incitas,
ni la cansas, ni la turbas ni la hieres;
le das dinero a cambio de su nido,
quedáis en paz y asunto concluido.”

Aunque una historia de la prostitución en Jerez de la Frontera está por hacer, se cuenta con datos suficientes que permiten reconstruir su evolución.
“En sesión de 8 de Mayo de 1489, a petición del Prior Fray Pedro de Barahona, acordó la ciudad se mudase de dicho sitio el burdel o puteria dc las mujeres mundanales e dcl partido, por ser el barrio honesto é de buenos vecinos, y aquel lupanar causa constante de ruidos, escándalos y muertes”.
En el s.XVI se hallaba la mancebía cerca del Monasterio de Santo Domingo en el Mesón llamado de Toro, al final de la calle Larga. En 1594 existían tres: una Pública situada en la Ronda de Muleros cerca de la hoyanca de San Telmo. Y dos “Privadas”: Calle Encaramada, y Plaza del Cubo.
“Detrás del terreno que en la plaza Silos, ocupan las bodegas de López Ruiz y no lejos de la hoyanca de San Telmo, estaban las casas llamadas de la mancebía, donde se albergaban las prostitutas o rameras con sus rufianes”.

En el Jerez del pasado, la falta de dote para casarse podía obligar a una joven a prostituirse. La mujer que sufriera una violación también podía ser una causa para caer en las redes de prostitución. La dificultad de una mujer marcada para casarse podía obligarla a prostituirse. En la ciudad, las mujeres descritas como “putas”, “mugeres del sieglo” o “malas de sus cuerpos“, carecían de los derechos básicos de que gozaban las mujeres reputadas por honestas, por lo que quienes cometían delitos contra ellas disfrutaban de casi total impunidad.

Una sociedad de misa y comunión, sostenida en la más pura hipocresía abogaba por un matrimonio en el que la mujer era meramente madre y esposa al antojo del hombre. La prostituta aparece como escape a unas necesidades y fantasías que jamás cumpliría una esposa. De ahí que la prostitución fuera tan requerida para mantener impune los convencionalismos que se habían cernido sobre el matrimonio, donde la conservación de la virginidad y la negación del placer para con la esposa era una condición sine qua non.
En el s XVI-XVII, la sociedad que estaba regida por los cánones del matrimonio, la moral católica y la Inquisición, abre su mente a las nuevas ideas. La figura de la petimetra o la presencia de un cortejo habían sido inconcebibles hasta entonces.

Por otro lado, junto al grueso de la masa masculina —a los que la sexualidad les era permitida frente al supuesto celibato que debía respetar el sector eclesiástico—, se observa que durante el siglo XVIII sacerdotes, monjes, presbíteros, y demás, recurrían tanto o más que los primeros a la compañía de rameras dentro de los parámetros de la más absoluta clandestinidad.

En el siglo XVIII la prostitución supondrá una conquista de la mujer en lo que atañe tanto a la disposición de su cuerpo como a su individualidad. Porque desde ese momento entrará a formar parte del engranaje social como: confidente, amiga y consejera, de algunos de sus clientes. Paradójicamente esto es algo que tampoco las liberará de ser vituperadas por una sociedad que desecha todo lo que estuviese al margen de lo convencional.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Bárbara Salas, Beatriz Sánchez, otros.

UN DÍA DESDICHADO Y TRISTE EN JEREZ DE LA FRONTERA

libro-trazos-jerez-asombroso

Hay que tener mucho cuidado con la ceguera del presente, porque la realidad está en el pasado, no la encontramos en el futuro, que no lo conocemos. Si queremos cambiar las cosas, tenemos que aprender del pasado, porque si miramos solo el presente nos quedamos sin perspectiva. Y, si no hay perspectiva, vemos el mundo deformado.
En el transcurso del siglo XVIII, es cuando encontramos más numerosa la instalación de familias gitanas en Jerez (La necesidad de una mano de obra que encaja a la perfección con los perfiles laborales del pueblo gitano: trabajadores para las faenas del campo, la fragua y las ferias). Los barrios de San Miguel, Santiago y San Pedro –conocido popularmente como la Albarizuela– fueron las principales zonas de la ciudad en las que se ubican.

Considerados descendientes de Caín, una leyenda balcánica los señalaba como quienes forjaron los clavos de Cristo, motivo por el cual habían sido condenados a errar por el mundo.
Durante años la Corona negociaría con la Iglesia para suprimir el derecho de asilo de los gitanos hasta que en 1748 el Papa Benedicto XIV autoriza que pudieran ser detenidos incluso en el interior de los templos.
La alternativa desalmada que mejor se encontró fue enviar a los varones gitanos a los presidios y arsenales españoles del norte de Africa mientras mujeres y niños menores de siete años quedaban confinados en prisiones y fábricas. Una vez alcanzada la mayoría de edad los niños serían remitidos con sus padres donde aprenderían un oficio. Esto permitiría en palabras del Marqués de la Ensenada “darles destino con que se impidan tantos daños y extinga si es posible esta generación” mediante la separación física entre sexos. Al frente de éste proyecto se hallaba Vázquez Tablada, obispo de Oviedo y presidente del Consejo de Castilla, quien también se encargó de otorgar una justificación ante los posibles reparos morales que la empresa pudiera generar, escudándose para ello en los numerosos crímenes atribuidos a quienes consideraba “delincuentes de raza”.

El Marqués de Ensenada, fue el realizador de esta idea creada en secreto en el despacho de la Guerra. Resultó tal el hermetismo que ni los oficiales que iban a poner en práctica tal orden sabían lo que tenían que hacer. Durante el mes de Julio de 1749 salieron de Madrid una cantidad de correos reales con la orden de dar un sobre donde iban las instrucciones y una copia para la diócesis de esa ciudad, la cual deberían de abrir en la fecha indicada para que la redada fuera simultánea y efectiva. En la ejecución de la redada, les fueron confiscados a los gitanos todos sus bienes y subastados para pagar los gastos de logística y manutención de los presos hasta su destino.
La trágica noche del 30 de julio de 1749 con la ejecución de la Gran Redada, también conocida como “Recogimiento general de gitanos”, y que se resume en el intento de las autoridades de reunir, arrestar y finalmente eliminar a todos los gitanos del reino, es un día lúgubre y triste en la historia de Jerez de la Frontera. ¡Una infamia!

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

“CORAZA” LA CIUDAD COMO UN DESGARRO

libro-trazos-jerez-asombroso

Todo gira en torno a la tecnología y lo que vomita internet, ese ha sido el cambio, lo del arte y todo eso está pasado de moda, es de puretas. El rock heavy es lo único heterosexual, lleno de testosterona y del pasado que me interesa.
Escuchar música te ayuda a dejar de pensar en ti mismo. A dejar de pensar en gilipolleces. La música sirve para unir y para separar, para acercar y alejar, atraer y repeler, engañar y fingir, para la verdad y la mentira.
Las personas que trabajan en el área de cultura y espectáculos no conocen la escena del rock local, ninguno, es una mentira el que diga que lo hace. La ciudad de Jerez de la Frontera no reconoce al rock como parte de su cultura, no reconoce esos sonidos como parte de algo propio, el rock es ajeno para el común de los jerezanos, aquí solo se promociona el flamenco, las bulerías, y nada más, el roquero para los medios sencillamente no existe.

La banda “CORAZA”, está intentado aportar un color diferente a lo que es el panorama de rock en Jerez. Marca tendencia disconforme a lo que estamos acostumbrados a escuchar en los jereles. Con influencias del hard rock y de la música alternativa. “CORAZA” aborda lo urbano, “la ciudad como un desgarro” donde el hombre lo “deforma” todo. Propone un rock propio, sincero, no tanto pensando en el mercado que generalmente tiene otras tendencias. Posee maduración lenta, íntima y acústica. Aprende otras cosas que le va quedando. Por ejemplo la imagen de que hay otra manera de vivir. Tiene una visión de la vida diferente.
Se reencuentra la banda a sí misma a través de su voz y comienza un camino, más cómodo pero más roquero. No es una banda que haya tirado simplemente al acústico, se nota que les sigue gustando el concepto de rock, esa esencia importante que no han perdido. Disfrutan mucho de lo que hacen, no es una pose, realmente lo sienten así.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FOTO DE ESPÍRITU EN JEREZ DE LA FRONTERA

libro-trazos-jerez-asombroso

Los amantes del misterio en Jerez de la Frontera, han captado una peculiar fotografía durante los preparativos de una boda en los Claustros de Santo Domingo. Imagen tomada en diciembre del año 2013.
Los claustros de Santo Domingo, anexos a la iglesia, construidos en el siglo XV, mudaron a uso civil en siglo XIX y propiedad municipal en 1983.
Los claustros pasaron a propiedad privada tras la desamortización de Mendizábal, en el siglo XIX. Se trata de una importante parte de lo que fue el antiguo convento de Santo Domingo. Zonas como el propio claustro del cenobio, así como el refectorio, los antiguos dormitorios comunes de la comunidad de frailes o el denominado claustro de la enfermería. Actualmente acoge exposiciones y actos culturales tras su restauración.
Los Claustros de Santo Domingo es unos de los puntos ineludibles a visitar por los videntes, sensitivos y seguidores de lo paranormal en la llamada ruta del misterio en Jerez de la Frontera. Un lugar con denso grado de sufrimiento. Implica viajar en el tiempo.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Onda Jerez Radio, Puerta a lo desconocido, otros.