AUGE DE LAS BRUJAS FEMINISTAS

A lo largo de la historia, las personas más peligrosas siempre han sido los hombres de Dios... Es al oír la voz del diablo cuando mejor podemos apreciar la de Dios. Los devotos siempre pueden beneficiarse de escuchar a los no creyentes. Las religiones neopaganas creen en que los acontecimientos y las energías son cíclicos. Es decir, un ser nace, se desarrolla y muere para volver a nacer de nuevo en un ciclo eterno. También la naturaleza es cíclica, todo en ella nace en primavera, crece en el verano, se reproduce en otoño y muere en invierno. El creyente neopagano considera ese ciclo natural como su ciclo vital, como un modelo espiritual a imitar. Este movimiento puede dividirse en cuatro grandes ámbitos: la brujería tradicional, la wicca y tradiciones derivadas, los sincretismos y, finalmente, diversos tipos de reconstruccionismo neopagano.

El neopaganismo es mayoritariamente esotérico porque propone a sus fieles un encuentro directo con la dimensión oculta de la naturaleza, enfatizando el significado estático y subrayando la emanación del poder divino que destaca la transcendencia.
No discriminan a nadie en razón del sexo, la raza o nacionalidad. Consideran que la tierra es el cuerpo de una diosa, y muchos seres sagrados habitan en la naturaleza donde se realizan todos los rituales. Rinden culto a los antepasados, a la naturaleza, son animistas y usan la magia para conseguir sus objetivos.

Cada vez más existe y crece el hartazgo de los jóvenes, especialmente las chicas que están dejando las religiones tradicionales por el neopaganismo, por la simple razón que en las religiones monoteístas los dioses son masculinos, en el neopaganismo es todo lo contrario la mayoría son femeninas, como la Diosa madre, la Madre tierra, en donde abunda un eterno componente lunar femenino, algo muy importante a la hora de explicar el auge de la brujería entre las mujeres, en donde una gran parte se definen a sí mismas como “brujas hechiceras feministas”. Ellas, las brujas feministas, usan a la magia como un medio para provocar cambios en los acontecimientos según su voluntad. No se puede dudar que el neopaganismo y la “brujería feminista” están en auge, y van a más.

SAN FERNANDO Y CHIPIONA, ESTRELLAS EN EL NECROTURISMO NACIONAL

El cementerio es un elemento arquitectónico de importancia cultural y de ahí su interés en visitarlo como una actividad turística más. Casi una veintena de cementerios españoles están reconocidos como de interés turístico. Es un objeto de reflexión, de pensamiento, de humor, etc., y visitarlos por ocio es una práctica que comienza a difundirse por Europa en el siglo XVIII.
En España son 21 los cementerios que forman la Ruta Europea de Cementerios. De ellos, hasta el momento, tan solo cuatro están situados en territorio andaluz: el cementerio de San Rafael en Monturque (Córdoba), el cementerio de la Salud en Córdoba, el cementerio de San José en Granada y el cementerio inglés de Málaga. Su vista nos permite hacer un recorrido histórico desde la época romana hasta la actualidad.

El necroturismo o el tanatoturismo, como también se denomina, es una forma diferente de conocer lugares curiosos o característicos de los pueblos y ciudades. Para muchos puede ser una actividad tétrica, pero en realidad se trata de averiguar sobre unas instalaciones que todos los municipios tienen y que ofrecen una historia desconocida y más curiosa de lo que se puede imaginar. Este tipo de turismo, también conocido como turismo negro reúne a los aficionados a los cementerios y los lugares que tengan que ver con la muerte. Tiene defensores y detractores. Los primeros alegan que se trata de un nuevo concepto turístico que aleja a los visitantes de los monumentos más convencionales al tiempo que fomenta la preservación de unos espacios que guardan un importante patrimonio histórico, artístico y social. Los detractores que rechazan esta nueva modalidad turística argumentan que la llegada de visitantes podría poner en peligro la conservación de los recintos funerarios, así como la tranquilidad que, según ellos, deben tener estos lugares.

En España el turismo de cementerios se ha convertido en un habitual, sobre todo en los últimos años. Algunos cementerios se han hecho populares en lo nacional por acoger en ellos tumbas de afamados artistas. Así por ejemplo el de San Fernando (Cádiz) donde está el monumento que homenajea a Camarón. El mausoleo dedicado al cantaor cañailla no pierde el olor a flores en ningún momento del año. Rocío Jurado en Chipiona en el camposanto con una escultura de la cantante que desde hace una década se ha convertido en una atracción turística para quienes visitan la localidad gaditana.

FUENTE: Sol Tarrés, Pilar Gil Tébar, otros

CARTOGRAFIANDO EL MÁS ALLÁ

Debería saber, que desde la más remota antigüedad el ser humano ha conceptualizado territorios de caza, bóvedas celestes, que representó sobre piedras, cuevas, refugios, etc. Cuando navegó recogió mapas de su periplo que guardó con mucho celo. Colón, y muchos otros, no navegaban a lo loco, antes de iniciar sus aventuras recogían experiencias narradas o escritas de otros navegantes, por eso conocía de la existencia de tierras al otro lado de la gran mar.

Si cuando vamos a realizar un viaje, unas vacaciones o cualquier desplazamiento nos procuramos, previamente, de todo un arsenal de información como medida práctica, con mayor razón debemos aplicarnos en el Gran Viaje. Hoy día, a igual de los primeros navegantes del Nuevo Mundo y sus descubrimientos, empezamos a cartografiar espacios desconocidos. Uno de ellos es lo que hay “Después de la Vida”, el llamado “Más Allá”.
La fuerza de las pruebas, llevan a pensar que existe vida después de la vida, sin necesidad de ser creyente religioso, y detrás nos encontramos con una cosmogonía que plantea cómo es el otro lado del que se dice es material y no sutil, aunque menos denso que nuestro plano de existencia.

Lo primero es perder el miedo a la Muerte. Parece ser que es viajar a un universo a través de un “agujero de gusano”, un puente interdimensional con entrada y salida. Esto en la ciencia cuántica ya está admitido, inclusive Albert Einstein lo aceptaba. El Más Allá, es simplemente un universo paralelo.
Hay evidencias que apuntan a la misma dirección, en donde la conciencia es independiente del cuerpo físico. En ese otro lado también están las plantas y los animales, igualmente los habitantes de otros planetas.

Basándonos en los múltiples testimonios, en experiencias vividas cercanas a la muerte, a lo que sumamos la información transmitida por diversos medios y soportes técnicos o mensajes recibidos de personas que han fallecido, todas narran evidencias parecidas con elementos que se repiten: “Primero encontrase la mayoría de ellos, en un paisaje de enorme belleza que trasmite mucha paz y serenidad. Lo segundo que llama la atención es una luminiscencia muy difícil de describir con palabras. El tercer aspecto, es que las personas se funden con un algo, en donde las individuos encuentran su “verdadero hogar”, formando parte de ese algo que no es externo a nosotros, ya que todos configuramos parte de esa luz”.

No cabe duda que existe vida después de la vida con varios planos (hay infinitos planos). El conocer su existencia es un trabajo arduo, ya se está en camino levantando su cartografía para poder transitar con conocimiento y “seguridad”.

FUENTE: Miguel P. Gómez, otros.

FANTASMAS EN LA CALLE TORNERÍA EN JEREZ DE LA FRONTERA

Para cerrar la trilogía del misterio, sociología y antropología del miedo, el último artículo del libro “Hojas de Niebla”, está dedicado a los fantasmas del Casino Jerezano y su edificio, hoy día reconvertido en un lujoso hotel cinco estrellas llamado “Casa Palacio María Luisa” en la calle Tornería.
La Cultura de lo oculto en Jerez de la Frontera señala la importancia del Casino Jerezano fundado en 1850, dentro del mundo paranormal de la ciudad. De este casino se dice que “llegó a gozar de tanta popularidad y fama que, incluso algunas publicaciones de la época, lo reconocen como el principal casino de la ciudad y la institución que proporcionaba vida a la sociedad jerezana con su propia vida”. Este palacio ha presenciado no solo felicidad y regocijo, pues según se cuenta también “hechos sobrenaturales”.

En el Casino Jerezano de la calle Tornería, se desarrollaron sucesos trascendentes para muchos de sus trabajadores y personas que por alguna razón tenían relación con el inmueble siendo testigos involuntarios de la presencia de raros acontecimientos que al parecer han quedado atrapadas en ese espacio temporal y que en opinión de parapsicólogos puede haber heredado el nuevo hotel María Luisa, algo aún no confirmado.

Sabemos, por información recopilada, que en el casino era frecuente ver a una señora vestida de época, llevando la cabeza cubierta con un gran sombrero. El personal que trabajó ahí vivió cosas raras, difíciles de explicar. Una de las últimas personas que atendía el comedor recuerda que vio de reojo a alguien de pie en la zona que sirve de reuniones y celebraciones. En un primer momento no le dio mucha importancia, aunque empezó a extrañar cuando noto que no salía de ahí, con curiosidad se acercó a mirar y no la encontró, buscó y no estaba.
Se ha contado que en las últimas horas de la noche, cuando cerraban, dejaban todo en orden y con llave las puertas de tal modo que no había manera de que alguien pudiera entrar. En la mañana, había veces que encontraban los cajones abiertos o los papeles tirados en el piso; no era que alguien hubiera entrado a robar porque nada faltaba. Nunca pudieron explicar eso.

En el Casino Jerezano, hoy día Casa Palacio María Luisa, todo en aquel entonces era muy extraño, siendo el fenómeno más frecuente la presencia de esa desconocida señora de la que no se oían los tacones de sus zapatos.
Al final, cabe preguntarnos quienes seremos esta noche en el oscuro sueño, al otro lado de la pared.

LA ARQUEOLOGÍA MALDITA

Las Jornadas de Prehistoria desarrolladas en Jerez de la Frontera (5 al 7 de octubre 2018), saca a la luz la existencia de una arqueología condenada al ostracismo por los popes de este conocimiento.
Como resultado de  haber descubierto el canibalismo entre los neandertales de la Cueva de Zafarraya (Málaga), el arqueólogo Cecilio Barroso Ruiz y su equipo, ha sido defenestrado y arrinconado en el olvido, pese a que la nombrada cueva es la mejor estudiada en el marco  de su temática por ser espacio de los últimos neandertales en Europa.

El canibalismo dentro de la arqueología etnocentrista no está bien visto y quién lo aborde se expone irremediablemente a ser crucificado, motivo por el cual la gran mayoría de investigadores prefieren pasar de puntillas, o salir espantados como alma que lleva el diablo, si se les nombra el tema tabú.

¡OJO CON LOS TRASPLANTES DE ÓRGANOS!

Usted debería saber que después de recibir un órgano, algunos receptores de trasplantes sufren cambios en su carácter, en sus gustos y en sus aficiones. A veces, incluso, protagonizan recuerdos que no les pertenecen, sueños con sus donantes y otras inquietantes experiencias.
La teoría de los sistemas vivos enuncia explícitamente que cada célula viva posee una “memoria” y unos subsistemas funcionales determinantes. Por otra parte, la integración reciente del concepto de energía en la teoría de los sistemas (llamada “teoría de los sistemas de energía dinámica”) permite lógicamente llegar a la conclusión de que todos los sistemas dinámicos almacenan informaciones y energía en grados variables.
Existe cierto temor, cada día más creciente, entre los receptores y los futuros receptores de órganos ante la posibilidad de asumir características de los donantes muertos e incluso de convertirse en “cárcel” de los espíritus de quienes no estaban preparados para abandonar repentinamente su cuerpo.
Horrorizado, anda más de uno, cuando se pregunta ¿Y si nos trasplantan un órgano de un político CORRUPTO?

EL ALACRÁN CRAN CRAN, ¡AY! ME VA A PICAR

De las cosas que debería usted saber, es que la costumbre de beber cerveza negra no ha estado muy extendida en la localidad de Jerez de la Frontera, hoy en día si está de moda. Cuando los jerezanos eran chaveas (jóvenes), en el colegio los curas y educadores los tenían amargados con eso de que se les iba a ablandar el cerebro, o que la columna vertebral irremediablemente se les secaría por estar “echándose pajas” (Del onanismo de las chicas el Registro Municipal no recoge nada).
Entre los chicos corría la voz que para menguar sus terroríficos efectos había que tomar una yema de huevo, si esta era revuelta con una cerveza negra mejor que mejor. Lo más usual era mezclar la yema de huevo con vino dulce y no quedarse desgraciado pa’ toa la vida.
Afortunadamente la educación sexual ha cambiado para bien.