EL SEXO DE LOS OLVIDADOS

Hasta hace poco, las trabajadoras sexuales han sido las únicas que atendieron a la sexualidad de la gente con discapacidad. No se trata de una red de prostitución solidaria, sino de terapia y asistencia emocional. Aunque la asistencia sexual a personas con discapacidad suscita controversia, no se la puede juzgar como algo malo, ya que hay muchas personas que sin ella, no podrían ejercer su sexualidad de otro modo.
Hablar de la sexualidad resulta para muchos, incómodo; más todavía, si se trata de la sexualidad de personas con discapacidad. Lamentablemente vivimos en un mundo que no está hecho para seres con discapacidades.

Los individuos con discapacidad no deben ser privadas de la oportunidad de experimentar su sexualidad, tener relaciones sexuales o tener hijos, en “igualdad de condiciones” que el resto de personas sin discapacidad. La creencia popular establece que una persona discapacitada pierde su sexualidad y con ella, toda posibilidad de concebir un proyecto de vida individual y familiar. La sociedad enfoca la discapacidad desde el punto de vista médico y psicológico pero no lo valora como un tema de interés social. Es el hegemónico modelo médico que ve a las personas con discapacidades como incompletas, alejadas de la norma y susceptibles de cura.

“Las personas en sillas de ruedas no son atractivas” Este mito afecta la calidad de vida erótica afectiva cuando se le cree ya que él o ella no se atreven a iniciar o reiniciar una vida en pareja. Esto pesa más sobre la mujer con lesión medular que sobre el varón ya que es más frecuente encontrar varones casados o en pareja que mujeres en la misma situación. El género femenino parece más dispuesto a no preocuparse por la silla de ruedas y aceptar como pareja a un varón lesionado medular que los hombres sin lesión a aceptar como pareja a mujeres lesionadas medulares.
Se piensa que las mujeres con discapacidad no son sujetos sexualmente deseables. Se las ve como seres asexuados, que no tienen necesidades erótico-afectivas, o que son sexualmente incompetentes. Los parámetros de referencia con los que han de medirse las mujeres son fundamentalmente la belleza y la salud, ambas dedicadas al deleite y cuidado de los demás, nunca a sí mismas. En estos parámetros las personas, mujeres con discapacidad, no caben, están fuera.

PALABRAS DE LA “HISTORIA PROHIBIDA DE JEREZ”

El inventor del paraguas negro debió de ser un tipo siniestro. Yo también intenté alejarme de mí, pero me resultó imposible. Me aterra pensar, por la cuenta que me tiene, que todo borracho acaba a la larga con una mujer de vida alegre. Nadie nos condena a tener solo una vida, solo nosotros mismos con algo negro en el fondo de los ojos.
Los currantes de la Biblioteca Central de Jerez de la Frontera, sueñan con estar trabajando en el Banco España, ser bancarios y no bibliotecarios. Entiendo que las bibliotecas son las únicas instituciones que reniegan de lo que hacen. Tienen los libros por obligación, porque no les queda más remedio, porque lo que les gustaría de verdad sería convertirse en bancos.
En Jerez, el 80 % de las personas que dejan de vivir son hombres No sale a la luz porque sería dar argumentos para entorpecer la lucha en la violencia doméstica, cualquier antagonismo ahora mismo está vetado y prohibido. Si hablamos de la violencia domestica de los hombres parece que estamos en contra de la lucha de la mujer, y no es así.

La revolución sexual de los años sesenta (En España en los setenta) sólo consiguió que más mujeres estuvieran disponibles sexualmente para un mayor número de hombres. El “no” de los años cincuenta simplemente fue sustituido por un “sí” constante y entusiasta. Ahora, se implanta el “No es No”, y los hombres se quedan rezagados…
Las palabras empiezan a diluirse. “Vagina” no es una palabra pornográfica; de hecho, es una palabra médica, un término para referirse a una parte del cuerpo, al igual que “codo”, “mano” o “costilla”. Aun hoy en día abunda en Jerez la generación del “ahí abajo”. Es decir, mujeres que pronuncian en voz baja esas palabras para referirse a todos los genitales femeninos, internos o externos.
Vivimos con la fantasía de estar informados. Incluso sobreinformados. La sobreinformación es uno de los síntomas de la desinformación. Las costumbres sexuales son pura convención…, como llevar corbata negra con el esmoquin o en los duelos.

EL “FOLLAMIGO” EN LA TERCERA EDAD, UN TABÚ EN LA SOCIEDAD JEREZANA

Partamos que el concepto de vejez es un juicio cultural que tiene que ver con las formas de parentesco, con la economía, la salud, la capacidad de auto mantenimiento, con determinados modelos de conducta, de religión, de marginación, con la moral, la política y otros ámbitos culturales y sociales.
En Jerez de la Frontera, el hecho de vivir y gozar la sexualidad como parte de una vida normal, se ve interrumpido por las ideas preconcebidas que cada cual posee. Por ejemplo, relacionar la sexualidad con un acto reproductivo que cesa con los cambios fisiológicos de la menopausia. Sin embargo, es importante señalar que la sexualidad va mucho más allá de la genitalidad.
La sexualidad es una constante vital que se va desarrollando a lo largo de nuestras vidas y nos acompaña hasta la muerte. Por lo tanto, plantear que la sexualidad desaparece con los años no se fundamenta, ya que nadie, desde el punto de vista científico, podría decir a qué edad desaparece la actividad sexual, bien como pensamiento o deseo sexual (libido) o como actividad física (coito, tocamientos, besos, caricias, etc.).

En muchas ocasiones, la posibilidad de que las personas mayores puedan tener manifestaciones sexuales de cualquier tipo puede ser sistemáticamente negada, rechazada o ignorada en la mayoría de los ámbitos de la sociedad jerezana. Para un joven de Jerez (varón o hembra), es inaudito concebir que su madre tenga un follamigo, o que de vez en cuando se dé un homenaje (achuchón). Es una reclusa en su hogar, limitada ella a cuidar nietos (Dictadura de los hijos).
En Jerez de la Frontera, se ha aceptado, desde siempre, que el envejecimiento lleva asociado un marcado declinar de la sexualidad e incluso su desaparición. Por ello, es bastante habitual la creencia local de que los hombres y las mujeres no tengan necesidades y relaciones sexuales cuando llegan a la vejez.

Tradicionalmente ha existido en esta localidad, una fuerte tendencia social a considerar como negativo el establecimiento de nuevas relaciones afectivas e incluso los nuevos matrimonios, más en las mujeres viudas que en los varones, lo cual sin lugar a dudas puede limitar la actividad sexual de estas. Una gran mayoría de mujeres viudas cesan sus relaciones sexuales a partir del fallecimiento de su esposo (Afortunadamente ha variado con el repliegue de la religión y su férreo control social).
De todo este come coco social (tabú) en la tercera edad, la que sale peor parada es la mujer, para quien la acostumbrada cultura católica pesa como una losa imposible de quitar, llevándola a consumir ansiolíticos a destajo, y beber alcohol en el interior del hogar.

LA PROVINCIA DE CÁDIZ, DESTINO DEL “TURISMO DARK”

El turismo oscuro es cada vez más popular porque la gente quiere desafiar sus miedos y prejuicios yendo a lugares extraordinarios. Es un  producto turístico diferente, proporcionando relaciones diferenciadas del individuo con el sitio, contribuyendo a una mirada nueva sobre la provincia de Cádiz.
Cada vez más prácticas turísticas alternativas, creativas e innovadoras, ganan espacio en el mercado turístico. En este escenario, las experiencias relacionadas con lo sobrenatural, el terror, la muerte, los cementerios y los fantasmas, temas que despiertan el interés de turistas y residentes, han sido instrumentalizadas para diseñar nuevos productos turísticos urbanos. Esta tendencia se ha observado principalmente en la última década en la provincia de Cádiz, donde las historias de fantasmas y leyendas locales, muchas de ellas relatadas o publicadas en libros, atraviesan el imaginario popular cotidiano.

Conocidos como “dark-tourism”, o “thana-tourism”, en español turismo negro o turismo macabro, ha puesto en cuestionamiento la idea clásica que asocia la atracción turística a lo bello, lo apolíneo, o incluso al placer.
Los sitios de turismo negro en Cádiz, comprenden un viaje de peregrinación a espacios o sitios que simbólicamente e históricamente han estado marcados por un gran sufrimiento en Jerez de la Frontera, San Fernando, Sanlúcar, Chipiona, Arcos de la Frontera, Chiclana, Cádiz, etc.
La oferta turística “Dark” gaditana se constituye en una nueva práctica de turismo. De esta manera, se recogen los productos turísticos de la provincia relacionados con la temática Dark y los respectivos actores involucrados.

En este sentido, se está preparando la publicación “Guia Dark en la Provincia de Cádiz”, escapando de la normalidad en un viaje y poner pie en lo inesperado con experiencias extremas, en muchos casos, para adictos a la adrenalina, teniendo como fin último sentirse más feliz de estar vivo (Uno de los atractivos de este turismo negro es que no tiene tabús).

ORIGEN DEL NOMBRE “AL ANDALUS”

Una vez los musulmanes penetraron en la Península Ibérica, sustituyendo a la élite gubernamental visigoda, tomaron la expresión “al-Ándalus” para referirse a sus dominios, manteniendo su significación política.
“Al Andalus” es simplemente una arabización del nombre visigodo de la antigua provincia romana Bética: los visigodos dominaron esas tierras desde 468 hasta 711 antes de la conquista islámica. Ellos, los visigodos, como nuevos señores, se repartieron las tierras conquistadas mediante sorteos. Los premios que le tocaban a cada uno, y las correspondientes tierras se llamaban “sortes Gothica”.

En las fuentes escritas, todas en latín, aparece “Gothica sors” (singular) como designación del reino godo en su conjunto. Resulta plausible suponer que la correspondiente designación goda, “Landahlauts” (“tierra de sorteo”), se transformó rápida y espontáneamente en “Al Ándalus”.
La segunda parte del nombre Landa-hlauts, es una palabra germánica, fráncica concretamente: lôt (gótico ‘hlauts’: lote, herencia; antiguo alto alemán hlôz, alemán moderno), que pasó al francés como lot, al catalán como lot, y al castellano como lote. De ahí lotería. O sea, que Al-Andalus = Landa-hlôz = ‘Tierra de lotes, de herencias o de suertes (repartimientos)’, que para los oídos árabes sonaría como Landalos, es decir Al-Ándalus…

“Al-Ándalus” es la arabización de la expresión goda “Landa-hlauts”, sustantivo compuesto por el término “landa” (tierra) y el “hlauts” (sorteo) y que significa “tierras de sorteo”. Según Heinz Halm, los visigodos se repartían las tierras conquistadas mediante “sorteos” con el objetivo de repoblarlas y llamaban a las tierras repartidas “Sortes Gothica”. De este modo mantiene que “Landa-hlauts” era el nombre godo de la antigua provincia Bética, y que de él pudo derivar el vocablo árabe “al-Andalus”.

Ermita visigoda de San Ambrosio – Barbate (https://bit.ly/2KWhQDd)

FUENTE: Rafael Sabio González, Heinz Halm, otros.

SEXO INTERGENERACIONAL

La sexualidad es una forma de estar en el mundo y con el mundo, es la expresión personalizada única e irrepetible de cada ser humano determinada por la cultura y por el momento histórico que a cada sujeto le toca vivir.
Todavía existen muchos tabús con relación a la diferencia de edad entre las parejas, aunque los cambios sociales están haciendo que cada vez sean menos. Ahora la sociedad acepta, en general, a parejas de muchos tipos: parejas de homosexuales, parejas en las que cada uno vive en su casa, parejas que deciden no tener hijos… Al romperse la existencia de una norma única, se relaja la presión sobre las relaciones que antiguamente no eran convencionales.

Las mujeres jóvenes se sienten atraídas por los hombres mayores, y viceversa: durante mucho tiempo este sistema se ha limitado al mundo de las celebridades. Aunque hoy en día es cada vez más normal ver a mujeres jóvenes abrazadas con hombres más mayores. De las relaciones sexuales intergeneracionales estamos convencidos personalmente de sus beneficios que ellas aportan. A través del amorío intergeneracional se comparten conocimientos, experiencias y capacidades.

La sociedad todavía arquea una ceja cuando una mujer se empareja con un hombre bastante o mucho más joven que ella. Incluso se han inventado términos peyorativos para ellas como asaltacunas.
Se dice que la lujuria hace envejecer a los varones, pero mantiene jóvenes a las mujeres. Una mujer de 55 o 60 años puede transmitir mucho erotismo y sensualidad con su forma de hablar, con su mirada…
Ellas no esperan a que las cosas se hagan, van por lo que quieren en todos los sentidos y no se conforman con menos de lo que merecen, dan lo mejor de sí mismas para recibir algo igual. Saben separar el amor de la satisfacción. Son capaces de dejar en claro cuando quieren algo temporal o algo formal y no se sienten menos por expresar que en ocasiones, solo quieren quitarse las ganas. No son tan emotivas como las mujeres más jóvenes, disfrutan cada oportunidad al máximo. Son más independientes en todos los sentidos.

Saben que son las dueñas de su vida y que lo que ocurre es porque ellas lo permiten, saben cuáles son sus responsabilidades y no les temen. Saben complacer a su pareja. Sus años de práctica las han convertido en unas auténticas maestras del amor, cuidan tanto el aspecto dentro como fuera de la cama y te tratan como ellas mismas quieren ser tratadas. Toman la iniciativa. No dejan que su pareja adivine lo que quieren o sienten, dicen y piden lo que desean para no dar pie a malentendidos. Además, expresan lo que sienten para que la otra parte se siente amada y valorada. Disfrutan todo tipo de experiencias. No se sorprenden o se asustan por lo que la pareja quiera probar. Si no les agrada simplemente dicen que no, pero saben que su edad no las limita y muchas veces aceptan experiencias distintas.
Que la edad y los convencionalismos sociales, no te limiten. Vive y experimenta tu existencia. Es única e intransferible.

MAZORCAS DE MAÍZ Y TOMATES EN CAPITELES DEL PRIORATO (TARRAGONA), ANTES DE DESCUBRIRSE AMÉRICA

La mayoría de la gente suele creer que es el centro del mundo y su cultura, el eje de la historia humana. Las personas que temen perder su verdad tienden a mostrarse más violentas que las personas que están acostumbradas a considerar el mundo desde distintos puntos de vista. Creemos que sabemos muchas cosas, aunque individualmente sabemos muy poco, porque tratamos el conocimiento que se halla en la mente de los demás como si fuera propio.
Recogen los cronistas que acompañaron a los españoles que en el momento que Hernán Cortés llegó a México en 1519, sus soldados no podían creer que los indígenas tuvieran ritos como la confesión o la comunión, prácticamente iguales a los católicos. También se sorprendieron cuando Moctezuma, el gobernante azteca, recibió a Cortés y comenzó a hablarle de sus antepasados, describiéndolos como hombres blancos, rubios, barbados y de buenas costumbres.

La iglesia de Santa María de Siurana, es un edificio de época románica situado en el pueblo de Siurana, dentro del término municipal de Cornudella de Montsant, en la comarca catalana del Priorato, que se conserva íntegramente en buen estado (El Priorato es una comarca de la provincia de Tarragona, distribuida entre el Campo de Tarragona y las Tierras del Ebro). Fue construida entre los siglos XII y XIII, tras la llegada de las tropas de Ramón Berenguer IV en 1154.
Mazorcas de maíz y tomates en capiteles de iglesia templaría, tres siglos antes de descubrirse América. Está claro que sabían (Los Caballeros del Temple), de la existencia de América mucho antes de Cristóbal Colón
La revelación de Santa María de Siurana: los templarios ya habían estado en América y Colón, para la travesía del Atlántico, se limitó a usar esas cartas de navegación. No se le puede cuestionar al navegante que tuvo el mérito de hacerse con sus saberes arcanos de navegación y las cartas y rutas que habían utilizado los templarios.

FUENTE: J. L. Giménez, otros.