EL PADRE PUTATIVO DEL CORONAVIRUS

Nos hallamos al borde de una nueva edad de las tinieblas global, que durará generaciones. Al final, según los más siniestros agoreros, solo sobrevivirá una minoría relativamente pequeña de la población del planeta.
Parece ser que el colapso financiero mundial, solapado artificialmente con la pandemia del coronavirus, destruirá la riqueza, acabará con el nivel de vida de todos y deshumanizará a la población, convirtiéndola en un rebaño de ovejas todavía más asustadas que ahora. Lo cierto es que ante el coronavirus, la población está dispuesta a perder libertades a cambio de una supuesta seguridad inexistente. ¡Dios ha tirado sus dados!

Todo empezó con las atrocidades cometidas durante la Segunda Guerra Mundial por una unidad médica secreta de experimentación, conocida como Unidad 731, del Ejército Imperial japonés en el tristemente famoso campo de exterminio de Pingfan, Manchuria.
Durante más de sesenta y cinco años, las macabras actividades de guerra biológica de la Unidad 731 de Japón fueron el secreto más horrible y duradero de la Segunda Guerra Mundial. Durante más de sesenta y cinco años el gobierno estadounidense, británico y japonés, negaron una y otra vez que esos hechos se hubieran producido.

Aparte del poco conocido juicio de Khabarovsk (1949), los militares estadounidenses preservaron a los científicos japoneses de toda acusación a cambio de informaciones útiles. Es más: cuando se hizo el juicio a los criminales de guerra por los soviéticos fue tildado de propaganda comunista.
Desde 1936 hasta 1943, en la Unidad 731 fueron asesinados entre 300 000 y 500 000 hombres, mujeres y niños. Esta unidad fue llamada por el nombre en clave Togo.

La Unidad 731 y la Unidad 100 fueron los dos centros de investigación de guerra biológica establecidos a pesar del Protocolo de Ginebra de 1925 que prohíbe la guerra química y biológica.

Dirigidos por el teniente general Ishii Shiro, 3.000 investigadores japoneses que trabajan en la sede de la Unidad 731 en Harbin infectaron a seres humanos vivos con enfermedades como la peste y el ántrax y luego los destriparon sin anestesia para ver cómo las enfermedades infectaban los órganos humanos.

Debido a la naturaleza secreta de la Unidad, no existe una lista completa de los experimentos realizados por la Unidad 731. Hay intereses para no sacarlos a la luz pública.

EL AÑO EN QUE ESPAÑA GLOBALIZÓ AL MUNDO CON EL “GALEÓN DE MANILA”

La imaginación es el eje de la realidad. La realidad tiene tres ámbitos: uno es el de la materia, es evidente. Otro es el de los significados y los valores, el que da sentido a las cosas y a nuestras vidas, que es inmaterial. Y el ámbito que conecta esos dos polos es la imaginación: por un lado es material porque en la imaginación hay luz, forma y color, y al mismo tiempo es inmaterial. En nuestro mundo moderno lo estamos reduciendo todo a lo material. No hay “cojones” para soñar otras realidades.

Andrés de Urdaneta navegó en dirección a América, hasta la isla de Santa Rosa, en la costa de California, y desde ahí viajó al puerto de Acapulco en octubre de 1565. A partir de entonces, la Corona española puso en marcha la ruta llamada del Galeón de Manila. Una travesía que cada año salía desde Acapulco hasta tierras filipinas, trasladando plata para pagar las mercancías que los comerciantes españoles, fueran o no funcionarios, enviaban a Nueva España en el Galeón de Manila, y desde Manila traía de vuelta seda y porcelana de China, marfil de Camboya, algodón de la India, piedras preciosas de Birmania y especias como canela, pimienta y clavo. Manila se transformó así en una población urbana, ideada como una base para expandir el comercio por el resto de la zona.

El negocio era perfecto, producía unas ganancias del trescientos por ciento, Se unió por primera vez Europa, América y China. Empezaba la globalización con todos sus trapicheos.
El viaje de ida resultaba plácido, pero el de vuelta era, a decir de los navegantes veteranos, «la más larga y terrible de las que se hacen en el mundo». En los doscientos treinta años de trayectoria, se perdieron hasta treinta galeones, miles de vidas y riquezas millonarias, dándose el caso de barcos que llegaban exhaustos a Acapulco. Los vientos, las corrientes, las tempestades, los corsarios, los motines, la falta de alimentos y las enfermedades como el escorbuto –que hinchaban hasta sangrar las encías de los marineros– convertían esta ruta en la más larga sin escalas del mundo. Se podía tardar hasta siete u ocho meses.

«Cerca de las Marianas había un lugar conocido como el ‘cementerio de doña María’, porque una noble se suicidó allí al no poder soportar tantas penalidades. También existe el testimonio del capellán de un buque que ofició 92 funerales en 15 días».
“Hubo un marinero que dijo que más valía morir una que muchas veces, que cerrasen los ojos y dejasen la nao ir al fondo del mar. Que ni Dios ni el rey obligaban a lo imposible”.

El caso más extremo fue el del galeón San José, que en 1657 llegó a México convertido en un barco fantasma, sin nadie vivo a bordo. Probablemente todos murieron de peste.

LAS TROMPETAS PSICÓPATAS DE JERICÓ

El periodista español Iñaki Gabilondo dice: “Para poder actuar y tener un criterio debes saber qué está ocurriendo”. Tomemos buena nota, y seamos conscientes que están reduciendo la población a lo que fríamente consideran un “nivel manejable”.
Las Piedras Guías de Georgia (USA) es una enorme escultura de granito en el condado de Elbert, Georgia (Estados Unidos) conocida como el Stonehenge estadounidense. La estructura tiene casi seis metros de alto y está hecha con seis losas de granito con un peso total de unas cien toneladas métricas. Todas ellas se encuentran alineadas según criterios astronómicos. Poseen un mensaje: “Mantener a la humanidad por debajo de quinientos millones de individuos”. Hablamos de la denominada “Misión Anglosajona”.

La razón por la que se la llama “Misión Anglosajona”, es porque básicamente el plan es eliminar a los chinos para que después del desastre atómico y biológico, durante la reconstrucción, sean los anglosajones los que detenten la situación y hereden la nueva Tierra, sin nadie más alrededor.

El propósito es una vez más encender la mecha en Oriente Medio. Incluye el uso de armas nucleares, se trata de crear un ambiente de caos y miedo extremo, no solamente en Occidente, sino en todo el mundo, y de establecer gobiernos totalitarios unificados en Occidente. Se impone el llamado “Nuevo Orden Mundial”. Para hacer esto, para que esto suceda, es necesario eliminar a China.

Todo responde a un plan que se decidió hace bastante tiempo y que pretende crear una situación, disponer el tablero de ajedrez mundial, de tal modo que se produzca una guerra con China. En donde se usan agentes biológicos, parecidos a la gripe, que se propagan a una enorme velocidad. Estos virus están diseñados para atacar siguiendo criterios genéticos. Se trata de una reducción de la población mundial a un tamaño controlable, para que un gobierno totalitario futuro pueda tener el grado de control deseado.

Es una partida de cartas marcadas en la que ya saben “los oscuros”, con antelación, cuáles se van a echar. Conocen las jugadas de antemano. Mientras, y tras un primer escenario de confrontación nuclear controlado, se llega a un supuesto cese de hostilidades. Así que se dará un alto el fuego, y durante ese periodo es cuando realmente empezarán a pasar cosas. Es entonces cuando se desplegarán todas las armas biológicas. Y hay que mencionar, para los que no están enterados, que las armas biológicas son igual de efectivas que las nucleares. Solamente necesitan un poco más de tiempo, nada más.

FUENTE: Bill Ryan, otros.

EL INSÓLITO MENSAJERO DE LA MUERTE EN JEREZ DE LA FRONTERA

Jerez de la Frontera es un espacio sin tiempo, un mundo abandonado, casi olvidado, una ciudad excitante. En él hay que dejarse llevar por la magia escondida de cada uno de sus callejones, esquinas y rincones. Más que seguro, encontrará situaciones que le removerán en lo más profundo, un descenso a las profundidades.
En la población andaluza de Jerez, son numerosos los testimonios que aseguran haber advertido la chocante presencia de un hombre vestido de negro que no tiene sombra. De él se dice que nunca anuncia nada bueno. Para muchos, y en voz baja, le llaman “Ángel de la muerte”.

“Un día de enero llovía con tristeza, me encontraba mirando a través de la ventana del salón de mi casa, el color plomizo del cielo y su luz fúnebre rodeando el ambiente. Era un momento en el que desapareció para mí la realidad, me hallaba sumergido en un bucle del que no podía salir. Mi interior se hizo tan oscuro como la más oscura de las cavernas, la luz del exterior de la plaza me parecía muerta e insoportable, asemejaba estar contemplando algún paraje de otra realidad desconocida. Fue cuando vi a una extraña persona atravesando la plaza Antonio Pica Serrano, era una figura de hombre chorreando, con sombrero y abrigo negro. No proyectaba sombra alguna sobre el suelo. Me quede pasmado observando esa persona. Mi vista siguió al extraño ser hasta que se perdió. En ese momento no sabía si aquello tenía sentido o no formaba parte de la realidad. Esa misma semana me enteré que falleció un vecino de las Torres Huelva”.

“Mi suegra Pilar ––cuenta una mujer–– ha vivido toda la vida en la Cartuja, en un campo, ha tenido la misma muchacha durante treinta años trabajando para ella. Un buen día estaba la chica de la limpieza asomada, y vio pasar andando a un señor vestido de negro entero y, llamó corriendo a mi suegra, y le dijo ¿señora lo ve? Ella le contestó: yo no lo veo. Al día siguiente murió de repente, de un infarto, su marido, mi suegro. Pasaron los años y la misma chica de la limpieza volvió a ver pasando al mismo señor vestido de negro y, llamó a mi suegra. Le dijo ¿lo ve? Mi suegra contestó: sí lo he visto. Y al día siguiente, murió de repente, la madre de mi suegra que vivía con ella”.

“Trabajaba de enfermera en el turno en el hospital. En una de sus guardias nocturnas, iba ella por el pasillo y se cruzó con un señor totalmente vestido de negro que le dijo: ¡Hola, buenas, noches! Ella sintió un miedo horrible y se lo comunicó a sus compañeros enfermeros y médicos para que buscasen a ese hombre. Nadie lo vio y no lo encontraron. Al salir del trabajo, ella cogió su coche y se fue a casa. Sucedió que el conductor del vehículo que iba detrás, el conductor por algo que no se sabe, en vez de pisar el pedal del freno, presionó de improvisto el del acelerador, embistiéndola, haciendo que el coche de la chica enfermera saltara la mediana y un camión la arroyase, matándola en el acto”.

En el hospital, todos los compañeros de la enfermera contaron a los familiares de la chica, lo del extraño hombre vestido de negro. Posiblemente era ¡El mensajero de la muerte! El mismo ser que viste de negro y no proyecta sombra alguna. Nunca lo vamos a saber con certeza.

PÁNICO COFRADE AL”CORONAVIRUS” EN CÁDIZ Y SUS PUEBLOS

Una cosa es ocuparse y otra preocuparse. Nos encontramos ante una epidemia sin precedentes. Es prudente evitar dar la mano cuando se saluda, como igualmente abrazos y besos. Mantener una distancia de un metro entre las personas en los espacios públicos.
En los pueblos de Cádiz, todos opinan de todo. Nunca se escucha a nadie indicar que no tiene los conocimientos suficientes para tener formada una opinión sobre un determinado asunto. No se acepta que la razón sea la luz que ilumine el conocimiento y rechazan que el criterio de autoridad sea suficiente para aceptar lo que no es explicable racionalmente.

Hay una serie de razones que hacen que el riesgo actual que representa el coronavirus sea “muy alto”. En primer lugar, la “dificultad” para detectar los casos debido a los síntomas inespecíficos y el “potencial de trasmisión” del virus. No es una gripe, menos un resfriado. Se recomienda evitar las aglomeraciones o reuniones masivas (Los lugares de culto son zonas infecciosas de alto riesgo).

China sigue acaparando el 93 % de los infectados. En Francia, el Museo parisino del Louvre no ha abierto sus puertas este domingo como medida de precaución ante el coronavirus, que ya ha dejado 100 casos en el país. En Roma, la Embajada de Francia ha pedido que la Iglesia de San Luis de los Franceses cierre sus puertas hasta nuevo aviso, después de que un cura que hasta hace poco vivió en Italia haya dado positivo en coronavirus en París.

El COVID-19 (coronavirus), está provocando que se suspendan algunos eventos culturales y deportivos, y la Euroliga ha anunciado que el AX-Milán-Real Madrid, de la fase regular de la máxima competición europea de baloncesto, y el Brescia-Reyer Venecia, de la Eurocopa, previstos para esta próxima semana, se jugarán a puerta cerrada.

El Bayern Munich tomó medidas preventivas para que sus jugadores eviten contagiarse. A través de un comunicado compartido en redes sociales, el conjunto teutón extremó unas recomendaciones que deben acatar sus pupilos. Se ha recomendado que los jugadores del club se abstengan de firmar autógrafos por el momento y también de estar disponibles para fotos o selfies con los aficionados.

Se canceló la feria internacional de turismo de Berlín (ITB), la mayor del mundo del sector, que tenía previsto abrir el día 4 con la participación de más de 10.000 empresas de 180 países. Desde entonces se han suspendido varios grandes eventos, ferias y congresos en distintos puntos de Alemania.

Gran preocupación existe en el mundo gaditano. El COVID-19 (coronavirus), da dolor de cabeza, incluida a la mismísima aspirina en polvo. ¿Se suspenderá la Semana Santa gaditana 2020?
Elevamos a Dios, nuestros ruegos y plegarias para que no suceda, quedando todo en una terrorífica pesadilla.

ASTA REGIA, UNA OSCURA CONSPIRACIÓN

En el café bar Meeting Point, un “antro” de mi devoción, situado en la calle Domínguez Rodiño, disfruto del que es quizás el mejor café con leche de Jerez, mientras veo pasar a los jerezanos atacados con el coronavirus. Lo que me acuerda a Manuela, una amiga hipocondríaca que sale lo justo de casa por miedo a este virus del “Nuevo orden mundial”. Ella, dice haber visto al demonio muchas veces haciendo daño, metiéndose en los cuerpos de los hombres para que obraran mal y luego despedazarnos. Lo que más asusta y preocupa a mi amiga Manuela, de la muerte, es la soledad de los cuerpos.
Qué extraño es pensar en los muertos. Pensar en su quietud, en el tiempo que pasan contemplando la infinitud de las cosas.

Pido un wiski con hielo, servido en vaso de tubo. Jerez de la Frontera, no es un mal sitio para retirarse a esperar el fin del mundo. Lugar en donde reconozco que soy un pésimo impostor, cometido indignidades, he sido infiel, me he portado mal pero, nunca creo que haya traspasado los límites hasta convertirme en una persona de la que mi espejo se avergonzaría. Vivo en esta ciudad andaluza lo mejor que puedo y encarta (o sale).
Dicen que el amor y el dinero son dos de las principales causas de asesinato. Particularmente creo que son los intelectuales. Uno de ellos, autor de varios libros me habla de la conspiración que ha existido contra Andalucía por poseer un rico y fabuloso pasado. Se confabula para evitar sacar a la luz Tartesos en la Mesa de Asta. A Tartesos se la prefiere mantener envuelta en las brumas del misterio.

Por conveniencia del maniqueísmo histórico, más negros intereses religiosos, no se quiere, ni se permite ir más allá de los textos de Heródoto y Estrabón a Avieno como machacones pilares del núcleo de Tartesos, una cultura ubicada tradicionalmente en la primera mitad del primer milenio antes de Cristo en torno a lo que hoy es Huelva, Sevilla, una parte de Córdoba y Cádiz. Nadie se atreve a ir un paso más. No interesa, no conviene a las vacas sagradas de la arqueología e historia oficiosa. Se les caería el sombrajo.

Extraña gente es mi interlocutor conspiratorio en el café bar Meeting Point . Los intelectuales son gente de letras, creen en los sentimientos, son románticos, bohemios, se enamoran. Un amigo de ciencias, cada vez que se emborracha le da por decir: “Sois unos cínicos. Todos vosotros. La gente de letras”.
Mejor me voy a visitar a mi amiga hipocondríaca, a transmitirle una inquietante tranquilidad, la que supongo que sienten los enfermos terminales cuando les dicen que están en manos del mejor especialista del mundo.

DICOTOMÍA PUTA–VIRGEN EN LA SOCIEDAD JEREZANA

El hombre de Jerez, se mueve entre dos figuras femeninas igualmente deseables: la mujer modosa, virgen y que da muestras de ser fiable como pareja y madre de sus hijos; y las de fácil acceso pero que se ofrecen a otros hombres. Se le llama a esta dicotomía la de la “virgen/puta”. Algunos jerezanos sueñan (y ciertas jerezanas lo aceptan), con tener una mujer que sea “una señora en la calle y una puta en su cama”.

La prostitución femenina en Jerez, es una consecuencia lógica de una dinámica sexual en la que unos demandan, otros están en situación de ofertar y donde las mujeres tienen la llave. El personaje de la prostituta, para algunos jerezanos de a pie, es fascinante porque se les ha mostrado como pecadora arrepentida, una fantasía que se repite entre los asiduos a los burdeles: redimir a una prostituta, librarla del pecado.

En Jerez de la Frontera, hombres y mujeres experimentan sentimientos encontrados ante el fenómeno de la prostitución. Día sí y día no, es tema de debate en cualquier ámbito, público o privado. Para determinado tipo de hombre jerezano, no siempre es satisfactorio comprobar que ha comprado sexo cuando creía que le regalaban amor y que, a pesar de sus convicciones morales, y religiosas, también participa y es cómplice del mismo juego. En opinión de algunas mujeres jerezanas, es duro aceptar que ellas se han vendido más veces de las que se admite socialmente y que han apostado sus cartas al juego ancestral macho-que-compra/hembra-que vende.

Este fenómeno social de puta-virgen, no es patrimonio de Jerez de la Frontera, se da en muchas latitudes. En la literatura, encontramos la fórmula puta-virgen, por ejemplo Yasunari Kawabata en su novela “La casa de las bellas durmientes”, un burdel muy singular que solo admite ancianos y las mujeres prostitutas son bellas doncellas que se encuentran drogadas y no pueden ser despertadas por los clientes. Ellos duermen a su lado y se llenan de juventud; ellas, en el silencio de su sueño no se oponen a que los ancianos revivan sus encuentros amorosos ya perdidos.

El ejemplo más relevante de virgen-puta la encontramos en Medida (Shakespeare), donde se señala la división entre el convento y el burdel, que son instituciones que han tenido como función el control de las mujeres. Los personajes son, por un lado, la señorita Isabelle, que se encuentra comprometida a la castidad garantizada por su devoción y el encierro en el convento y, por el otro lado, la señora Overdone, la prostituta siempre dispuesta a desplegar sus artes amatorias con todo aquel que pueda pagar.

La dualidad entre virgen-puta (es decir, una mujer que no es cualquiera) lo constata García Márquez en su “Memoria de mis putas tristes” con Delgadina, una prostituta virgen con la que un viejo periodista se encuentra para celebrar sus 90 años y, al estar dormida, le permite conocer otra forma de “hacer el amor”, ahora por la vía de la palabra cuando ya la potencia sexual ha decaído.