CUERPO DE ÉLITE ESPAÑOL – GUERRA PSICOLÓGICA

PSYOPS son las siglas con las que se identifican las operaciones psicológicas. España, como todo estado moderno que se precie, cuenta con cuerpo de élite militar que pasa con nota sobresaliente las exigencias a que es sometido, atendiendo las necesidades en áreas en conflicto, o unidades propias repatriadas.
Hitler dijo que las guerras del futuro serían luchadas antes de comenzar las operaciones militares, “a través de la confusión mental, la contradicción de los sentimientos, la indecisión y el pánico”. Las guerras actuales comienzan a librarse en la esfera de las ideas y los sentimientos, casi simultáneamente en el terreno de la opinión pública nacional de agresor, en la arena internacional y en el país que será objeto de la agresión, para después pasar a su conjunción con la lucha armada y acompañarla durante toda la extensión del conflicto, imbricándose de tal manera que en ocasiones resulta difícil discernir cuanto de fines militares o psicológicos persigue una acción militar.

La guerra no se gana solo en las trincheras, o desde el aire con refinados y sofisticados sistemas de armas automatizadas; hay que ganarla también en las mentes de la gente, tanto en el bando propio como en el enemigo.
El ejemplo clásico que se tiene de cómo supuestas operaciones psicológicas fueron planeadas y se aplicaron en la batalla, aparece en los escritos del estratega chino Sun Tzu Sun, quien se propuso subyugar a su enemigo “sin disparar un tiro”.

La guerra psicológica consiste en asustar al enemigo para reducir sus posibilidades de éxito en el combate. La guerra psicológica busca, por un lado, paralizar al adversario, derrotarlo antes de que siquiera entre a combatir y, por otro lado, ganar las “mentes y los corazones” de las personas que no se piensa aniquilar.
Las operaciones psicológicas (PSYOPS) tienen como objeto modificar la conducta de una parte de la población previamente elegida (externa o propia), influyendo en sus percepciones y actitudes. Las unidades PSYOPS son necesarias en cualquier operación militar, ya que estas implican de una forma u otra la imposición de nuestra voluntad sobre la del adversario.

La falsa realidad hipnótica en la que la mayoría de nosotros estamos viviendo en la actualidad, es el resultado de la operación psicológica más elaborada en la historia humana conocida. Ejemplo: Libia, Irán, Siria y Venezuela. Este último país suramericano, tiene los recursos en petróleo necesarios para la estrategia militar de USA ante su próximo enfrentamiento militar con China. Los recursos petrolíferos venezolanos están más cerca, para los estadounidenses, que los de cualquier otro país.

VATICINIOS DE UN BORRACHO JEREZANO

La acción de los profetas no consiste en adivinar el futuro, eso tiene un componente azaroso. Todos tenemos las capacidades de ver el futuro en las cuestiones generales, no en los detalles. Ejemplo: mañana saldrá el sol, eso es casi algo seguro y habrá un día nuevo, pero detallar cómo será ese día ya es bastante más impredecible. Si estuviéramos seguros de que los videntes aciertan siempre, nadie se atrevería a visitarlos. Cuando los seres humanos nos preocupamos de nuestro porvenir es porque por lo general, lo vemos todo más negro.

En España no hay tiempo, no pasa el tiempo, la gente se muere es porque quiere, por eso los políticos españoles son eternos, los presentadores de telediarios son eternos, los presentadores de concursos son eternos, los académicos son eternos. En apariencia los problemas de los videntes estarían resueltos en España, no se puede ver el futuro porque el futuro no existe, ni siquiera se puede ver una reproducción del futuro porque el futuro no se puede fotografiar ni filmar. Solo existe el presente, pero qué es el presente. Qué es el ahora. El presente es un instante único.

Los tabancos (bares) jerezanos, tienen más personajes que una película de romanos. Uno de ellos es un extraño profeta que cambia sus cuartetas por copas de vino del terreno.
Dice que “en el 2019, por la calle Larios en Málaga, en el paseo Marítimo de Torre del Mar, en el barrio Bajo de Arcos de la Frontera y en la calle Larga de Jerez, serán los lugares del mundo mundial por donde más transitará el negro del WhatsApp”.

Agrega este insólito profeta jerezano, más arrugado que una pasa, y con los mismos años de Matusalén: “por fin alguien se percatará que de las líneas de Nazca, no son importantes las figuras que forman, sino el espacio que hay entre ellas”.
Otra cuarteta: “Se responderá a la inquietante pregunta, ¿hay vida en el universo? ¡Por supuesto! ¿Van a pasar por la Tierra? Por supuesto que no, y seguirá inteligente”.
En lo nacional apunta que “habrá un referéndum en Cataluña encargado a la güija. Se amnistiarán a los presos para ser sustituidos por otros, que inmediatamente serán amnistiados y sustituidos por otros. En la Gürtel la sombra de la muerte hace su trabajo, accidentes e infartos repentinos, suicidios, etc.”.

“Se descubrirá que lo de Atapuerca es un fraude y los arqueólogos irán al paro, sin subvenciones, muchos de ellos se volverán terraplanistas y fundaran una ONG”.
“Por fin se revela el secreto de la eterna juventud del televisivo Jordi Hurtado, y es que fuma grifa traída por los legionarios de Ceuta.
Y en cuanto a lo tecnológico deja claro que “a la manzana famosa del bocado le sale gusanos y se cae del árbol”.

Después de leer concienzudamente las cuartetas con los vaticinios del profeta jerezano piripi, llego a la conclusión que posiblemente quien se equivoca es el futuro; siempre le echamos la culpa al pobre vidente que hace esos esfuerzos inhumanos para ir adelante, muy adelante para ver que puede ver. Encima, no faltaría más que si quien se equivoca es el futuro, le carguemos el muerto a este vidente de tabanco en Jerez de la Frontera.

FUENTE: Bares varios, copas de más, profetas, otros.

GENITALES DE PROTECCIÓN

La mojigatería de las sociedades occidentales modernas ante la sexualidad y el erotismo aparece apenas hace unos tres siglos, en paralelo con el surgimiento de la burguesía, de la que ni el Marqués de Sade, ni siquiera el Arcipreste de Hita, podrían haber sido producto. Esta convergencia burguesía / represión sexual exculpa parcialmente a la Iglesia de todas las responsabilidades que, por lo general, se le atribuyen en esta materia.

En los banquetes de las bodas de algunos pueblos españoles, solía, el panadero hacer un pan con forma de pene (con testículos y todo) y lo rellenaba de leche condensada; las amigas de la novia se lo presentaban delante de todos los invitados a la boda y esta tenía que dar un bocado… es de imaginar las consecuencias del bocado… también, antiguamente se ofrecía a los novios un vaso de leche y dos huevos cocidos, como apotropaicos.

La divinidad de la concepción privaba de toda malicia a los genitales, amuletos que representan los órganos sexuales masculinos, puesto que en la conciencia del hombre antiguo no pesaba esa carga de erotismo, que se debe únicamente a una interpretación muy posterior. El adjetivo apotropaico se emplea en antropología, historia de las religiones, historia del arte, etc. Para calificar a todo aquello, sea un rito, fórmula, figura o escultura decorativa, etc., cuya finalidad es proteger y rechazar el mal alejándolo o espantándolo. En la cultura occidental –y en el cristianismo- una de las figuras apotropaicas más reconocidas es la cruz, que se utiliza como protección ante malos espíritus.

Se entiende que el efecto apotropaico como el mecanismo de defensa que la superstición atribuye a determinados actos, rituales, objetos o frases formularias, consistente en alejar el mal o proteger de él o de los malos espíritus o de una acción mágica maligna. Viene del griego apotrepein, y psicológicamente tiene que ver con la represión de lo malo.

(Japón)

El culto al falo tiene base religiosa y tuvo en la Antigüedad una repetida función: a) fue poderoso instrumento contra la fascinación o «mal de ojo», con su doble virtualidad de elemento profiláctico y apotropaico; y b) como símbolo de la naturaleza creadora era considerada con religioso temor como veneración a las fuerzas misteriosas de la creación.

En la historia del cine, la más destacada escena apotropaica es de Luis Buñuel, que con su genialidad, no necesitan sus películas espectaculares movimientos de cámara ni complicados efectos rebuscados. La prioridad del aragonés es el plano de la realidad más inmediata para luego dotarlo de un símbolo o una imagen que nos adentre en el surrealismo, en el subconsciente, en las profundidades de su pensamiento y el nuestro y nada mejor que su “Ultima cena” (Viridiana) en donde Enedina (Lola Gaos) se levanta la falda y enseña el sexo.

FUENTE: E. Montero, J. Hoyo, M. Vázquez, otros.

EL ESCLAVO “NABO”, JUGUETE ERÓTICO DE LA ESPAÑOLA REINA REGENTE

Luis XIV tenía un primo que era Almirante de la marina, el duque Beaufort, quien al volver de uno de sus viajes, trajo consigo un joven pigmeo negro como esclavo y lo presentó en la corte. El rey francés se lo obsequió a la reina para su “distracción y esparcimiento”, algo que cumplió al pie de la letra.
El esclavo fue cristianamente bautizado con el nombre de “Nabo”, y poco a poco fue dando a conocer su personalidad impetuosa, inteligencia y gracia, con lo cual mantenía muy entretenido al círculo de la reina. «Nabo» era de corta estatura (68 centímetros). Pequeño, pero no tonto, un juguete erótico a quien la naturaleza había generosamente bien dotado (miembro viril).

María Teresa de Austria, infanta de España y de Portugal, archiduquesa de Austria, nació como infanta de España en el Real Monasterio de El Escorial el 20 de septiembre de 1638. Hija del rey Felipe IV de España y de su primera esposa la princesa Isabel de Francia. Por lo visto, la reina emérita María Teresa, descubrió al “Negro del WhatsApp” con mucha anticipación a su época; no desperdició el darse su particular homenaje con el negrito, mientras en España, pueblo muy dado a santificar, la llamaban “la sufrida”.
«El hermano del Rey me contó lo difícil de la enfermedad (el parto) de la Reina, de cómo su primer capellán se había desmayado de aflicción, y el Príncipe y toda la gente junto con él se habían reído de la cara que puso la Reina cuando vio que la hija que había dado a luz, se parecía a un pequeño moro que el señor de Beaufort había traído, que era muy bonito y que siempre estaba con la reina», recogió en sus memorias Ana María Luisa de Orleans, Duquesa de Montpensier.
La mencionada duquesa anotó que, en su opinión, la criatura era hija del esclavo negro, por lo que el entorno de la reina se había obligado a simular su muerte.

La niña habría sido criada en secreto y posteriormente se había hecho monja. Louise-Marie-Thérése (Luisa María Teresa), conocida como la «Monja Negra de Moret», personificó estos rumores y acumuló una serie de indicios para alimentar el misterio. Su nombre era la suma del de los Reyes de Francia, tenía una pensión vitalicia asignada de 300 libras por parte de la Corona y, según se aseguró, la Reina la visitó con cierta frecuencia en la abadía de Moret-sur-Loing, donde residía la monja. También la Marquesa de Maintenon, antigua aya de los bastardos reales nacidos de los amores del Rey, se dejó ver por el convento. El esclavo «Nabo», fue quitado de en medio para evitar nuevas tentaciones y llevado a otro lado a hacer las delicias de las señoras y caballeros.

Fuentes: The Queen’s mystery daughter, Una monja negra en la Corte del rey Sol, La monja negra de Moret, otros