LA NOVIA DE LA AXARQUIA MALAGUEÑA

Estoy seguro de que no me creen, y de que tampoco creen que crea en lo que afirmo. Son libres de creerme o no, pero al menos crean esto: no estoy bromeando. Se trata de algo muy serio, algo muy importante en el pueblo malagueño de Macharaviaya, allá en la lejana comarca de la Axarquía, en el sur de España.
Según cuentan, son innumerables las personas que han podido percibir la presencia espectral de una joven vestida de novia merodeando por el interior de la iglesia de San Jacinto. La suelen ver llorando desconsoladamente y siempre se desvanece alrededor de los escalones del altar.
En el mismo templo, existe una lápida con un escrito rememorando ese momento fatídico de la novia que murió el día de su boda en aquellos escalones, de forma fulminante, antes de dar el «sí, quiero».
“Ya entreabierta la luz sobre su frente, la divina corona de azahar, y el prometido de su amor presente, de improviso la virgen inocente, rodó muerte ante el ara del altar, y el sonoro reír del campanario, se convirtió en un doble de dolor, se ensombreció la luz del incensario, del velo virginal se hizo el sudario, y el sepulcro fue el tálamo de amor”.

A pesar que el médico del pueblo, en los primeros momentos, la dio por muerta, la joven volvió a la vida en estado de coma, falleciendo setenta y dos horas más tarde. María López Escaño, murió en su cama con el vestido de novia puesto, ya que todos esperaban que se repusiera y se casara, finalmente aquel traje fue su mortaja, con la que fue enterrada en el cementerio del pueblo, pasado un tiempo, se trasladó la lápida a la iglesia, en honor a la trágica historia.
A quien Dios no habla, no oye ni su propia voz. El silencio más duro que una mujer puede crear a su alrededor: es del despecho. María López Escaño cayó fulminada en los escalones de la iglesia en el momento de su enlace matrimonial. Poco antes, estaba ensimismada en sus pensamientos. ¿Quién sabe lo que puede pensar una mujer? Lo que piensa una mujer nunca es sencillo y, con frecuencia, es su misterio.
María López Escaño de Cabrera, nacida el 20 de Octubre de 1901, y fallecida el 5 de Diciembre de 1920, se llevó consigo el secreto o desengaño que le causó su muerte. Nunca se conoce realmente a nadie.

 

MARÍA MAGDALENA EMBARAZADA

En uno de los iconos del retablo (año 1603), de una de las capillas del Monasterio de Santes Creus (Tarragona – España), la Magdalena representada a los pies de la cruz de Jesús, totalmente desolada, con el cabello pelirrojo suelto y el pañuelo en la mano izquierda enjuagándose las lágrimas, ha sido evocada como mujer embarazada, con sus pechos hinchados, remarcando los pezones y su vientre abultado en la forma característica de la preñez. Es un vientre muy bajo, a punto de parir, en la posición que adoptaban antiguamente las mujeres de Oriente para dar a luz. Junto a ella aparece una calavera, tradicionalmente asociada a Magdalena en la iconografía.
Para no dejar ninguna duda respecto de su embarazo, el autor del icono pintó una especie de cíngulo, tal como se hacía entonces para remarcar los pechos en las embarazadas, que va desde el hombro hasta la cintura, remarcando claramente el pecho hinchado de la Magdalena. Para José Luis Giménez en su libro “El legado de María Magdalena” en esta imagen icónica a los pies de la cruz aparece una mujer portando un cíngulo. El origen de la expresión “estar en cinta” es este cinturón bajo los pechos y que se cruza en un hombro.

En la siguiente escena, correspondiente a otro icono del mismo retablo, podemos ver el descenso de la cruz de Jesús ya fallecido, rodeado de varios personajes. De izquierda a derecha aparecen María, esposa de Cleofás y prima de la madre de Jesús; José de Arimatea, con barba y el típico turbante que llevaban algunos fariseos; Magdalena, quien aparece con la urna de los óleos en sus manos; Lázaro-Juan, sujetando por los brazos a la Virgen María; Juana, hermana de la Virgen María y tía de Jesús, quien aparece arrodillada, recogiendo los pies del crucificado; y por último y subido en la escalera que hay apoyada en la cruz, un personaje que bien podría ser Nicodemo. Todos los personajes que aparecen en el icono, por fuerza tenían que ser parientes de Jesús. Según la Ley de Moisés no estaba permitido tocar a los muertos, a menos que fuesen parientes, como podemos confirmar en Números 19,11: “El que tocare un muerto, el cadáver de un hombre cualquiera, seré impuro por siete días”, un tabú de contacto con el cadáver reiterado en Números 19, 14 y 19: 16.

La posible descendencia de María Magdalena queda testimoniada por el autor del retablo en otro de los iconos, donde podemos observar a Magdalena acompañada de dos niñas gemelas.

FUENTE: Miguel Giribets, Sergio Solsona, José Luis Giménez, otros.

¿EXISTE EL SOL NEGRO EN JEREZ DE LA FRONTERA?

Jerez de la Frontera, no es una ciudad de paso, a esta ciudad se viene, se llega, se visita a propósito. El terrorista Brenton Harrison Tarrant, estuvo aquí, y no para escuchar flamenco o echarse una “pataita” (baile)…
Su ropa y sus armas, durante su ataque en Nueva Zelanda, también fueron seleccionadas con sumo cuidado. Vestía un parche con un emblema usado por varios grupos neonazis de todo el mundo, incluida Australia. En su rifle garabateó un credo nacionalista blanco popularizado por el terrorista estadounidense y neonazi David Lane. En su chaleco antibalas había un símbolo comúnmente utilizado por el Batallón Azov, una organización paramilitar neonazi ucraniana. Mientras transmitía en directo un vídeo desde su automóvil, se escuchaba una canción dedicada a Radovan Karadzic, el serbio de Bosnia responsable de las muertes de miles de musulmanes bosnios y croatas durante la guerra étnica en los Balcanes de los años noventa.

En uno de los cargadores del asesino de Nueva Zelanda, se menciona al español Josué Estébanez, el exmilitar español de ultraderecha que se encuentra en la cárcel por haber matado al activista antifascista Carlos Palomino. Estébanez apuñaló a Palomino en noviembre del 2007 en el Metro de Madrid. La víctima, menor de edad, se dirigía a boicotear una manifestación de ultraderecha, por lo que el juez consideró la motivación ideológica como agravante.
Debajo del nombre de Estébanez aparece el de Miloš Obilić, un caballero de la Serbia medieval. Es recordado por haber dado muerte al sultán otomano Murad I en la batalla de Kosovo Polje, en 1389.
Le sigue Segismundo de Luxemburgo, un noble europeo que entre finales del siglo XIV y principios del XV acumuló títulos como el de emperador del Sacro Imperio Romano Germánico o el de último emperador de la Casa de Luxemburgo. Tarant incluyó símbolos como el del Sol Negro, antiguo ícono germánico que luego fue adoptado por los nazis. También dibujó una versión supremacista blanca de la cruz celta y un símbolo vikingo.

Cabe preguntarse ¿Existe El Sol Negro en Jerez de la Frontera? El que, el prestigioso escritor Arturo Pérez-Reverte, haya escogido a la ciudad de Jerez de la Frontera, como localidad natal de su personaje fascista Lorenzo Falcó, no es casual. Los libros de Pérez-Reverte, siempre están bien documentados. Si el río del académico escritor cartaginés suena, es que piedra trae.
La violencia de la extrema derecha se ha diseminado en el siglo XXI. “Hay una trama que se conecta en Internet. Aparentemente son lobos solitarios, pero están en contacto con el resto, en foros secretos. Hay una conexión ideológica. Y viajan bastante”. La presencia de Brenton Harrison Tarrant, en Jerez de la Frontera, no es casual. ¡Nada es casual! ¡Nada es lo que aparenta! El Sol Negro, no sale por Antequera.

1937 PRIMER DESTAPE EN EL CINE ESPAÑOL

Tráiler de “Carne de fieras” (“Carne de bestias”): baile desnudo en la jaula del león. Dirigido por Armand Guerra, 1937. Un filme rodado en plena Guerra Civil, con una belleza rubia en tanga, cuatro leones, un domador y un director maldito. El director. Armand Guerra merece una entrada en el Diccionario de directores malditos. La mayoría de sus trabajos se han perdido, y su vida, aunque murió con 53 años, dio para mucho.

Inquieto. Guerra estuvo al frente de proyectos novedosos y, como miembro de la cooperativa Le Cinéma du Peuple, en París realiza la primera parte de la película histórica La commune (1914). Tras vivir en Rusia durante la revolución bolchevique, en Alemania en los años de la República de Weimar y trabajar como productor y guionista, crea en Berlín una productora para hacer películas entre España y Alemania, y trabaja como director de doblaje.

En 1937 consigue sacar a su familia del país y él se vuelca en la causa como propagandista. Armand Guerra fue arrestado en 1938 en Barcelona, luego puesto en libertad tras 124 días de encierro. Consiguió llegar a París a reunirse con su mujer y su hija. Estuvo con ellas 40 días. El 10 de marzo de 1939 cae fulminado por un aneurisma en una calle de París.
El rodaje en tiempo de guerra no fue fácil. Uno de los problemas fue conseguir alimentar a las fieras, pero el asunto se solventó gracias a la ayuda del sindicato único de gastronomía, que proporcionaba alimento a las bestias.

Los rollos de “Carne de fieras” dormitaron en algún lugar hasta que los herederos de Carballo los venden en el rastro de Madrid. En 1991, la Filmoteca de Zaragoza adquiere los fondos de Raúl Tartaj. Y allí estaban los 42 rollos de la película. Tras ser restaurada y reconstruida por Ferrán Alberich y Ana Marquesán. Logró estrenarse, eso sí, 56 años después, en el año 1992.

AÑO 1476, FECHA DEL PRIMER LIBRO EDITADO EN ESPAÑA

Cuando vivimos los “estertores” del libro en papel, más la inmersión de cabeza en el libro digital, y el próximo aparecer del libro holograma (5 D – 7 D), es buen ejercicio recordar el gran salto que permitió la imprenta de Johann Gutenberg, que da paso al humanismo, convirtiendo al hombre en el centro de su existencia (apartando un poco a Dios).
El alemán Juan Párix de Heidelberg, estableció su imprenta en la segoviana calle Velarde. Allí, en el año 1476, elabora su obra: “El Sinodal de Aguilafuente”, que además de ser el primer libro publicado en España, también lo es en castellano. Está compuesto por un total de 48 hojas impresas, y con dimensiones 235x175mm
El libro recoge las actas de un sínodo celebrado en la villa segoviana de Aguilafuente, convocado por el Obispo de Segovia, Juan Arias Dávila, con el fin de reformar las disipadas costumbres de sus clérigos. Tenía como objetivos la alfabetización del clero. Reformar su comportamiento impidiéndoles llevar armas, estudiar cuatro años en las materias establecidas por el propio obispo o no portar sedas, anillos de oro y otras vestiduras que fueran ostentosas.

El Obispo Arias Dávila, promotor del libro, pretendía para los laicos una legalización de sus costumbres respecto a la Iglesia y a su compromiso con esta Institución. Entre sus medidas destacan regular su matrimonio oficialmente, la asistencia al culto por al menos un miembro de cada familia o que no se pudiesen realizar divorcios sin el consentimiento eclesiástico.

PRIMERA PELÍCULA SONORA ESPAÑOLA, AÑO 1929

El misterio de la Puerta del Sol, primera película sonora española, mezcla escenas con sonido y mudas (Se introduce el ruido de ambiente dentro del film, y algunas canciones y bailes que interrumpen la trama).
Pompeyo Pimpollo y Rodolfo Bambolino, dos linotipistas de El Heraldo de Madrid, quieren ser estrellas de cine, por lo que se presentan a una prueba realizada por el director norteamericano E. S. Carawa. Son rechazados, por lo que deciden llamar la atención planificando un falso asesinato que se complica hasta el punto que Rodolfo es condenado a muerte.

Año: 1929
País: España
Dirección: Francisco Elías
Intérpretes: Juan de Orduña, Teresa Penella, Anita Moreno, Jesús Movellán, Antonio Barbero
Guión: Francisco Elías
Fotografía: Tomás Duch

PROPÓSITO DE TU EXISTENCIA: ÍTACA

«Si vas a emprender el viaje hacia Ítaca,
pide que tu camino sea largo,
rico en experiencias, en conocimientos.
A Lestrigones y a Cíclopes
o al airado Poseidón nunca temas,
no hallarás tales seres en tu ruta
si alto es tu pensamiento y limpia
la emoción de tu espíritu y tu cuerpo.
A Lestrigones ni a Cíclopes,
ni al fiero Poseidón hallarás nunca,
si no los llevas dentro de tu alma…»

«Si no leéis, no entenderéis la vida ni sabréis quiénes sois».