JUEGOS DEL AYER JEREZANO

jugadores-s-xvi_lznnew

libro-trazos-jerez-asombroso

“SACAR PAJAS”
En el siglo XVI ya existía en Jerez este juego y se llamaba “Sacar pajas”. Era un juego de naipes que se ejecutaba contando las cartas por su orden, desde el “As” hasta el “Rey”. Cuando se encontraba, casualmente, la que se contaba, se sacaba; las cartas numeradas se colocaban detrás. Cuando a la carta diez no se había acertado ninguna, se echaban fuera, repitiendo lo mismo hasta que se acababa la baraja, entonces se sumaban los puntos de las cartas extraídas y el que más había conseguido, ganaba.

juegos-ninos_lznnew

MAMBRÚ SE FUE A LA GUERRA – (1896)
Los niños se cogían de las manos formando rueda, y haciéndola girar decían:
Este es el Mambrú, señores,
que se cantará al revés.
¿Ha visto usté a mi marido
en la guerra, alguna vez?
Mi marido es un buen mozo
vestido de aragonés,
y en la punta de la lanza
lleva un pañuelo irlandés
que le bordé cuando niña
cuando niña le bordé.
Mambrú se fue a la guerra.
¡Viva el amor!
No sé cuándo vendrá
¡Viva la rosa, en su rosal!
Cantando el pío, pío.
¡Viva el amor!
Cantando el pío, pa.
¡Viva la rosa en su rosal!
(Variante).
Mambrú se fue a la guerra
montado en una perra;
la perra se cayó,
Mambrú se reventó.
A esta última palabra todos se tiraban
al suelo, y después continuaba el juego.

arroz-con-leche_lznnew

ARROZ CON LECHE
Las niñas, en número, impar, formaban la rueda, quedando en el centro la que está de non. A medida que andaba la rueda, cantaban todas:
Arroz con leche
me quiero casar
con una mocita
de este lugar.
No es con ésta
ni con ésta,
sólo con ésta
me quiero casar.
La que estaba en medio se abrazaba a la elegida; las demás la imitaban, y la que se quedaba de non, entraba en la rueda.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

raton-y-el-gato_lznnew-2

EL RATÓN Y EL GATO
Uno de los juegos que más llamaba la atención de los niños, por poner a prueba su agilidad y destreza, su continua necesidad de movimiento, era el ratón y el gato, que hacia las delicias de los que lo presenciaban por la serie de escenas grotescas a que daba lugar.
Los niños formaban un coro, y se trataba de alcanzar al ratón que va pasando por entre las manos de los jugadores, como en la imagen.
Si el gato alcanzaba al ratón, este a su vez hacía de ratón, y así se seguía sucesivamente.
Era un juego muy entretenido y muy común en los colegios.

MANIFESTACIONES DE DOLOR EN LA EDAD DEL COBRE ANDALUZ

libro-trazos-jerez-asombroso

Los cilindros votivos llamados “Ídolos” oculados que se encuentran en el sur peninsular (Edad del Cobre – Calcolítico – III milenio a. n. e.), y a los que se les ha colgado el adjetivo de representaciones de la “Diosa Madre”, relacionada con los cultivos y la fertilidad, en la actualidad su aparente significado empieza a erosionarse con rotundidad.
Desde siempre en la humanidad, los rituales del duelo cursan un cuadro de experiencias emocionales intensas que alertan e interpelan las capacidades sensoriales de los asistentes: el duelo tiene sus actores pero también sus espectadores, expuestos al contagio pasionario. Soledad, ansias mortales, rabias descomunales. Las dolientes o los dolientes se enfrentan a la experiencia de la muerte ajena, estado de excepción que propiciaba la aparición de un cuadro de intensidad emocional extrema.

El ser humano ha tenido fuertes manifestaciones en los elementos que concurren en la morfología ritual del duelo. En los cilindros votivos aparece la crudeza de las expresiones que dejan poco lugar a la duda; vinculado al duelo y al lamento por los difuntos, a los momentos de mayor alteración y conmoción, transportándose a un aparato gestual bien conocido que conlleva acciones autolesivas como mesarse los cabellos y las barbas, o lastimarse el rostro y las manos. Hasta hace relativamente poco en algunas culturas, exhibirse sin tocado, “descabelladas”, arrojar las tocas al suelo o rasgarse las vestiduras, fueron modalidades específicamente femeninas que se sumaban a las maneras de llorar con las manos y con el cuerpo. Alineadas con los lloros, gemidos, gritos y llantos, todas las potencialidades expresivas del cuerpo humano quedan activadas con estas prácticas aportando una intensidad, un dramatismo y una plasticidad sin par a las “representaciones” del llanto. “Mesar”, “tajar”, “pelar” cabellos es una expresión generalizada. Pero la atención se centra en los rostros, que se hacen máscaras de sangre (en los cilindros votivos las vemos).

¿Qué hacían con sus manos los dolientes de los cilindros? Para hacernos una idea de lo que ha sido el ritual del duelo, escrutamos testimonios relativamente recientes que dicen: “(Ellas) rompen sus rostros volviéndose en carne viva; (ellos) rompen sus frentes y hacen grandes crudezas (apuntaba el redactor de la Crónica General en los funerales del rey santo Fernando III de Castilla). Para el redactor de Las Partidas, las gentes en los duelos por los difuntos se dedicaban a desfacer caras, cortandolas y rasgándose”.
En las muchas formas externas de expresar el dolor que ejecutaban las gentes del Medievo hispánico ante la pérdida de un semejante: “rasgar y desollar caras” o “rasgar, degollar, ferir caras”. Estas son las elocuentes expresiones que entran en el vocabulario del duelo. Esto es lo mismo que podemos encontrar en los cilindros votivos, como una de las muchas formas externas del dolerse ejecutadas ante la pérdida de un semejante.
Conclusión: Los llamados “Ídolos” oculados son manifestaciones de duelo depositados en las tumbas, no representaciones de un ser sobrenatural al que se adora y se rinde culto como si fuera la divinidad misma. Se depositaban los cilindros juntamente con los “Cuencos de lágrimas y sangre” (La sangre y las lágrimas se recogían en cuencos, testimonio material del dolor).

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Ángela Muñoz Fernández, J.L. Escacena Carrasco, Museo Arqueológico Jerez, otros.

SOMBRAS Y CENIZAS: PACTOS CON EL DIABLO EN LA MÚSICA

libro-trazos-jerez-asombroso

“Early in the morning, when you knock at my door, Early in the morning, when you knock at my door, I said Hello Satan; I believe it’s time to go”. (Temprano en la mañana, cuando golpeas a mi puerta, digo Hola Satán, creo que es tiempo de partir).

Un pacto con el diablo es un referente cultural muy extendido en la civilización occidental. Según las creencias cristianas tradicionales consiste en el trato establecido entre una persona y satanás u otro demonio. Para realizar, el individuo ofrece su alma a cambio de favores diabólicos poderosos. Estos favores varían pero suelen incluir la eterna juventud, el conocimiento, la riqueza, amor y el poder. Algunas personas llevan a cabo este pacto sin pedir nada a cambio como una forma de reconocer en el diablo a su señor. Los servidores de satanás son una galería abundante, muy amplia de personajes famosos que “supuestamente” han tenido tratos con el diablo por ejemplo Niccolò Paganini, Camarón de la Isla, Robert LeRoy Johnson. Otras grandes leyendas de la música como Jim Morrison, Jimmy Hendrix, Janis Joplin y Kurt Cobain también coquetean con mundos de lo oscuro.

La leyenda dice que Robert LeRoy Johnson vendió su alma al diablo en el cruce de la actual autopista 61 con la 49 en Clarksdale (Missisipi), a cambio de tocar blues mejor que nadie. Esperó en el cruce de caminos hasta medianoche, con la guitarra en la mano, hasta que el diablo se la devolvió, y las manos de Robert solo tenían que deslizarse por el mástil para interpretar el mejor blues de la historia.
Una anécdota es que Robert hizo las grabaciones con su guitarra Gibson medio destruida y de la que no se separaba jamás, y de cara a la pared. Los directivos del estudio corrieron el rumor que era para que no le vieran los ojos poseídos al cantar, aunque algunos músicos lo atribuyen a que la acústica así era mejor. Esto y el hecho de que algunos conocidos le colgaran extraordinarias habilidades, como por ejemplo, tras una tarde de charla, con la radio de fondo y Robert sin prestar atención a la música, era capaz al día siguiente de reproducir cada canción por orden y nota por nota.

Recuerda muy bien las palabras de Robert LeRoy Johnson: “Para aprender a tocar todo lo que quieras y componer tus propias canciones, tienes que llevar tu guitarra a un cruce de caminos, al lugar donde dos caminos se cortan. Ve allí y asegúrate de estar en el sitio preciso antes de la medianoche; entonces, coge la guitarra y toca algo tuyo. Un hombre grande y negro irá hasta allí, cogerá tu guitarra y tocará para ti, hará sonar tu canción y te devolverá la guitarra”.
Lo demás corre por tu cuenta.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Héctor Fuentes, Aloha, Javie Lotto, Palma Roldán.

JEREZ EN EL PALADAR: ALBORONÍA

libro-trazos-jerez-asombroso

La Alboronía es uno de los platos más deliciosos que nos ha dejado el legado Andalusí. La alboronía es la madre de todos los pistos, durante la época mozárabe, se la degustaba en bodas y en grandes celebraciones. La palabra alboronía viene del vocablo árabe al-baraniyya que significa manjar. De Andalucía pasó a otras tierras españolas que con el tiempo la denominaron pisto.
Existe una leyenda que nos cuenta que la palabra alboronía proviene del nombre de la princesa Al-Buran ya que este plato se preparó por primera vez el día de su boda. Con el descubrimiento de América se conocieron nuevos productos como elementos que pronto se convirtieron en ingredientes habituales de la
Andalucía, en Jerez de la Frontera se sigue elaborando según la antigua fórmula. Siempre con un principio común (berenjenas), en Colombia que además de las berenjenas, la cebolla y el ajo, lleva plátanos maduros y otros aditamentos, en función de la zona donde se elabore, como queso fresco o jitomate. En algunos pueblos de la provincia de Sevilla, como Carmona, en el cual se le llama
Boronía, a igual que en América, se le agrega garbanzos fritos.

Tiempo de preparación:
3/4 hora
Ingredientes:
Calabazas, 1/2 kg.
Berenjenas, 1/2 kg.
Tomates, 1 kg.
Pimientos, 1/2 kg.
Modo de hacerlo:
Cebollas, 1
Membrillos o Manzanas, 2
Vinagre de vino, 1 cucharada
Sal
Las verduras peladas y troceadas se ponen a cocer en agua con sal. Se escurren y se echan en una cazuela. El pimiento y la cebolla se trocean aparte en trozos muy pequeños y se sofríen en una sartén. Añadiendo posteriormente a la cazuela. Se salpimenta y se agrega el vinagre, luego se deja cocer pero cuidando que no se deshaga.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Miriam, Flores Paniego, Ruiz de Lassaletta, otros.

LILITH, REINA DE LA NOCHE JUDÍA JEREZANA s XIII – s XV

libro-trazos-jerez-asombroso

Tras la incorporación de Jerez a la Corona de Castilla en 1264, llegaron a Jerez de la Frontera, familias de origen y religión judía, procedentes en su mayoría de Castilla así como de algunas poblaciones andaluzas, trayendo consigo sus múltiples leyendas y supersticiones. La aljama o judería estuvo establecida en Jerez, entre la calle Larga, Tornería y Puerta de Sevilla, teniendo a sus afueras, pasadas las murallas y cerca de la huerta de los PP. Dominicos, su fonsario o cementerio.
La tendencia judía a adoptar las prácticas paganas de sus vecinos, actitud severamente denunciada por los profetas, volvió con fuerza durante el período del Talmud. Sin embargo, apenas hubo adopción de mitos entre los períodos Talmúdico y Midráshico, cuando comenzó la emergencia del misticismo en las escuelas cabalísticas. Un aspecto fue la aparición de “Shedim”, o demonios, que se convirtieron en omnipresentes para los judíos. Un demonio femenino a menudo implicado en relaciones con los seres humanos, a los que también causaba enfermedades. Además, es capaz de usar el semen que los hombres derraman fuera de la mujer y preñarse con éste.

Entre los numerosos dioses y demonios de la mitología babilónica se hallaban Lilu y Lilitu, (varón y hembra respectivamente) que eran unos entes malignos que perjudicaban a los humanos, en especial incitando sexualmente a los varones, y dañando a las mujeres encinta o a ellas y a sus hijos neonatos.
Cuando los judíos fueron deportados a Babilonia (586 AEC), algunas de sus creencias impregnaron la cultura hebrea. Una de éstas parece ser la de la diablesa Lilith.
La figura de Lilith es citada en varios pasajes de la Biblia. La literatura rabínica la describe con alas y pelos fluctuantes. Es la reina de toda una clase de demonios, llamados liín, particularmente peligrosos para los niños, pues mata a los menores de ocho días y sin circuncidar.

Los orígenes de la presencia de Lilith se remontan a raíces sumerias o acadias. Una idea que estaría ligada a Lilith en todo su simbolismo: La seducción como arma, la noche como hábitat y el erotismo -cualidad devenida quizás de Ardat Lili– que, en la tergiversación que se da con el paso del tiempo, transforma a Lilith en “súcuba”.
Lilitú fue perdiendo ciertas características a través de la tradición hebrea. Desaparece, principalmente, su carácter divino original y se convierte en una imagen descolorida y errante.
Se supone que Lilith representa a las mujeres cananeas, que adoraban a Anath y acostumbraban mantener relaciones sexuales pre-matrimoniales. Es una forma de censurar a algunas mujeres israelitas que tenían estas prácticas, y queda expresamente prohibido en Deuteronomio 23,18: “Que no haya prostitución entre las israelitas ni entre los israelitas“, en demostración de la pureza sexual.
Una tradición rabínica establece que Lilith fue la primera mujer de Adán; de este matrimonio nacieron tres vástagos que luego derivarían en tres clases de demonios: Shedem, Lilin y Rouchin. Sin embargo, Adán y Lilith nunca se llevaron bien. Ella se quejaba por la posición que él imponía para tener relaciones sexuales y decía que si había sido creada de forma igual que él (Lilith no salió de la costilla de Adán), debían tener derechos iguales. No quería estar abajo (postura del misionero), sumisa, solo para procrear.
Ella es reconocida en muchas culturas antiguas bajo una variedad de nombres diferentes y vista como un símbolo de la sabiduría, conocimiento, independencia, libertad de pensamiento y de la liberación de la mujer. Lilith representa el poder, la belleza divina y el derecho de cuestionar las cosas y pensar por sí misma.

El animal sagrado de Lilith es el búho, que simboliza la sabiduría y el aprendizaje. Todos hemos escuchado el término “búho sabio”. El búho se ha asociado con la magia y el misterio, de noche y de la libertad. Los búhos son también hermosos, y Lilith, fuerte e independiente, es hermosa. Igualmente es sinónimo de placer sexual y el derecho a usar la anticoncepción y el aborto.
Lilith nunca mata literalmente, de ella se admite el hecho de que una mujer puede optar por tener un aborto si no desea el hijo que ha concebido. Ella conoce la importancia de la libertad de elección. La idea de Lilith mata niños es una analogía que viene primero del judaísmo pasando después al cristianismo.
Cuando alguno de los rabinos moralistas del Talmud en Jerez de la Frontera, quisieron explicar (para rechazar) la práctica de la masturbación masculina, argumentaron que los varones eran seducidos por Lilith, para que derramaran el semen, y de esa manera ella poder utilizarlo para procrear nuevos engendros mitad humanos y mitad demonios.
Para los judíos jerezanos, Lilith es un súcubo. Los rabinos creían, y así lo divulgaban desde las dos sinagogas que existían en la ciudad, que ella era responsable de las emisiones nocturnas que tienen los hombres, mientras duermen y que Lilith utiliza el semen recogido para dar a luz a cientos de bebés demonios. En la judería jerezana se la tenía verdadero pánico durante la noche, especialmente los hombres solteros y las parturientas. Era muy frecuente colocar un cuenco boca abajo, como preventivo y rechazo a sus ataques y males.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Deuteronomio, Talmud, Martha Fernández, otros.

SHAKESPEARE, JEREZ Y LAS PAJAS

libro-trazos-jerez-asombroso

De la masturbación se dice que acompaña a las personas toda su vida, al menos hasta donde se sabe de ella: “Aquilata. Aporta equilibrio. Combate la desazón de las jornadas grises, y de otros colores. Cuando no sabes qué hacer, te proporciona una idea”.

«Si solo tú contigo tienes continuos tratos,
te engañas a ti mismo usando tu atractivo;
y cuando al fin la vida rescinda tu contrato,
¿qué cuentas vas a darle si no dejas activo?»

Por lo visto Shakespeare no tiene una buena opinión del onanismo, en cambio si de los vinos jerezanos: “Un buen jerez produce un doble efecto: se sube a la cabeza y te seca todos los humores estúpidos, torpes y espesos que la ocupan, volviéndola aguda, despierta, inventiva, y llenándola de imágenes vivas, ardientes, deleitosas, que, llevadas a la voz, a la lengua (que les da vida), se vuelven felices ocurrencias. La segunda propiedad de un buen jerez es que calienta la sangre, la cual, antes fría e inmóvil, dejaba los hígados blancos y pálidos, señal de apocamiento y cobardía. Pero el jerez la calienta y la hace correr de las entrañas a las extremidades. Ilumina la cara que, como un faro, llama a las armas al resto de este pequeño reino que es el hombre, y entonces los súbditos viles y los pequeños fluidos interiores pasan revista ante su capitán, el corazón, que reforzado y entonado con su séquito, emprende cualquier hazaña. Y esta valentía viene del jerez, pues la destreza con las armas no es nada sin el jerez (que es lo que la acciona), y la teoría, tan sólo un montón de oro guardado por el diablo, hasta que el jerez la pone en práctica y en uso. De ahí que el príncipe Enrique sea tan valiente, pues la sangre fría que por naturaleza heredó de su padre, cual tierra yerma, árida y estéril, la ha abonado, arado y cultivado con tesón admirable bebiendo tanto y tan buen jerez fecundador que se ha vuelto ardiente y valeroso. Si yo tuviera mil hijos, el primer principio humano que les enseñaría sería el de abjurar de las bebidas flojas y entregarse al jerez.”
La paja, por supuesto, también tiene muchos detractores, que se aferran a los mandamientos y la consideran un horrible pecado. Se alejan de considerar: “Es una luz parpadeante. Algunos días, o varias veces al día, según la época, la paja se equipara a un mechero encendido en mitad de la noche. Su resplandor te da una noción de cuánta oscuridad reina alrededor, y cómo esa luz a menudo es suficiente. «A veces un porro, y a veces una paja», decía la canción”.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Shakespeare, Juan Tallón, otros.

LOS GRANDES EMBUSTES DE JEREZ

libro-trazos-jerez-asombroso

En el suelo, junto a un banco de la Avenida Alcalde Álvaro Domecq, a la altura del Instituto de Enseñanza Secundaria Padre Luis Coloma, hay un objeto pequeño que atrae mi atención. Me agacho y lo recojo, es un lápiz USB que alguien ha extraviado. En casa examino su contenido, hallo que guarda en su interior el borrador de un libro escrito en archivo Word; tiene un curioso título: “Los grandes embustes de Jerez”.
Pronto sucumbo a su contenido en el cual el autor te lleva, con una narración graciosa, a las interioridades de la ciudad y al modo de ser de los jerezanos. Empieza diciendo que los locales no son racistas, sino clasistas. Que el pobre de medio pelo jerezano le gusta ostentosamente aparentar (imitar) ser señorito (rico) cuando realmente está seco como una mojama de Barbate. Afirma el anónimo escritor que del auténtico Jerez, solo lo saben o conocen: los camareros, las putas y los taxistas.
El libro se encuadra en la misma línea de opinión de Eloy Baztarrica cuando dice que en Jerez: “Que no te falte un pimiento ni un clavel. Tu pelo engominado y tus gemelos bien abrochados, a ti que no te falte de na; pero el buzón lleno de avisos de corte de luz y de gas”.
En Jerez, agrega Baztarrica, se es así. Mantener las apariencias antes que otra cosa, que no se note que no puedes salir a comer y a disfrutar; que nadie hable malamente; que nadie diga que no tienes un duro. Porque como todo el mundo sabe, el dinero es sinónimo de calidad personal. “Que no se note que estamos tiesos, hombre; y brinda, compare, que cimbreen los catavinos al chocar. Que no se note que eres un tieso”.
“El tieso jerezano”, es una figura local propia de profundo estudio, digna de ser recogida en obra literaria o serie televisiva. La imagen estereotipada del “tieso jerezano”, algún listo la patentará. Yo apuesto a que sea declarada patrimonio de la humanidad, a mí personalmente me resulta entrañable.

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

FUENTE: Antonio Junquera Barea, Eloy Baztarrica, otros