EL GAFAPASTAS

Uno ha de tener la suerte de que le lleguen las historias que le corresponde escribir. Las mejores no surgen en la imaginación, sino que vienen desde fuera y se presentan de manera objetiva.
Tengo mi propio y único ser, y elijo abrir mi corazón para que se llene de amor, compasión y compresión, y expulsar de él todos los recuerdos dolorosos del pasado. Tengo la libertad para ser todo cuanto puedo ser. Ésta es la verdad de mí ser, y la acepto tal como es. En mi vida todo va bien.
Muchas personas no piensan el presente como un momento de la historia, como algo pasajero como lo fue todo lo anterior, sino como una especie de culminación a la Hegel. Y entonces renuncian a pensar que este presente puede ser cambiado, como fueron cambiados todos los anteriores. Es uno de los mejores trucos del inmovilismo: convencernos de que hemos llegado a alguna parte. Si quieres volar, tienes que renunciar a las cosas que te pesan.
¡Vivir! ¡Amar! ¡Ser jodidamente feliz!

EL FLAMENCO EN LA MASONERÍA

El flamenco es un crisol misterioso, una manifestación musical tan vital, tan rica y tan compleja que suele resultar inclasificable. Nació de la fusión de varias culturas que en principio parecían antagónicas y acompañó en su camino de liberación y de expresión a muchos hombres que, desde la opresión, le deben la voz y la posibilidad de crecimiento. Por su fuerza aglutinadora, y su espíritu, el flamenco y sus múltiples colores como el que se encuentra en Paco de Lucía, Camarón de la Isla, Paco Cepero, Diego Carrasco, etc., resulta el tinte perfecto para una Tenida.

Una Plancha masónica es un trabajo original que se presenta en una Tenida masónica, y que sirve como base para un debate posterior sobre el tema central. Los trabajos (Plancha) son siempre desarrollados dentro del marco del ritual masónico que establece el siguiente orden:
– Apertura ritual de la logia.
– Lectura y adopción del acta de la sesión anterior.
– Introducción de visitantes.
– Comunicados de la Obediencia y correspondencia.
– Puntos puestos al Orden del Día.
– Cuestiones diversas.
– Rito de la Cadena de Unión.
– Proposiciones y solidaridad masónica.
– Cierre ritual de la logia.

Los masones se congregan al menos una vez al mes en el Templo de Logia para realizar los trabajos masónicos. Las sesiones de trabajo que se llevan a cabo dentro del marco ritual se denominan Tenidas de Obligación (Reunión con un significado Secreto).
Una Tenida de Obligación puede desarrollarse en cualquiera de los grados masónicos que confiere la Logia y su Orden del día puede incluir las pruebas de la Iniciación de un profano, la ceremonia de pase de grado de un masón, la lectura de trabajos intelectuales, los debates sobre temas masónicos o sociales estudiados por la logia, debates sobre temas administrativos, resoluciones y votaciones.

En una Tenida cualquier pieza musical, no importa qué género, puede ser apta si acompaña el ritual sin desvirtuar. De esta manera, aunque se haya decantado sin excepciones por la música clásica, por ejemplo la cantata K. 623 en do mayor de Mozart, a veces se trae para variar, una Plancha con flamenco a acompañar a los movimientos en Logia. Siempre se procura que la armonía impregne bien el ambiente creando una atmósfera adecuada que cohesiona a todos y transporte hacia el tiempo sagrado. Para eso es vital elegir muy cuidadosamente qué tipo de armonía debe corresponder a cada momento y a cada movimiento en Logia. Una música inadecuada puede estropear el hechizo o la importancia del momento.

LOS CAPILLITAS “DUROS” DE JEREZ

Pueden ser altos o bajos, guapos o feos, extravertidos o introvertidos. No tienen miedo a la crítica, ni al qué dirán, ni a que los demás no les acepten. No tienen nada que demostrar a nadie. Ser duro en Jerez de la Frontera, es mucho más que hablar con fuerza.
Durante todo el año mantienen la sana costumbre, y arte, de empinar el codo; son de vino fino, oloroso o amontillado. Cuando llega la cuaresma hacen penitencia. Cuarenta días dejan de beber, se pasan a la cerveza sin alcohol. Tienen muy clara esta frase: “Señor, dame fuerzas para no beber todo aquello que pueda beber. Serenidad para aceptar todo aquello que no pueda copear. Y sabiduría para distinguir una cosa de la otra”.

ESCRITOS ÓRFICOS TEATRALIZADOS


La lectura del teatro es una de las experiencias más abarcadoras, en la que el lector debe complementar muchas ausencias con su propia imaginación. Por supuesto, claro que el teatro leído pierde frente a la representación.
El teatro, como práctica cultural, está presente en todos los espacios de la Tierra poblados por seres humanos. Yo creo que el teatro, al menos a veces, tiene que tender al disenso, llevarte a lugares donde hay contradicciones. Pero no todo el mundo quiere enfrentarse a esos dilemas, es un teatro perturbador. El teatro de Florencio Ríos (Chencho Zocar), lo es en gran medida. Paradójicamente, ese desasosiego en él, parece estimular su creatividad: cuando escribe dramaturgia, evidencia voluntad de experimentación, de búsqueda en un amplio espectro de convenciones dramáticas diversas. Es recurrente en su “Ciclo Alquímico de formas y colores”, la construcción de misterio, ya sea por la ambigüedad constitutiva de la poética de los textos, ya por su trabajo con algunos procedimientos cercanos al simbolismo teatral.
En este libro, Chencho Zocar parece encontrar en la escritura dramática una vía expresiva y poética de mayor expansión para su subjetividad. Parece recurrir aquí a una escritura órfica, a cuya sugestión se rinde sin lograr del todo transformarla en un instrumento dominable para producir sentido.

¿Y SI LA ARQUEOLOGÍA ES UNA FÁBRICA DE FAKE NEWS?

Desde que el mundo es mundo, la humildad y la modestia son virtudes escasas entre los arqueólogos y antropólogos, respecto al reconocimiento de su incompleto saber del vasto universo que nos rodea. Todo en ellos es meramente especulativo, quitando excepciones.
Mientras los arqueólogos andan predicando, desde sus púlpitos, bobadas a destajo sobre la desaparición del “Hombre Neandertal” (la antropología más de lo mismo), a mi vera, en la barra de un tabanco jerezano, veo a toda la feligresía con sus cuerpos físicos repletos, hasta las orejas, de genes neandertales. La provincia gaditana fue un espacio idóneo para las comunidades de neandertales cuando los fríos achucharon por el norte de Europa. El genoma de los gaditanos, contiene entre un 1% y un 3% de ADN neandertal, y me quedo corto, este porcentaje podría ser aún mayor.
El que poseamos móviles, tabletas, ordenadores y demás cacharrerías, no nos hace superiores, debemos desmontarnos del burro para ser, por un momento, sobrios y moderados en todo ese cúmulo de tonterías que soltamos.

NOTA RECOMENDABLE: Deje de usarse la palabra Neandertal como un insulto lleno de prejuicios.

EL VECINO DE CHIPIONA (CÁDIZ)

En 1755, Chipiona fue duramente castigada por el maremoto que provocó el Terremoto de Lisboa. Los efectos del tsunami llegaron al pueblo aproximadamente una hora después del terremoto, muriendo cuatro personas, quedaron inundadas las calles y las playas. Se sacó en procesión la imagen del Cristo de las Misericordias para pedir la retirada de las aguas, procesión que se repite cada año el primero de noviembre, desde la ermita que lleva el nombre del Cristo hasta la denominada Cruz del Mar.

No se sabe con certeza, de las de verdad verdadera, si fue el tsunami o las procesiones, que han hecho llegar por múltiples caminos, senderos, trochas, carriles, a un vecino que enriquece a la localidad con su presencia, nada más y nada menos que familiar directo de Francesc Pi y Maragall, quien fue político español, presidente de la Primera República (Barcelona, 1824 – Madrid, 1901).

El vecino de Chipiona, se llama Miguel Barberá y Pi y es estudioso de la obra del político republicano catalán. Cuenta el vecino chipionero, entre otras cosas, que recuerda algo sobre experiencias de espiritismo que tuvo Pi y Margall. “Ante todo él era racionalista pero como intelectual estaba abierto a todo tipo de conocimientos y los respetaba. Era amigo y contertulio del escritor Emilio Carrere, último bohemio madrileño y espiritista con obras como la novela (posteriormente adaptada al cine en 1944) ––La Torre de los siete jorobados––, catalogada como obra maestra del cine español y que el autor dedicó a Pi y Margall, entre otras obras. Como experiencias vividas, en 1901, Pi y Margall viajó a Barcelona, su ciudad natal, para presidir los Juegos Florales y estando en una tertulia, una vidente presintió que una fatalidad había ocurrido. Efectivamente, una familiar cercana a Pi y Margall que estaba enferma y debía visitar después de la reunión, había muerto.

Otra experiencia paranormal fue la vivida por mi bisabuelo Pi y Arsuaga a la muerte de su padre que había estando ejerciendo la Abogacía hasta última hora: llevaba un caso cuyo juicio era inminente y no encontraban un documento de extraordinaria importancia que Pi y Margall guardaba. Tras poner el despacho patas arriba y no encontrarlo, mi bisabuelo llamó a una vidente que se trasladó al despacho e indicó un libro, entre miles de ellos, donde se encontraba el documento”.

EL ESPIRITISMO EN JEREZ DE LA FRONTERA

El movimiento espírita llegó primeramente a la Península a través de la Isla de San Fernando (Cádiz), donde hay referencias de que existieron reuniones espíritas ya en 1855, momento en que se crea la Sociedad Espírita Gaditana.
En 1854, se edita el libro “Las mesas danzantes y modo de usarlas” que origina que en 1855 se cree en San Fernando (Cádiz) una sociedad dedicada a ello. Aquella primera sociedad espiritista gaditana marca un inicio, en 1857 se funda otra y se publica el libro “Luz y verdad del Espiritualismo” que añadía como subtítulo: “Sobre la exposición verdadera del fenómeno, causas que lo producen, presencia de los espíritus y su misión”, obra de dos autores que se hacían llamar Ademay y Jotino, impreso por Filomeno Fernández de Arjona, en tres versiones: la primera a Montevideo, la segunda a Gibraltar y la tercera en Cádiz (a razón de 100 ejemplares por edición). Esta segunda sociedad si tiene mayor impacto y trascendencia sobre un tema que llamaba la atención y gozaba de muchos interesados en el mismo.

El libro no dejó indiferente a nadie y en Cádiz llegó a manos del obispo Arbolí, el cual se indignó y lo hizo saber al Gobernador Civil quién mandó a retirar la edición completa, pero –curiosamente- pasó de Gibraltar a Cádiz y nuevamente el obispo montó en cólera organizando un Auto de Fe en Cádiz en el 1857, donde se quemaron los libros públicamente.
La Iglesia Católica había condenado al espiritismo en una Encíclica de 1856, diciendo que era “obra diabólica”, y la jerarquía había cerrado filas ante un nuevo e inesperado enemigo. Aquel primer libro espírita en castellano que referimos fue quemado en auto de fe público, algo que se reprodujo en muchos lugares de España con libros de Kardec, el padre internacional del movimiento.

En el año 1860 el espiritismo se extendía y surgen grupos espiritistas en Sevilla, en la calle Alcázares, en Madrid, Jerez de la Frontera y en Barcelona. El fenómeno ya sería imparable llegando incluso a las islas Canarias.
A partir de 1868 se produce la época dorada del espiritismo en España. San Fernando, Cádiz, Sevilla y Jerez, fueron pioneras en el espiritismo en España y como tal han pasado a figurar en la Historia.
En Sevilla surge la Sociedad Espírita, uno de sus fundadores e ideólogos fue nada menos que el General Miguel Primo de Rivera, futuro dictador en los años veinte del siglo siguiente.