¿LA VIDA ETERNA ES UN TIMO?

Hay que hilar fino. En opinión del italiano Corrado Malanga, está claro que vivir tendría que ser gratis, pero en realidad ocurre todo lo contrario. Según él, descubres que para vivir tienes que pagar desde el preciso instante en que naces, hasta cuando mueres. El sistema está montado de un modo que tú tienes que pagar por todo, hasta para morir.
Corrado agrega: “Las deudas no se terminan cuando mueres, esta es una costumbre católica donde los pecados del padre recaen sobre los hijos”. Es increíble conocer como la Iglesia Católica ha sabido juntar el tema religioso con el tema económico y de finanzas con el que nos gobiernan hace siglos. Su eslogan publicitario: “Fuera de la Iglesia no hay salvación posible” se mantiene desde el año 325 que se quedó con la exclusividad del cristianismo (Concilio de Nicea, donde se armó la de Dios es Cristo).
En definitiva, la religión católica te vende un producto como cualquier otro fabricante de la sociedad de consumo que se precie. La iglesia te dice: ¿Quieres ir al infierno cuando mueras? La Iglesia te soluciona este problema y te garantiza otra cosa: La Vida Eterna y el Paraíso, qué maravillosos dos productos.

Sin lugar a dudas, la estrategia comercial y de marketing de la Iglesia es excelente. Corrado Malanga concluye: La Iglesia te vende un producto que te hace creer que lo precisas. Cuando en realidad el producto que te ofrece es “humo”, por la sencilla razón de que tú no precisas comprar la Vida Eterna, ya la tienes.
¿La Vida Eterna es un timo? Por si acaso nos curamos en salud y tiramos por el camino de en medio: le ponemos una vela a Dios y otra al diablo, y santas pascuas. Nos vamos con la música a otra parte. La gente no tiene memoria, podemos decir una cosa y la contraria con total impunidad.

QUE NO TE LA DEN CON PAPA, NOTRE DAME

El incendio de Notre Dame está íntimamente relacionado con la construcción del Tercer Templo en Jerusalén. El incendio no se pudo provocar por un incidente puntual. Se necesita una carga de calor real para iniciar el siniestro.
Hubo dos fuegos que provocaron el incendio, no uno. Un fuego, desde el tejado de la catedral. El otro fuego, en el campanario de la torre norte. QUIEN QUIERA ENTENDER, QUE ENTIENDA.
Gran parte de los medios de comunicación occidentales no han informado del incendio que sufrió la mezquita de al-Aqsa en Jerusalén la misma tarde-noche en que ardió.
En París, la primera alarma sonó a las 6:20 pm hora local del lunes. El fuego no fue descubierto hasta que la segunda alarma sonó a las 6:43 pm. La instalación eléctrica es nueva, “no hay posibilidad de cortocircuito”. El roble, material del que están hechos los elementos de madera que forman parte de la estructura de la catedral, no arde tan fácilmente. Los operarios NO habían comenzado las labores de restauración, estaban solo montando los andamios.

(No confundir Sionismo con Judaísmo)

Para los que manejan los hilos, no es importante que los mortales comunes sepan que los dos incidentes en París y Jerusalén ocurrieron a la vez. La mezquita de al-Aqsa es una de las dos mezquitas construidas por los musulmanes en el sitio en dónde estaba el antiguo Templo de Salomón del pueblo judío. La construcción del tan deseado Tercer Templo solamente puede hacerse en el espacio dónde se encuentran actualmente las dos mezquitas.
Construir el Tercer Templo implica trasladar las dos mezquitas que actualmente se encuentran en el lugar. Para los musulmanes se trata de uno de los lugares más sagrados y emblemáticos del Islam, por una razón bien sencilla: es el lugar desde donde Mahoma ascendió a los cielos.
En esta sociedad de drones y algoritmos no podemos creer que las cosas ardan sin motivo. ¡Que no te la den con papa! Todo es “Distracción y posverdad”.

FUENTE: J. McClie, Arys, S. Alba Rico, otros.

SER PELIGROSO: EL LIBRERO DE VIEJO

«El vino que tiene Asunción ni es claro ni es tinto ni tiene color».
«El vino que tiene Asunción ni es claro ni es tinto ni tiene color».
«Por qué se viste de sea la lo de lirio morá, por qué se viste de sea, ay campanera, por qué será».
El sentido de estar vivo es divertido. ¿O estaré momificado sin darme cuenta? Como siempre temo que van a expulsarme de los sitios, y en las librerías de viejo o libros usados, más aún. Entre sus recovecos y pasillos, me halaga pensar que existo como un náufrago en una isla desierta. He tardado la vida entera en averiguarlo. O lo supe de niño y se me olvidó al hacerme adulto y solo ahora lo he recordado. Al parecer, conmigo, el olvido se olvidó de olvidar, y el olvido no olvidado, me hace recordar.
Los libreros de viejo, son seres oscuros y peligrosos, sus antepasados vendieron los ejemplares de la quema de la Biblioteca de Alejandría, parece ser que fueron ellos los que metieron el mechero y luego se hicieron los longuis (el inocente, el distraído).
En las librerías de viejo, es como si la realidad se explicase de una manera y nosotros comprendiésemos de otra muy distinta. Aquí el futuro me da miedo, porque el futuro, acaba siendo el pasado que hay que recordar.

El libro usado respecto al libro nuevo tiene una textura diferente, un olor diferente, un tacto distinto. Cuanto más gastado está, significa que ha sido más leído, más usado. Para mí, lo que tiene de especial es preguntarme qué tipo de personas habrán leído ese libro, por qué lo habrán hecho y qué sensación les habrá transmitido.
Soy un voyerista (mirón), empiezo a leer y voy cayendo en un estado hipnótico. La lectura tiene un efecto excesivo sobre mí. El placer de bucear en montones de libros, acariciar su esencia, percibir en ellos el paso del momento.
Entre los muchos ejemplares, hay uno que llama mi atención, lo cojo y abro por una página cualquiera. Una vieja máxima salta a mis ojos: “quien pone un pie en el pasado y otro en el futuro se mea en el presente”.

El oficio de librero de viejo tiene algo de vendedor ambulante y de sepulturero. Si te descuidas con él, puedes terminar cadáver apergaminado en la trastienda. Son psicópatas asesinos; sus sentimientos, su forma de amar, sus tórridas relaciones sexuales que los convierten en todo un personaje de novela negra, unas veces tiernos y románticos, otra juez y verdugo despiadado. Seres complejos, sus continuos contrastes y pasiones inconfesables hacen que desemboque tu vida en novela policíaca, que hará implicarte en una vorágine con desenlace inesperado. El librero de viejo, es un viajero del tiempo con final insospechado. ¡Aléjate de sus libros extraños y prohibidos!

EL JEREZANO QUE SUSURRA A LAS ILUSIONES

Siempre hay alguien diciéndonos cómo debemos vivir nuestras vidas, o qué debemos hacer para ser felices. Parece mentira que la felicidad a veces resida en cosas tan mínimas que no lleguemos a encontrarla jamás.
Somos los seres más necesitados del planeta, que no cogemos lo que necesitamos, aunque lo tengamos al alcance de la mano y ante nuestros ojos. Por lo general, la Vida nos parece insignificante, sin importancia y por eso matamos. Por el contrario, si en alguno de los planetas de nuestro sistema halláramos un indicio de la vida más elemental que pueda existir, la conservaríamos como oro en paño. Un caracol, por ejemplo, en Marte sería un tesoro, incluso una hormiga. Y aquí a una hormiga la espachurramos con el pie.
Yo creo en las personas. A veces creo en Dios, cuando me conviene, sobre todo. Creo más en las personas. Creer en las personas implica creer en lo que ellas creen. Así que… dependiendo de la persona en la que crea, creeré en Alá, en Buda, en la naturaleza, en el universo, en los extraterrestres, o enanitos blancos o azules.

Después de haber viajado tanto en mi vida ahora me he vuelto sedentario. No me apetece nada salir de la ciudad. Vivo en una ciudad pequeña en donde todo está al alcance de la mano y me permite observarlo todo (Jerez de la Frontera). En la cervecería La Jarrita, de la plaza Antonio Pica Serrano, lugar debajo de casa que empiezo a frecuentar, me encanta ver el deambular rápido y fugaz de Manuel, que como un colibrí repleto de alegría, sonrisas y colores va ofreciendo ilusiones, es vendedor de cupones de la Once. Con él, no tienes por qué preocuparte de nada, lo que haya de suceder sucederá.
En La Jarrita, hay a mí alrededor otros mundos invisibles para mí bañados en claridades ultravioletas o infrarrojas.

JEREZ DE LA FRONTERA, ORIGEN DE LA FIGURA “EL PADRINO”

A finales del año 1709 Agustín Florencio Hinojosa,  es acorralado en la ciudad de Osuna. Atrás quedaba toda una vida de crímenes que le había llevado a alcanzar la fama: desde su Jerez natal a convertirse en el protagonista de una comedia titulada, «El asombro de Jerez y terror de Andalucía, don Agustín Florencio».
En Jerez de la Frontera, dio muerte a un mancebo en una casa de juego, en Ceuta mataría a un mulato de catorce puñaladas, en Cádiz impidió la detención de una prostituta… Aposentado en Osuna, desde allí, apoyado por algunos notables de la ciudad, atemorizaría la región, causando estragos en localidades como Cabra, Lucena o Doña Mencía.

Poco tiempo después, el bandolero de la llamada “primera etapa”, el bandido que cabalga junto a unos pocos secuaces y se sirve del escondite natural de los montes, ha desaparecido para dar paso a un nuevo tipo de bandolerismo que rebrotó cuando, tras la revolución de 1868, el clima de inestabilidad política y debilitamiento del poder central es aprovechando por esta nueva generación de criminales, que dejaron atrás los tiempos del asalto de caminos, ya que se había vuelto mucho más arriesgado y el botín mucho más escaso. Deciden pasarse al negocio de la “protección” y al del secuestro, por los que cobraran “excelentes” rescates. Para llevar a buen término esta nueva estrategia criminal, hacía falta adaptarse a la situación. Si en los primeros tiempos del bandolerismo andaluz bastaba con juntar un puñado de hombres y echarse al monte, ahora es necesario crear una tupida red de criminales y de colaboradores.

Las mafias de bandoleros compran al poder, era un entramado completamente corrupto llegando a las esferas de la política, de la justicia y de la prensa.
“Por todas partes asesinatos, robos y secuestros. Mientras los tribunales de justicia desconocen a los autores estos se mueven a sus anchas, amparados en los campos por los cortijeros y protectores pertenecientes a todas las clases sociales”. Los padrinos prestan ayuda por contactos, influencias y sobornos.
El primero que habla de la figura del “el padrino” existente en Andalucía, fue Prosper Mérimée, cuando hace notar que eran personas que ayudaban a los bandoleros que terminaron convirtiéndose en unas auténticas mafias amparados por el cacique a quien se le llama el padrino, los caciques mandaban sobretodo. Los “padrinos” eran gente poderosa e, incluso en algunos casos, eran ellos mismos quienes ostentaban la autoridad de la zona. Construyen una autentica trama de poder que presenta una realidad nada romántica como aparece en las películas y televisión que ha blanqueado su imagen apareciendo como míticos.

FUENTE: C. M. Rocher, P. Mérimée, otros.

LA IGLESIA EN SOLFA

Decimos que algo está patas arriba cuando está desordenado, en un estado caótico (de caos). Usamos esta expresión porque, si lo natural es que las patas estén abajo aguantando el resto del elemento, si están hacia arriba, están en una posición antinatural, es decir, desordenadas.

“Los muertos son para ser enterrados, para ser individualizados en los cementerios, pero no para ser escondidos. Nunca vas a tener paz con un muerto escondido. Nunca”. Con estas palabras respondió el Papa Francisco a una pregunta del periodista Jordi Évole. Francisco defendió su rechazo al aborto e insistió en que las víctimas de abusos por parte de religiosos deben acudir a las autoridades: “Iniciar procesos es la manera para que sea irreversible la cura”.
Los montajes de arte contemporáneo dentro de los espacios sagrados, promovidos por el Obispo de Innsbruck (Austria), forman parte de una estrategia muy precisa que ve en el arte, poco importa si blasfemo, un moderno instrumento de evangelización.

El Cristo-reloj colocado boca abajo en el interior de la histórica catedral, principal lugar de culto católico de la ciudad de Innsbruck, revela la hora dramática de la Iglesia Católica en nuestros días, ofendida e invertida por obra de sus mismos pastores. El Cristo-reloj boca abajo, símbolo de una Iglesia al revés…