SOCIEDAD SECRETA DEL ANILLO EN JEREZ

La mentalidad simbolista se ha dormido en el hombre moderno y está roncando plácidamente para nuestra propia desgracia.
Sociedad del Anillo, esta sociedad “secreta” fue fundada en Cádiz en 1820 durante el llamado Trienio Liberal (1820-1823). Los anilleros debían su nombre a que se identificaban con un anillo que portaban en el que se representaba un uróboro (símbolo alquímico de la serpiente que se muerde la cola).
Mantienen “el retorno eterno”, también conocido como “recurrencia eterna”, concepto de que el universo y toda la existencia y la energía recurren un número infinito de veces a través del espacio o tiempo infinito. El concepto se encuentra en la filosofía hindú y en el antiguo Egipto, y posteriormente fue retomado por los pitagóricos y los estoicos.

Actuaban como un grupo de presión clandestino que tenía como signo distintivo un anillo muy peculiar, decorado con una serpiente con la cola en su boca (como el Uróboros), que portaban sus miembros y que les permitía identificarse. Su presencia en el s. XXI aun recorre los aires de Jerez de la Frontera, revueltos en medio de una ensaladilla de sociedades secretas a escoger a gusto del consumidor.
“Supuestamente” están activas en la actualidad en Jerez de la Frontera y la provincia gaditana las organizaciones secretas más curiosas de la historia: Anilleros y la Santa Alianza, Carbonarios, Ordo Templi Orientis (Orden de los Templarios de Oriente), Rosicrucianismo, Orden Martinista, Orden Hermética del Alba Dorada, ODESSA, Masonería, Caballeros de Malta, El Priorato de Sion, Opus Dei, Illuminati, Iglesia Católica, Compañía de Jesús (Jesuitas). Think tanks, Club Bilderberg, Trilateral.

CALLEJERO DEL PUTIFERIO JEREZANO

El callejero de las niñas malas en el Jerez de los abuelos para no perderse era el siguiente:
Distrito 1º : María del Rosario Jiménez en C/ Huevar, 14 de 1.ª categoría. Antonia Pelagio en C/ Huevar, 10 de 1.ª categoría. Ramona Rivas en C/ Sta. Isabel, 6 de 1.ª categoría. Teresa Pelagio en C/ Sta. Isabel, 4 de 2.ª Categoría y la de Rita Rivas en C/ Algarve sin salida, 19, de 2.ª categoría.

Distrito 2º: Rosa Serrano en C/ Compás no 1, de 1.ª Categoría. María de los Dolores Regife en C/ Baño Viejo, 3 de 1.ª categoría. Francisca Lobo en C/ Carpintería Baja, 2 de 2.ª Categoría. Josefa Díaz en C/Liebre no 1, de 3.ª Categoría y la de. Teresa Coto en C/ Baño Viejo n.º 5, de 2.ª categoría.

Distrito 3º: María del Carmen de Orto en C/ Melgarejo, 3 de 1.ª categoría. Francisca Triano en C/ Caracuel, 12. Teresa de Mora en C/ S. Juan de Dios, 3 de 2.ª categoría. María de los Dolores Coto en C/ Limones bajo, 29 de 2.ª categoría y la de María Grandal en C/ Claustro, 2 de 2.ª categoría.

Distrito 4º: María de los Dolores Mena en C/ Cuatro Juanes, 7 de 1.ª categoría. Cayetana López en C/ Huevar, 10 de 1.ª categoría. María del Carmen Briones en C/ Medina 69, de 2.ª categoría. Josefa Serrano en C/ Limones Alto, 13 de 2.ª categoría y la de Antonia Núñez en C/ Sol, 3 de 3.ª categoría.

Distrito 5º: Ana María Peña en C/ Castellanos, 1 de 1.ª categoría. María Dolores Grajillos en C/ Alvar López, 3. María Dolores Alpuín en C/ Limones Alto, 9 de 2.ª categoría. María Dolores Gamboa en C/ Pilar, 1 de 3.ª categoría y la de Gertrudis Rodríguez en C/ Doctor Lillo, 8

Distrito 6º: María de los Dolores Álvarez en C/ Callejuela de Belén, 3 de
1.ª categoría. Margarita de la Reguera en C/ S. Pablo, 8. María Navarro en C/ Limones alto, 6 de 2.ª categoría. Luisa Ponce en C/ Cuesta Espíritu Santo, Antonia González en C/ Limones Bajo, 6 c. Cristobalina Lázaro en C/ Molineros, 27 y la de María del Carmen López en C/ Letrados, 4.ª categoría.

En los años del s XIX, el que no mojaba en Jerez era porque no quería, no había que ir ni a Madrid, ni a París. Luego con confesar la lujuria, más una limosna, estaba todo perdonado quedando el alma sana y salva.
Bromas aparte, lo triste es que la explotación de la mujer en la sociedad actual, lejos de disminuir se ha incrementado con el fenómeno de la globalización, siendo juntamente con las armas y las farmacéuticas, uno de los negocios más prósperos del s XXI.

FUENTES: M. Ramírez López, J. Gómez Palomeque, J. Cirera González, otros.

Misterioso dibujo hallado en Arcos de la Frontera

Andalucía guarda el arte ornamental rural, como símbolo mágico propiciatorio o protector, algo más que un bello motivo geométrico.
En lo que fue la Judería del Casco antiguo de Arcos de la Frontera, durante la realización de obras en una vivienda, se encontró una “Estrella – roseta”, ritual de protección judío. Simboliza las doce tribus del pueblo judío, los hijos de Jacob, el patriarca, representa la forma en que acampaban los Hijos de Israel en el desierto. En el centro estaba el Santuario con los Levitas y Sacerdotes.
Para comprender determinado símbolo, basta considerar su naturaleza o su forma, después su definición doctrinal, luego tradicional, y por último las realidades metafísicas y espirituales de las que ese símbolo es expresión.
La simbología en la “Estrella roseta de Arcos”, trabaja en dos direcciones, en el aspecto esotérico y exotérico y podemos hallar bajo signos convencionales temas universales dirigido por la inteligencia ética y estética. En ella, el símbolo se legitima, a través de sus importantes geometrías, todo un sistema representativo de expresión y capacidad mística.
La “Estrella roseta de Arcos de la Frontera”, se trata en definitiva de una abstracción fascinante de la materia viva hacia un universo puramente esencial y algebraico.
Las “estrellas rosetas” como símbolo mágico ritualista de protección fueron muy perseguidas entre los conversos por la Santa Inquisición, mantenerlas resultaba peligroso.

Literatura urbana el grafiti.

Toda persona que escriba está obligada a transmitir la realidad, sus vivencias y todo el dolor de su época. No pretendo congraciarme con nadie, antes fui puta que monja. Unos le llaman vandalismo. Hay una parte que sí lo es, por ejemplo los que hacen grafitis en monumentos históricos, pero hay otros que no. Hay claves, códigos. No es lo mismo un grafiti en un dolmen que en una pared de Juzgado de Primera Instancia visualmente aburrida.
El arte oficial quiere domesticar a los torturadores de ladrillos y tapias dándoles lugares para que hagan grafitis. Eso no es grafiti, para los escritores y artistas de paredes es vender el culo.
En Jerez hay de todo en sus muros. Miro, leo y pienso… ¡Aprendo!
A la altura lograda de mi edad, llego a un punto en el que comienzas a volver como Ulises, a la Ítaca cuando fui gamberro.

Habitantes del Alma

Creo que la escultura nos muestra cosas que la escritura no puede. Igualmente, la escritura nos cuenta historias y pensamientos que las artes no alcanzan.
La observación de las obras recientes de la escultora Lola Jiménez en el espacio cultural “ArteaDiario”, en la calle Patricio Garbey s/n (Diario de Jerez), me causan turbación y deleite, pero ignoro el porqué. Durante y después de la contemplación, la búsqueda del porqué también me resulta inquietante y placentera a la vez.
Visitar esta exposición “Habitantes del Alma” es un buen ejercicio para los sentidos del corazón.

EL ALQUIMISTA JEREZANO DEL INCIENSO

El incienso es un elemento muy destacado en las procesiones de Jerez de la Frontera, donde envuelve a las imágenes en una nube de solemnidad y misterio. El olor del incienso impregna las calles en la Semana Grande de la ciudad.
Los sacerdotes de las religiones paganas creían que el incienso era una “ofrenda espiritual”. Para ellos, el humo era una sustancia intermedia entre tierra y aire. Los demonios estaban marcados por un hedor de azufre y el fuerte aroma del incienso los apartaba; mientras tanto, los dioses buenos quedarían apaciguados y darían protección y prosperidad a quienes les rendían culto.
Jehová Dios prescribió los cuatro ingredientes que debían mezclarse para producir el incienso que se quemaría en el tabernáculo: “Tómate perfumes: gotas de estacte y uña olorosa y gálbano perfumado y olíbano puro. Debe haber la misma porción de cada uno. Y tienes que hacer de ello un incienso, una mezcla de especias, obra de ungüentario, sazonado con sal, puro, cosa santa. Y tienes que machacar parte de él hasta convertirlo en polvo fino y tienes que poner parte de él delante del Testimonio en la tienda de reunión” (Éxodo 30:34-36).

El incienso durante la Semana Santa se puede comprar junto a la Plaza de Abastos, aunque el incienso bueno en Jerez, normalmente, lo tienen las hermandades para su salida procesional.
Las hermandades suelen tener dos clases de incienso, uno con calidad normal dirigido a vender en la calle y otro de calidad especial con un precio algo más elevado porque sus ingredientes son de mejor calidad, perfume fino y suave.
Cada hermandad en Jerez tiene a una persona encargada de preparar su propio incienso, en riguroso secreto, con una fórmula de mezclas que caracterizan el olor de sus pasos en la calle.
Aunque le tuerzan los brazos o le aprietan el pescuezo, el alquimista de la hermandad jerezana no soltará prenda, preferirá llevarse el secreto a la tumba.

Los espías de las hermandades saben que la mezcla del alquimista lleva olibano puro de Omán o de incienso de resina de boswelia sacra o carteri pura.
Hay que saber que el olor a quemado es un inconveniente normal de este tipo de incienso puro, por lo cual el sabio cofrade alquimista suele mezclar el olíbano puro con mira, benjuí o estoraque, canela, romero y… A veces lleva en su composición resina de pino y copal de Suramérica.
Aprovechando que no me lee nadie, y sin decir el nombre del alquimista que se fue de la lengua empujado con unas cuantas copas de vino, apuntamos que en el incienso cofrade de Jerez de la Frontera, su fórmula lleva copal blanco, copal oro, floral, plateado, pasión, palio, benjuí, Jerusalén, arábigo, maydi, resina de palo santo, mirra de Yemen… también vainilla y mirra.
“El hojari no es nada barato, merece la pena, y si a alguien le da por probarlo, en carbón vegetal tipo Bamboocha, mejor, es más natural, con una capa de ceniza por encima del carbón para que desprenda su aroma lentamente y evitar el olor a chamuscado”.

Los monaguillos jerezanos prácticamente se pelean por tener el honor de ser el turiferario. Ese es el nombre de quien lleva el turífero -el incensario- en la procesión. Quieren ser turiferarios porque saben que la tarea del turiferario es la más complicada y está reservada a los monaguillos mayores que tienen más experiencia.
En Jerez de la Frontera, si tiene un amigo encargado del incienso en la hermandad procesional, tiene un tesoro. ¡Mímelo!

La foto de Pablo


¡Ojú, miarma! Como diría un sevillano.
Disfruto cada segundo de todo lo que tengo. Hoy me ha llegado una foto de Pablo Nanai de la China, comunicándome vía Messenger, haber recibido el libro, motivo por el cual ha hecho una foto subliminal, se nota que está en los Jereles.
Las puertas de Jerez son su gente joven en donde canta la historia. Pablo es un espíritu feliz en un cuerpo con curiosidad, capacidad de asombro y gratitud.