CANGREJEAR EN JEREZ DE LA FRONTERA

Franco le ofreció a Miguel Primo de Rivera la propuesta de algún ministerio, pero este solo acepta la alcaldía de Jerez con la condición de no ser jefe local del Movimiento, ante el estupor del Generalísimo, le explica: «Quiero que entienda una cosa. A mí me han dejado sin familia, yo entro en política y quiero una España que es la España que viene y no las dos».
Investigar en Jerez, y en los pueblos gaditanos, la historia reciente franquista, es desfondarse en las profundidades de un agujero negro. En cuarenta años nadie se ha atrevido, irremediablemente se le cuelga el sambenito de “facha”, a no ser que vaya cangrejeando.
En la Semana Santa jerezana, hay momentos en el recorrido de las procesiones por calles tan estrechas que apenas cabe el paso con los costaleros debajo. La gente va delante de la imagen caminando de espaldas mirando frente a la imagen. A esto se le llama ir cangrejeando.
Dice Francisco José Ayala que el conocimiento es como una isla y ahí está todo lo que sabemos. El océano es lo que no sabemos; y no podemos preguntarle al océano, solo podemos investigar en la orilla, en los bordes de la isla. Si aumenta el perímetro de la isla, aumenta el conocimiento, pero también lo que desconocemos.

TIEMPOS ECLÉCTICOS EN LOS JARDINES JEREZANOS

El hecho de saber que la duración de vida que nos queda es poca, nos ayuda a poner el esfuerzo en lo verdaderamente importante y en relaciones que consideramos significativas, por lo que cada vez nos sentimos más satisfechos.
Hay momentos y arrugas para cada persona. Sería ridículo y estúpido pensar que puedes hacer de todo, es como pensar que eres capaz de detener el tiempo. Con los años uno se da cuenta de que probablemente no conoce la verdad y sólo puede buscar algo que se aproxime a ella.
En Jerez de la Frontera, cotidianamente, cambio de bar, de taberna, de tugurio, o de santuario, y a otro capítulo, más nueva copa. En esta ciudad, el tiempo pasa, se ve en mi cara, en mi alma, en todo…
Entre la hojarasca de los Jardines del Eslava, colisiono con la obra del jerezano Rafael Parada Sánchez, pintor que gusta de la alegoría y del idealismo, siendo su estilo luminoso, rico en color y enérgico en el trazo. Sus miniaturas conmueven por la fuerza de la expresión, la maestría en las composiciones, la pasión y entrega en su ejecución, reflejo de una personalidad apasionante del autor que deja en ellas un testimonio único de las vivencias de un artista de talento singular, de un gran hombre.
Adquirir sus miniaturas por tan solo 15 o 20 euros, siguiendo el ritmo de nuestro corazón, alguna de las piezas que narran tanto la vida de Parada Sánchez, como la del universo que las rodea; es un mosaico sin sentido fuera de sí pero con un significado conmovedor, hermoso en su contexto.
Si bien lo que codiciamos nos destruye, lo que admiramos nos construye. Esencialmente porque aquello que admiramos en los demás empezamos a cultivarlo en nuestro interior. En los Jardines del Eslava, la pintura es un territorio inexistente: no existe, pero tú lo habitas.

FUENTE: Presos Políticos en la España Contemporánea del artista Santiago Sierra, otros.

¡EMPODERAMIENTO!

Lo que la sociedad llama “buenas mujeres” son las mujeres que no dan problemas, las que se callan, las que se hacen pequeñas.
Las mujeres no se pueden reconocer en la historia. Falta un espejo en que mirarse. Cuesta mucho ser una mujer.
Está más que probado que la mujer suma para si, un sexto sentido, que va más allá de la intuición, de la percepción y tiene la gran habilidad, de darse cuenta de las cosas, incluso mucho antes de verlas.
Las mujeres tienen razones para estar enfadadas. Además de la desigualdad de salario y oportunidades, Las mujeres están hasta el gorro, con una precariedad brutal, viendo alrededor mil cosas que están pasando.
No es una cuestión de que las mujeres son una santas y los hombres unos hijos de puta. A unos y otros se les va induciendo para perpetuar un estado de cosas, un sistema que funciona de una determinada manera.
Nada gusta más a la prensa que una mujer malvada. El hombre tiene miedo del poder sexual de la mujer. Ellas han derrumbado muchos tópicos. Por ejemplo, hay casi tantas mujeres infieles como hombres. Como también hay un buen número de mujeres mayores que mantienen en algún momento de sus vidas una relación sexual con hombres más jóvenes.
Si percibes de dónde vienes, es más fácil llegar a donde quieres ir. No son tiempos para creer, son de saber.

ALEGRÍAS Y ALELUYAS DEL QUEMADERO

Debemos reconocer que escribir en una pequeña localidad como es Arcos de la Frontera, era algo francamente comprometedor, por ello el autor de esta magnífica obra bien documentada en sí misma, se cura en salud diciendo que en Arcos de la Frontera, la Santa Inquisición no rompió un huevo. Hojas y párrafos mas adelante, se olvida de sus palabras y nos cuenta, con pelos y señales, como muchos vecinos de Arcos fueron pasados por el quemadero en Sevilla y los sambenitos colgados en la iglesia de Santa María.
Para el insigne historiador y cronista D. Manuel Pérez Regordán, la franquicia del Santo Oficio en Arcos la tenían los franciscanos por ausencia de los dominicos, y que la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús figuró siempre como familiar nato del Santo Oficio de la Inquisición. Los “doce de la Hermandad” tenían obligación de denunciar (léase chivatear), los nombres de los blasfemos el día dos de enero de cada año, festividad de su Titular.
De paso nos recuerda una perla tomada de las “Coplas del Provincial” en donde aparece una contra el contador mayor de la corona, Diego Arias Dávila, en que se destapa a la opinión pública su condición de haber sido circuncidado, a la costumbre judía:
“A ti, Fray Diego Arias, puto
que eres y fuiste judío
contigo no me disputo,
que tienes gran señorío;
águila, castillo y cruz
dime de dónde te viene,
pues que tu pija capuz
nunca le tuvo ni tiene”.

¿Hasta Regia o Asta Regia?

La arqueología es un esfuerzo de imaginación creativa, y como tal, cualquier cosa es susceptible de ser interpretada de mil formas diversas, tanto si se tiene una base científica como si no, tanto si se sopesa una aproximación válida a esa realidad como si no, tanto si se considera la verdad absoluta e inamovible como si no. De Tartessos no se ha encontrado ninguna ciudad como entendemos o concebimos. En el fenómeno cultural tartésico en gran parte es pura arqueología especulativa en el sentido de ser incapaz de generar un verdadero conocimiento objetivo susceptible de ser contrastado sobre una base tangible y verdadera. Mientras no se encuentre un asentamiento (ciudad) todo se queda en conjeturas.
Decir lo anterior no te hace popular a ojos de los arqueólogos andaluces, muy afanados estos en hacer realidad (con calzador), el mito griego de un reino con tres cabezas.
Nota: La foto ilustra el mestizaje cultural entre lo autóctono y lo orientalizante (flor de loto).
Hasta Regia, con “H”, se refiere a la época romana. Sin “H”, es prerromana, dentro de esta ultima se enmarca la llamada tartésica (Tartessos) .

RUIDO DE SOTANAS

Siempre me ha fascinado esa España sombría, no obstante, estoy consternado por las señales que anuncian un resurgir del fascismo y el sonar de sotanas negras… (Más negro, más, que la noche / Menos negro que su alma).
En mi andar he conocido curas que aman y viven con autenticidad el camino del crucificado: Jorge Camilo Torres Restrepo pionero de la Teología de la Liberación, José Vicente Labrador (Campo Criptana), Ángel García Rodríguez más conocido como padre Ángel, y muchos otros que no nombro para no dejar a nadie en el tintero. Todos ellos alejados de la ostentación y fanfarrias del poder, son los menos.
En la sociedad española actual, en los círculos privados y amistosos, la tensión sube en cinco minutos y ya no se puede hablar. Hoy por hoy, no hay dialogo o charla posible en la medida en que los españolitos de a pie se llenan rápidamente de histeria, nerviosismo, excitación, agitación, alteración, trastorno, perturbación las conversaciones.

“EL CURA VERDUGO”
Muy de mañana, aún de noche,
Antes de tocar diana,
Como presagio funesto
Cruzó el patio la sotana.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Llegó al pabellón de celdas,
Allí oímos sus pisadas
Y los cerrojos lanzaron
Agudos gritos de alarma.
“¡Valor, hijos míos,
que así Dios lo manda!”
Cobarde y cínico al tiempo
Tras los civiles se guarda,
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Los civiles temblorosos
Les ataron por la espalda
Para no ver aquellos ojos
Que mordían, que abrasaban.
Camino de Yepes van,
Gigantes de un pueblo heroico,
Camino de Yepes van.
Su vida ofrendan a España,
Una canción en los labios
Con la que besan la Patria.
El cura marcha detrás,
Ensuciando la mañana.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Diecisiete disparos taladraron la mañana
Y fueron en nuestros pechos
Otras tantas puñaladas.
Los pájaros lugareños
Que sus plumas alisaban,
Se escondieron en los nidos
Suspendiendo su alborada.
La Luna lo veía y se tapaba
Por no fijar su mirada
En el libro, en la cruz
Y en la “star” ya descargada.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña

(Miguel Hernández)

FOTOS:
1 º Ángel García Rodríguez más conocido como padre Ángel.
2 º El “cura verdugo” era el encargado de dar los tiros de gracia
3 º Jorge Camilo Torres Restrepo pionero de la Teología de la Liberación

LIBROS DE ENTRE LOS MUERTOS

A veces, en contadas ocasiones, algunos ejemplares retornan de entre los muertos trayendo apariencia de película zombi, de esas pelis que tanto gustan a los jóvenes. Con mal aspecto, hechos polvo, rasgados, maltratados, aún son útiles.
Cada día, cada mañana, cuando abro los ojos me arengo pensando en ellos, los libros y, me incito a mí mismo masticando estas míticas palabras: “Dentro de tres semanas yo estaré recogiendo mis cosechas. Imaginad dónde querréis estar y se hará realidad. ¡Manteneos firmes! ¡Si os veis cabalgando solos por verdes prados, el rostro bañado por el sol, que no os cause temor! ¡Estaréis en el Elisio y ya habréis muerto! ¡Hermanos! ¡Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad!”.