RUIDO DE SOTANAS

Siempre me ha fascinado esa España sombría, no obstante, estoy consternado por las señales que anuncian un resurgir del fascismo y el sonar de sotanas negras… (Más negro, más, que la noche / Menos negro que su alma).
En mi andar he conocido curas que aman y viven con autenticidad el camino del crucificado: Jorge Camilo Torres Restrepo pionero de la Teología de la Liberación, José Vicente Labrador (Campo Criptana), Ángel García Rodríguez más conocido como padre Ángel, y muchos otros que no nombro para no dejar a nadie en el tintero. Todos ellos alejados de la ostentación y fanfarrias del poder, son los menos.
En la sociedad española actual, en los círculos privados y amistosos, la tensión sube en cinco minutos y ya no se puede hablar. Hoy por hoy, no hay dialogo o charla posible en la medida en que los españolitos de a pie se llenan rápidamente de histeria, nerviosismo, excitación, agitación, alteración, trastorno, perturbación las conversaciones.

“EL CURA VERDUGO”
Muy de mañana, aún de noche,
Antes de tocar diana,
Como presagio funesto
Cruzó el patio la sotana.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Llegó al pabellón de celdas,
Allí oímos sus pisadas
Y los cerrojos lanzaron
Agudos gritos de alarma.
“¡Valor, hijos míos,
que así Dios lo manda!”
Cobarde y cínico al tiempo
Tras los civiles se guarda,
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Los civiles temblorosos
Les ataron por la espalda
Para no ver aquellos ojos
Que mordían, que abrasaban.
Camino de Yepes van,
Gigantes de un pueblo heroico,
Camino de Yepes van.
Su vida ofrendan a España,
Una canción en los labios
Con la que besan la Patria.
El cura marcha detrás,
Ensuciando la mañana.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña!

Diecisiete disparos taladraron la mañana
Y fueron en nuestros pechos
Otras tantas puñaladas.
Los pájaros lugareños
Que sus plumas alisaban,
Se escondieron en los nidos
Suspendiendo su alborada.
La Luna lo veía y se tapaba
Por no fijar su mirada
En el libro, en la cruz
Y en la “star” ya descargada.
¡Más negro, más, que la noche
Menos negro que su alma
El cura verdugo de Ocaña

(Miguel Hernández)

FOTOS:
1 º Ángel García Rodríguez más conocido como padre Ángel.
2 º El “cura verdugo” era el encargado de dar los tiros de gracia
3 º Jorge Camilo Torres Restrepo pionero de la Teología de la Liberación

LIBROS DE ENTRE LOS MUERTOS

A veces, en contadas ocasiones, algunos ejemplares retornan de entre los muertos trayendo apariencia de película zombi, de esas pelis que tanto gustan a los jóvenes. Con mal aspecto, hechos polvo, rasgados, maltratados, aún son útiles.
Cada día, cada mañana, cuando abro los ojos me arengo pensando en ellos, los libros y, me incito a mí mismo masticando estas míticas palabras: “Dentro de tres semanas yo estaré recogiendo mis cosechas. Imaginad dónde querréis estar y se hará realidad. ¡Manteneos firmes! ¡Si os veis cabalgando solos por verdes prados, el rostro bañado por el sol, que no os cause temor! ¡Estaréis en el Elisio y ya habréis muerto! ¡Hermanos! ¡Lo que hacemos en la vida tiene su eco en la eternidad!”.

DIEGO HERNANDO

Para mí no hay rotura. Todo está en todo. Me encanta descubrir cosas. Que me rompan los esquemas, que enriquezcan. La fotografía de Diego-H (Diego Hernando) propone un diálogo inédito. En ella, es reconocible la propia individualidad, se encuentra de manera profunda y sutil a la vez. Un “monólogo infinito” mediante el cual nos muestra su lado más íntimo y poético.
Sabemos muy bien que mezclándolo con la vida y cambiando se aprende. La curiosidad de este fotógrafo nos lleva a sitios distintos, te innova y ya no puedes conformarte. Escapar de esa gran mentira en la que todo consiste en levantarse, trabajar y morir rico. ¿Para qué queremos el dinero si no podemos comprar lo más importante: el tiempo? Diego-H, captura el tiempo. No decepciona. Fotografiar algo, para él, es volverlo visible, pero no solo eso, es también cortarlo del flujo del tiempo. Es esa especial condición de permanencia que tienen sus fotografías lo que las vuelve vehículos de memoria, material para la Vida.

El fotógrafo Diego-H, reflexiona a través de su propia voz, desde un presente incierto acerca de su fotografía. Posee singularidad, un testimonio y una descripción. Cada una de sus imágenes contiene una potencia metafórica que permite que nuestra imaginación se expanda, que se reaviven experiencias y/o se revitalicen recuerdos dormidos.

¡LIBROS, BENDITOS LIBROS!

Imposible imaginar mi vida sin el libro. La relación que tienes con el libro se construye a través de los ojos y la palabra impresa. Es más íntimo. No hay intermediarios que te unan a través del oído a esa palabra.
El libro ‘Pecado Original’, publicado por el periodista de investigación italiano Gianluigi Nuzzi, demandado por el Vaticano por divulgar documentos confidenciales en el escandaloso caso conocido como ‘Vatileaks’, revela mucho sobre la codicia en el Vaticano y las cuentas multimillonarias abiertas en nombre del papa Pablo VI y Juan Pablo II, así como sus secretarios privados y la madre Teresa de Calcuta. Sin embargo, se enfoca también en otro problema, que tiene mucho que ver con delitos contra menores: el ‘lobby’ homosexual.

LA NEUROJUSTICIA TOCA A NUESTRAS PUERTAS

Ya hay intereses privados para que se acepten los detectores dentro del sistema judicial, el dinero acortará el camino.
La “Neurojusticia” es una máquina, como su abuelo el Polígrafo, que nos condenará o absolverá del delito cometido. Un artilugio que nos puede llevar de cabeza a la cárcel.
Muy pronto estaremos inmersos en el Estado Neuropolicial, en donde reinan las máquinas en una sociedad privatizada. El crimen podrá leerse en el interior de la mente, habremos llegado a la Neurojusticia. Se esfumaran los derechos fundamentales del individuo contemplados en la Constitución, como el derecho a no declarar contra uno mismo. El cerebro lo tendremos abierto en canal.

SONIDOS DE JEREZ EN EL BARETTO BAR

Tomarse una copa de auténtico vino “negro” siciliano y escuchar al bluesman Félix Slim, tan solo es posible en Jerez de la Frontera.
La primera vez que musicalmente me esteré de la existencia de Slim fue en un garito de Arcos de la Frontera llamado El Paquetito, parada obligada para todo aquel que pase por este encantador pueblo encaramado en lo más alto de una peña de la sierra gaditana.
Félix Slim es un ser que se convirtió en el mensajero del blues, un verdadero enamorado del género que ha dedicado su vida a la música del sentimiento: el blues. Lo parieron en Ceuta y vive a caballo entre Brooklyn, New York, y España. Es alumno aventajado del sevillano Little Quique. En la actualidad es uno de los referentes del blues en España. Tiene una marcada influencia de los sonidos Delta, Piedmont, Texas, Chicago, New Orleans. Emplea slide guitar, fingerpicking y dispares afinaciones para interpretar temas propios y versiones de clásicos del blues con ecos de flamenco.
En el Bar Barretto (Jerez de la Frontera), sintiendo a Slim, se tiene presente que el blues ha nacido en la comunidad negra pero no es una pasión exclusiva. Todos tenemos blues: negros, blancos, amarillos… Nació con los negros americanos pero es para todos.
Félix Slim y Little Boy Quique, estarán en los jereles (2018), traídos por el incombustible Rafael Lobo.