NO, NI NÁ

UN CANTAOR ZARANDEADO

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

UN CANTAOR ZARANDEADO
La realidad es una percepción. La realidad que ves tú no es la misma que veo yo.
La realidad es un absurdo que hemos inventado para soportarnos. Para soportar la existencia.
Tanto los que han ido al seminario o ingresado en el trullo (cárcel), están marcados con un cierto halo característico, aunque naturalmente en si, diferente.
En la cárcel no se vive, ahí solo se existe. La vida es otra cosa, no hay plantas y menos se encuentran flores. Esto lo aprendió muy bien el cantaor arcense Antonio Soto (Sotito hijo), cuando con sus huesos fue a parar al “talego” acusado por delito “Contra la salud pública” (droga).
“Sotito hijo” pagó su deuda, ya es agua pasada. Se causan más muertes con las farmacéuticas que con la droga. El consumo de medicamentos prescritos es ya la tercera causa de muerte a nivel mundial después de las enfermedades cardíacas o el cáncer. No se informa de sus efectos y se magnifican sus beneficios.
La originalidad de un artista como es “Sotito hijo”, reside en el encuentro con los orígenes de su expresión. El careo con la raíz flamenca en el cuarto de los cabales, sumado el haber mamado de las formas clásicas más cercanas al folclore popular heredadas de su padre viene a ser su revolución armónica, su arte y modo de interpretar el cante enmarcado dentro de su peculiar bohemia etílica.
La belleza de “Sotito hijo”, está en el interior de su cante, este es una vibración del espíritu indefenso y sensible.

SE NECESITA ESPACIO

SE NECESITA ESPACIO PARA PENSAR
Verdaderamente se está bien cuando la gente no puede contactar contigo. Te sientes más libre. Estoy en esta cueva en donde no me encuentra nadie, y los móviles no tienen cobertura.
Dicen que ocho semanas de meditación cambia el cerebro, ocho copas de manzanilla de Sanlúcar me cambia el mío en un periquete.
Poseer es una responsabilidad y las cosas son una carga. Un borrachito local tenía razón: “tu vida no está hecha de tus cosas y las cosas que tienes no son indicativas de tu felicidad”.
Me quedaría con la mochila, el boli, una libreta de notas, las botas, un abrigo, un edredón, el colchón y una camisa.
Lo frugal del ser humano es la búsqueda del significado de la vida.
Alguien al fondo, y al lado de un almanaque del Nazareno vocifera: “Es más importante una puta redimida que una mujer que no da ningún escándalo”.
¡Joder!, ¿qué habrá querido decir?

TRAS LA PUERTA

TRAS LA PUERTA
El lugar más peligroso sobre la Tierra es tu cama, la mayoría de la gente muere en su cama. Asustar a la gente es fácil, convencerla es mucho más complicado.
Los niños ya no tienen esa sensación de seguridad en sus comunidades. A los niños se les enseña a percibir amenazas por todas partes. Sus padres los sobreprotegen y los controlan casi de una manera policial.
Se cree pertenecer a un pueblo muy valiente porque somos toreros, pero somos unos cobardes patentados. Nos callamos porque tenemos miedo de perder lo que no existe. O por no extraviar unas migajas de pastel que en verdad ni se ha cocido. Nunca he visto un país más autocensurado que este, ni más encorsetado, ni con más pensamientos púdicos. Vida sin ética no es vida…

FRANCISCO JAVIER

FRANCISCO JAVIER & MARÍA JOSÉ
En la vida nos educan mal. Nos preparan para un festín que siempre llegará cuando seamos mayores. Es una mentira: el festejo en la vida es que todo lo que viene lo tienes que elaborar como puedas. El festejo de la vida es aceptar el dolor, la salida del sol, los conflictos, el hambre, la angustia…
La vida es como un supermercado de experiencias, lo que nos ocurre en esta nos hace ser de una forma o de otra. Continuamente nos muta, nos levanta, nos baja, nos mejora, nos empeora… Aquí la gran cuestión es ser agradecido cuando para otro todo esto son imposibles.
No sé si son reales o forman parte del mobiliario urbano en Arcos de la Frontera, o son la reencarnación de Makoki en versión gaditana con cara de “guenos”. De lo que si se, es que Francisco Javier y su pareja María José, son dos personas formidables.
Las pequeñas cosas son las que nos acaban haciendo feliz el día, ver pasar al “Chisme” sobre su artilugio sideral, con Paqui montada atrás en versión de pasajera del tiempo, te alegra la existencia.
Mirándoles caigo en la cuenta de que todos tenemos el mismo ancho de banda. Cuando piensas que estas mal se te aparecen, como si se presentara la Virgen diciendo: ¿dónde está el problema?
Su optimismo es peligroso: “Vamos por esa calle”. “No oye, que hay un francotirador”. “¡Da igual! ¡Te va a dar a ti!”

SUSTITUTO DEL SEXO,

SUSTITUTO DEL SEXO, LAS LENTEJAS
Comiéndolas con gula descarada en el “Rincón de la Chata”, pienso en el poema que dice mas o menos así:

Eres el caviar del currito,
ya se te comía antes que al bonito.
En algunos países eres símbolo de buena suerte,
Lentejita mía, estas de muerte.

Llegas con hambre a casa
y siempre estás ahí esperando,
si eres poca cosa,
te echo una patata y andando .

Eres mi mejor amiga,
cuando nadie me hace caso
tu siempre estás de paso .

Nuca dices no a nadie,
y cuando te como, me pones carita amable.
Eres mi amor eterno,
bueno también me gusta el café de termo.

Somos dos más a comer,
dos puñaditos más de ti y a correr.
Tu sabor en mis labios
hace que me sienta diferente,
eres de lo más recurrente.

Oh, amada legumbre,
como hueles en la lumbre.
Te gusta mucho un buen chorizo,
Ladronzuela eres mi hechizo.

Tan olvidada
por la clase alta,
pero tan comida en la tasca.
No se lo tengas en cuenta,
al plato vendrás lenteja

13 estereotipos

13 estereotipos extrapolados a los arcenses (y gaditanos en general) que posiblemente son ciertos.
1. Hablan mal inglés.
2. Les gusta beber.
3. Les encanta comer.
4. Son muy familiares.
5. Tienen muuuuuchos bares.
6. Cocinan muy bien.
7. Les gusta darse abrazos.
8. Dan dos besos de derecha a izquierda cuando les presentan a alguien.
9. Hablan muy alto y no se les entiende nada.
10. Gestionan mal los horarios. Empiezan el día muy tarde, comen muy tarde, cenan tardísimo y se van a la cama más tarde todavía.
11. Son impuntuales.
12. Les gusta el todo gratis.
13. Les encanta el fútbol.

FLAMENCO EN EL RINCÓN DE LA CHATA

FLAMENCO EN EL RINCÓN DE LA CHATA
Uno no viene a la vida a ser sensato. ¡Todos estamos locos! Eso si, a algunos se les nota, a otros no.
La casualidad es un juego de matices y estos llevan mis pasos en la noche de verano al Rincón de la Chata, en donde me encuentro abriendo mi vida de par en par con la calma de la felicidad.
Siempre se ha usado el tópico del duende para hacer creer que el flamenco no se puede aprender. Pero se puede.
No digo que el duende no exista. Pero no es lo único.
El flamenco, eternamente asociado a etnias, lugares, algún que otro apellido. A jirones de alma. A recorridos impetuosos junto a la sangre. Adherido a las venas… Unido a voces y tonalidades de piel, tiene suerte y se diversifica. Se logra la “fusión”, sin olvidar nunca las raíces.
Llegará un momento que esté equiparado al jazz u otras músicas igual de conocidas.

AYER MURIÓ ALGUIEN

AYER MURIÓ ALGUIEN, HOY TAMBIÉN
Anoche mientras escuchaba flamenco y aturdía las neuronas con vino en el Tablao de Manuela, se comentó la muerte, a destiempo, de alguien que la cascó con 51 tacos en el pueblo, y a quien no conocí pero que era seguramente buena persona (Todos los muertos en Andalucía lo son).
Dice la escritora Eliane Brum: La vida que cambia en un instante, me asusta tanto como ese mundo mío que muere despacio. Esa es la brisa casi imperceptible que adivino soplando en mis huesos. Muchas veces finjo que no la escucho. Pero ella continúa allí, intermitente, susurrando para que no me olvide de vivir.
Si hiciéramos un retrato ahora, de todos los vivos, tendríamos también un obituario: de aquí a 100 años estaremos todos muertos.
Miramos por la ventana y todos los que vemos en su esfuerzo cotidiano, arrastrándose hasta la parada de autobús, sintonizando su radio preferida al sentarse en el coche, dando conversación en la panadería o expresando su odio y su miedo en pequeñas brutalidades serán finados (palabra de cierto simbolismo), a corto o largo plazo.
No hay lugar para la muerte. ¿Cómo habría lugar para la muerte? Pero es preciso dar un lugar a la muerte para que la vida pueda continuar. Es para eso que creamos nuestros cementerios dentro o fuera de nosotros. En general, más dentro que fuera. La vida es también cargar los muertos en el último lugar en que pueden vivir, en nuestras memorias. Y poco a poco nos hacemos un cementerio cada vez más habitado por aquellos que solo viven en nosotros.
La muerte, como sabemos, es la única certeza de nuestro guion. Un día, simplemente, ya no se está.

EL ROBO DEL SIGLO

EL ROBO DEL SIGLO EN LA BASÍLICA MENOR DE SANTA MARÍA DE ARCOS DE LA FRONTERA
Como en los mejores guiones cinematográficos o novelas policíacas, en Arcos de la Frontera existe un extraordinario robo aún sin resolver.
En cuanto a la propia sustracción por los cacos o amigos de lo ajeno, no se puede asegurar su preciso momento (+/- 2007), y menos los autores. El botín en su mayoría corresponde al joyero de la Virgen del Rosario.
De lo birlado destaca una joya extraordinaria, artesanal, con esmeraldas labradas una a una a mano, expresamente, muy digna de figurar en las mejores colecciones, siendo considerada como una auténtica pieza propia del más prestigioso museo internacional.
A esta maravilla se le atribuye un origen hispano americano: Perú, Colombia, Guatemala, Ecuador, México, con unos treinta y cinco quilates o más de esmeraldas colombianas de las antiguas minas de Muzo, montadas en oro y con un peso total de 246 gramos, midiendo nueve centímetros de anchura por 13,2 de altura.

EL HIJOPUTISMO

EL HIJOPUTISMO
No tengo principios, tengo finales, que son más interesantes.
¿De verdad los destinos de nuestros hijos e hijas de puta nos dicen que los comportamientos abominables acaban, irremediablemente en caos y destrucción? ¿Está tan clara esa lectura de que al final compensa obrar bien porque de otro modo acabaremos condenados?
Sacudámonos la moralina, porque en esta línea de pensamientos apuntan más grises que claros y esta simpleza balsámica no termina de encajar.
No existe generador de pereza más grande que la bondad, por previsible. Los personajes malévolos llevan la vil semilla enraizada en el ADN y los malditos se ven abocados al “hijoputismo” por diversas circunstancias, casi siempre ajenas a ellos y ellas.
¿Qué pasaría si nuestras simpatías con el “hijoputismo” en la ficción de la literatura, el cine o la tele, nos estuvieran arrojando a la cara otras conclusiones sobre el balance entre la fantasía, la identificación y la realización de deseos en la vida cotidiana?
Lo real es que a los que llevan el impecable sentido del honor les acaba tocando la factura de las fantas y no se comen una rosca.
Algo empieza a oler mal por aquí.

LA HORA DE LAS BRUJAS

LA HORA DE LAS BRUJAS
Es precisamente ese momento singular en que se oculta el sol, bañando el astro rey con sus poderosos rayos de luz su entorno, teniendo esos instantes una especial característica. Instantes que eran aprovechados por los astrólogos alquimistas sabedores que se posibilita el paso a otras dimensiones o planos de existencia.
Tan solo en una época del año (días), se puede apreciar y recibir los beneficios del sol al atravesar los arbotantes o llamados Arcos de las Monjas, en Arcos de la Frontera, apreciables desde la calle del Marqués de Torresoto.
La luz del sol en la denominada “Hora de las Brujas”, sirve, entre otras cosas, para armonizar los chacras, limpiar cuerpos energéticos, como igualmente cargarse de energía positiva.

LA AZOTEA

LA AZOTEA DE ARCOS DE LA FRONTERA
Las azoteas son terrazas en los tejados que cruzan toda la población. Una azotea es como un pequeño santuario privado desde el que se puede observar la imparable expansión de Arcos, las calles de las afueras o las empinadas cuestas. La palabra azotea viene del árabe assutáyha, que significa tejado del este.

FELICIDAD & RELIGIOSIDAD

FELICIDAD & RELIGIOSIDAD
Arcos de la Frontera, es el pueblo que estudio; no es tan solo un lugar, es un estado de ánimo.
No hay nada más bonito que estar en este pueblo gaditano, en medio de tus sueños y sentir que no duermes, que sigues despierto.
La casualidad es un juego lleno de matices. Los pueblos que conservan sus tradiciones religiosas y culturales enfocan mejor su futuro. Mi interés en este tema es más analítico que piadoso.
Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), uno de cada diez ciudadanos asegura ser totalmente feliz. Pocos encuestados suspenden. El 91,1% se sitúa por encima del cinco en esta cuestión.
Paralelamente, en un país que se dirige cada vez más al laicismo frente al catolicismo o que apuesta por otras creencias, el CIS refleja un descenso de los españoles religiosos, aunque quienes lo son van más a misa.
Entre los que se definen como católicos o cercanos a otros credos, han crecido los que van casi todos los domingos y festivos a misa (un 13,2% frente al 12,1% de hace un año) y descienden los que admiten no asistir casi nunca.
Quienes se mantienen en la fe católica acuden a misa “u otros oficios religiosos” con más asiduidad que hace meses atrás.

SANTA COMPAÑA

SANTA COMPAÑA
En el mundo cada uno de nosotros está solo y tiene que sortear la vida como puede. Si es con música, flamenco, vinos y malas compañías, mejor. Soy de Vida barata, gente sencilla, silencio, cigarras, paredes de cal, lagartijas y salamanquesas.
Mi casera es una guapa mujer que tuvo a bien alquilarme su casa en el Casco antiguo de Arcos de la Frontera pero se le olvido darme el manual de usos de esta y acontecimientos.
Después de una noche de francachela, entre luces y a primera hora del amanecer, en esos momentos en que uno está como un lirón degustando el placer de la cama, escucho a lo lejos el tañir lánguido de una campana llamando a oración o anunciando muertos. Poco después y en “crescendo”, llegan voces femeninas de plegaria en procesión.
¡Madre mía!, me digo. Ya vienen por mí para llevarme al caldero de los infiernos para hacerme pagar todas las travesuras que un bajito, malo malísimo como yo, pueda cometer a su paso por la vida mojaditas en copas de manzanilla.
Por poco me caigo de la cama y me da un soponcio morrocotudo con solo pensar en la Santa Compaña, esa procesión de muertos o ánimas en pena que por la noche y al amanecer recorren errantes los caminos de una parroquia o pueblo, visitando todas aquellas casas en las que en breve habrá una defunción.
¡Uf! Afortunadamente tan solo eran unas buenas señoras rezando el Santo Rosario, dentro de la programación religiosa de la Patrona de Arcos de la Frontera.

MALAS CARTAS

MALAS CARTAS
Dos hermanos y la mujer, que le acompañaban, se estremecieron de espanto cuando le vieron precipitarse al vacío desde lo alto de una torreta. Se llamaba Emilio, tenía 32 años de edad, y esa noche fatídica para él y los suyos, las cartas marcadas del destino les jugaron una mala pasada.
Transcurría un poco más de la medianoche cuando Emilio perdía su vida en la Peña Vieja de Arcos de la Frontera.
Había nacido sin estrella, más aún: estrellado, con suerte quebrada. En algún momento, en un cruce de caminos de su existencia, se equivocó y perdió el suyo para no encontrarlo jamás.
Esa noche, pisó uno de los bornes del poste de alta tensión. Recibió una terrible descarga, saliendo despedido, cayendo al suelo desde cinco metros de altura. Lo que iba a robar apenas alcanzaban los 15 o 20 euros en el mercado, no se trataba de cables de cobre sino de aluminio, no superando cuatro metros de longitud.
Emilio, a las doce de esa espesa noche, simplemente tenía una cita con su ineludible destino.
Hoy en día, en la zona del pago de la Gallarda, dicen los que nunca dicen nada, que en ese lugar se escuchan gemidos y que se presiente alrededor algo extraño. Para otros: “solo son habladurías de pueblo”.
Como todos los rumores hay una pizca de verdad.

LA PERRA DE MI MUJER

LA PERRA DE MI MUJER
Yo vengo de otro lugar, lo que me da la libertad de no pertenecer a ningún sitio. Esa ha sido una constante en mi vida: nunca he querido pertenecer a ningún grupo, tribu, o vaya usted a saber cómo llamarle.
Tengo especial simpatía por las mujeres. En muchas ocasiones, las encuentro muy superiores a los hombres. De ellas se aprende un día sí y otro también.
Una gran mayoría de las mujeres en Arcos de la Frontera se llaman Nieves. Mi profesora de cerámica no iba a ser menos.
Al curso que asisto, como niño bueno, es de “técnica decorativa de cerámica sobre baño”. Incrustado como un virus informático entre un montón de mujeres ya que son pocos los hombres que participan, incluyendo un guiri perdido (inglés), aprendo además de cerámica también de lo divino y lo humano en medio de un chisporrotear de risas y sonrisas. La mujer gaditana de la Sierra es alegre y derrocha simpatía, estar entre estas brujillas de sabiduría milenaria, es como hallarse metido en el interior de las maracas de Machín,en medio de la Calle del Infierno de la feria de Sevilla.
Me enseñan: “Eduardo cuando estés en un restaurante y te hayan puesto un montón de comida que da lástima dejar, dile al camarero que te lo envuelva que es para la PERRA DE MI MUJER”.

LA CAMPANA ASESINA

LA CAMPANA ASESINA DE ARCOS DE LA FRONTERA
Setenta años ha estado castigada una campana por haber sido causa directa de la muerte de un monaguillo en el campanario de la Basílica Menor de Santa María de la Asunción de Arcos de la Frontera.
No es la única muerte de un monaguillo en este templo, también falleció otro al caerle encima una enorme lámpara central, aplastando literalmente.
Las almas de estos dos seres vagan por el templo, siendo testigos de ello los actuales campaneros que no dejan de asombrarse al escuchar voces indeterminadas mientras están tañendo las singulares y viejas campanas, más a la par sienten inexplicables presencias.

ALCALDE DE ARCOS EN LA CÁRCEL

ALCALDE DE ARCOS EN LA CÁRCEL
Los bares además de ser puntos de reunión te dan información de las pautas de comportamiento del pueblo.
Hubo un tiempo que en la calle Deán Espinosa de Arcos de la Frontera estaba la cárcel. Cuando las gentes del lugar se citaban, quedaban de encontrarse en este edifico céntrico muy conocido por todos. De tanto acudir las personas a este sitio, el bar que se encontraba justo enfrente, tomó el nombre de las citas: “Quedamos en la Cárcel”. De este bar salieron las viandas que alimentaron al famoso bailarín Antonio, durante los meses que estuvo preso en esta población gaditana.
El exalcalde José Luis Núñez, trabajó siendo joven en el Bar La Cárcel, bajo la batuta de su propietario Antonio Saborido Marcenio. Nadie, por aquel entonces, podía vaticinar que ese joven detrás de la barra, sería el alcalde de su pueblo y el bar un centro gastronómico de primer orden, paraíso del buen yantar.

VIRGOS A BUEN RESGUARDO

VIRGOS A BUEN RESGUARDO
Hubo un tiempo en Arcos de la Frontera (Cádiz), que tras el enrejado con pinchos se admitía que la castidad era una virtud del alma, resultando la integridad corporal secundaria, estableciéndose una jerarquía interna por la cual la castidad de la mujer virgen tenía doble valor que la de la viuda y triple que la de la casada.
Algunas rejas de ventanas en Arcos nos hablan de un mundo, el mismo que era concebido como el gran enemigo de la doncella, aquel que con sus vanidades y tentaciones podía dar al traste con su inocencia y castidad y acarrear todo tipo de desgracias.
La doncella arcense debía estar custodiada, enclaustrada y moverse lo imprescindible. Para ella, no era necesario salir del todo a la calle para contaminarse, por esto la doncella virtuosa de Arcos consciente del riesgo, evitó los huecos como puertas y ventanas por los que se podía ver su hermosura y penetrar la lujuria. El sexo no solo es de cuerpos, a veces basta una mirada.

libro-trazos-jerez-asombroso

DESDE MI NUEVA VENTANA

DESDE MI NUEVA VENTANA
La vida es ir perdiendo cosas, en cada mudanza hay una pérdida. Puede que también se encuentren cosas nuevas, pero yo creo que es un proceso muy doloroso de transformación, de ir ganando experiencia e ir perdiendo inocencia. Para mucha gente o para todo el mundo la vida es una trampa, lo que pasa es que uno sabe sortearla, a veces. Puedo salir de ella y continuar andando, pero no en todas las ocasiones.
Cuando era joven, hará un par de milenios, creía saber lo que hacía. Ahora me diluyo en el presente y me sorbo la vida, sabedor que las sonrisas más bonitas poseen una pizca de melancolía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s