EXORCISMO Y POSESIONES DEMONÍACAS EN LA DIÓCESIS ASIDONIA-JEREZ

csm_p00747_4eb86f98e8

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

En nuestro mundo “tangible” existe otra realidad “intangible” que convive con el ser humano. Si lo piensas bien, creer esto te cambia. Hay algo que nos sobrepasa.
“Satanás” es un nombre que provoca pavor en el hombre, tanto es así que el ser humano prefiere creer que es una invención, un cuento más. Pero los exorcistas lo tienen claro: Es el líder de todos los demonios, la máxima y más terrible manifestación del mal que existe. Y aunque es un espíritu, se trata de un ser “real”, capaz de irrumpir con fuerza en la vida de cualquier ser humano.
En el mundo actual en el que vivimos, falto de valores, el espíritu de la maldad poco a poco va arraigando en nuestra sociedad: escándalos de corrupción, violencia doméstica, el maltrato animal, etc.

220372-620-282

Una posesión demoníaca es un fenómeno extraordinario. Hay seres malignos (demonios): Satán, Lucifer, Belcebú, Fabuloso, Meridiano, Asmodeo. Para el demonio revelar su nombre es una derrota y el jefe (Satán), es el último en irse (salir). La posesión diabólica no es un mal contagioso, no deja secuelas.
La primera habilidad del “diablo” consiste en hacer creer que no existe. El demonio hace lo imposible para no ser descubierto. El comportamiento del maligno es variado, puede ocupar personas, animales y cosas.
Son muchos los psiquiatras que admiten, sin ninguna duda, la existencia del espíritu (demonio). Siempre hay algo que se escapa a la lógica. Empieza como una broma peligrosísima la guija, vasografia, invocación a los muertos, quiromancias, adivinatorias, prácticas que pueden acabar en locura, brote psicótico.
Cuanto más falta la fe más aumenta la superstición. La gente no se dirige a Dios sino a Satanás.

images

La figura del exorcista, aunque de forma velada, sigue presente en el organigrama de la institución de la Iglesia católica porque la doctrina oficial admite que el diablo puede poseer las almas.
Un cristiano debe saber que le pueda vencer con la gracia de Cristo. El exorcismo es un sacramental oficial de la Iglesia, en la que se invoca a Dios mediante una oración y se dirige imperativamente al diablo “para que deje de atormentar o de poseer a una persona”. Solo puede ejercer este ritual un sacerdote que haya sido nombrado por el obispo, bien para que realice un exorcismo eventual, o bien para que ejerza de forma estable en la diócesis. Para formar a los sacerdotes en esta misión, existen cursos en distintos países del mundo “que se llevan con mucho rigor” y en los que intervienen psiquiatras.

ritneu

Según el Rituale Romanum del exorcismo, los signos que identifican a una persona poseída por Satanás son “hablar idiomas desconocidos, expresar cosas lejanas u ocultas, mostrar una fuerza física que no se corresponde con la realidad de la edad o del estado de salud, así como mostrar una vehemente aversión hacia Dios, la Virgen, los Santos, la Cruz y las imágenes sagradas”. Aunque “estos signos pueden ser solo un indicio y no significa necesariamente que provengan del diablo”, añade el texto.
El exorcismo en la Diócesis Asidonia-Jerez, es un oficio de caridad de la Iglesia que tiene que dar respuesta a esta necesidad. Una enfermedad mental puede derivar en una posesión. Una posesión puede provocar un trastorno mental. Pueden coexistir.
El tratamiento pasa por rezos y llamamientos al demonio para que salga del poseído. Las sesiones normalmente duran entre media hora y tres horas y, aunque hay casos que se resuelven con una visita, otros se prolongan durante meses.

cruzconbiblia_flickrmichalcc_by_nc_nd_20_120515

El exorcismo es un sacramental, hay pecado en la omisión. La escasez de exorcistas denota la falta de interés de los obispos. Un exorcista no se improvisa. De 67 diócesis que existen en España, 19 de ellas tienen exorcista.
El ritual antiguo, el de 1614, sintetizado por Pablo V, es más eficaz que la nueva revisión, la moderna. Los liturgistas que la hicieron no consultaron a los exorcistas: tienen salmos más bonitos, pero es descafeinado, suave. El de 1614 posee más “mandatos”, más órdenes de expulsión, es más contundente.
Hay exorcistas que no conocen las cosas más elementales. “No es un ministerio apetecible. Es difícil, porque el demonio es un enemigo muy inteligente, como ángel caído, y solo desde la fe y el amor decide al sacerdote, convertirse en exorcista”.
La eficacia del exorcismo depende principalmente de la colaboración de la persona a quien se le realiza, y de la santidad del sacerdote. No obstante, Dios puede tener en cada caso particular razones conocidas por Él de oponerse a la salida de los demonios, y así el poder de exorcizar no sería eficaz de ningún modo.
Hace más de 4.000 años que había exorcismos en Mesopotamia y los hay en todas culturas hoy en día. La posesión diabólica no deja huellas físicas o psíquicas en el psiquismo de las personas. Tiene Fenomenología Paranormal como levitación, olor putrefacto sin haber foco que lo provoque, conocimiento, premoniciones que se cumplen al pie de la letra. Profundos conocimientos en teología, cambio de voz. Todos guardan aversión contra lo sagrado, cruces, imágenes santas, Biblia… Luego hay otros signos, distintos según la persona: fuerza descomunal, dilatación de pupilas, cosas antinaturales, hablar lenguas desconocidas, etc.
El demonio lo que quiere es apartarnos de Dios. El exorcista tiene que ayudar a estar con Dios. La verdad es que en ocasiones hay esquizofrenias que dan síntomas parecidos.

exorcismo-03

Aquellas personas que piden ser exorcizadas son estudiadas antes por psiquiatras que, “al comprobar que su caso no responde a ninguna explicación”, son remitidas a los sacerdotes.
Como signos de posesión podemos decir que está el entrar en trance con los ojos en blanco, la aversión repentina e irracional (por su intensidad) a todo lo sagrado: crucifijos, misa, etc. Aunque este signo no se da en todos los posesos, lo que sí que se aparece siempre es la pérdida de conciencia mientras emerge una segunda personalidad maligna. Si todo esto sucede tras haber realizado algún acto esotérico, entonces hay razón suficiente para ir a ver al sacerdote encargado de discernir estos casos.

minotauro_lzn

Hay que evitar las guijas, el espiritismo, la santería afrocubana, la magia. Los conjuros, los ritos de invocación de Nueva Era… son formas de abrir puertas a lo demoníaco. Aunque muy pocos queden poseídos, muchas personas con influencias malignas las adquirieron así.
El Vicario General de la Curia Asidonia-Jerez, D. Federico Mandaras Ruiz-Berdejo, nos deja claro en conversación directa, que aunque la Diócesis no tiene exorcista oficial, si están cubiertas las necesidades para las cuales el obispo D. José Mazuelos Pérez nombra al sacerdote más idóneo. La ventaja sobre otras Diócesis, es que don José es médico también. Tan solo hay que recurrir al sacerdote de cada parroquia para que este le canalice al obispo.

libro-trazos-jerez-asombroso

palacio-obispal_lzn-3

FUENTES: Salvador Hernández, José Antonio Forgea, Marta Ostiz, Hernández Urigüen, Teresa Porqueras, Gabrielle Amorth, Juan José Gallego Salvadores, Juan Romero Hasmen, Federico Mandaras Ruiz-Berdejo, Florencio Ríos (Zocar), otros.