DIOSA TEMPLARIA EN LA SIERRA GADITANA

11xb

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

El mundo es una aventura peligrosa y fascinante, un desafío continuo, astucia e inteligencia.
La mejor manera de vivir la Vida, es asumiendo la Muerte. El viaje al más allá es muy expuesto. La curiosidad en ella es la inquietud, es el país de los misterios: el viaje hacia la transformación.
Estaba durmiendo como los muertos: oscuramente y sin sueños. Me encontraba “muertito” en el yacimiento arqueológico El Almendral, en Puerto Serrano (Cádiz), tieso y al fresquito, dentro de una tumba, restos esta del paleolítico, de la Edad de Bronce.
En este lugar existen también cuevas artificiales que fueron talladas por el hombre, hace aproximadamente 3.000 años, aprovechando oquedades naturales existentes en la roca, para enterrar a sus familiares en especie de panteones. Estos sepulcros forman parte del fenómeno denominado “Megalítico”.
Necesitaba contemplarme desde arriba como cuentan los que han tenido experiencias después de la muerte. Veía pasar la película de mi vida ante mí, arrepintiéndome dolorosamente de las picardías no cometidas y si desperdiciadas. Justo cuando iban a empezar a pasarme factura fui regresado al mundillo de los vivos compareciendo ante la presencia de un ángel vestido de faralaes. Se llamaba Noelia y era la reina-romera mayor de la fiesta rural a nombre de Santa María Magdalena.

12b

Puerto Serrano conjuntamente con Algodonales, son los pueblos “duros” de la sierra gaditana. La población de Puerto Serrano es privilegiada, abre su corazón a la ternura y a la alegría. Sus hombres son valientes, bien bragados y sus mujeres guapas a más no poder. Aquí cada 22 de julio, se rinde culto, homenaje y reconocimiento a su diosa María Magdalena.
El culto a Santa María de Magdala es, junto con el culto a San Juan Bautista los dos ejes principales del Santoral Templario. Los templarios han dejado su huella en esta Sierra gaditana (Castillo de Cote).

1b

Eso de estar muerto da mucha hambre, afortunadamente me engancho al primer chiringuito que encuentro y me atiborro con un “montadito” y cervecita, mientras observo el lujo de caballos que acuden a esta romería montados por gallardos jinetes y amazonas de todas las edades. Sobresale el único caballo alvino que me he topado en mi existencia. A mi vera unos jóvenes “hurones”, con sus crestas de puerco espín compiten entre sí azuzados por el alcohol y trasnocho, en ser ante las niñas “el macho alfa”, aunque por poco tiempo porque pronto las autoridades los meten en vereda y nadie se desmadra continuando la fiesta en paz.

13b

El Evangelio de María, en el siglo IV, era un gran obstáculo para la instauración de la preeminencia masculina. Así pues, había que rehacer la imagen de María Magdalena y quitar de en medio su Evangelio, ya que en este Evangelio la autoridad es definida como apoyándose, no en una jerarquía masculina, sino sobre un liderazgo de hombres y mujeres que hayan conquistado una fuerza con carácter y madurez espiritual.
En el siglo II la Iglesia se expandía, y apartó a las mujeres buscando someterlas, oprimirlas y hacerlas callar, al igual que trató de hacer con el elemento que las representaba a los ojos de algunos: la sexualidad.
En el siglo IV se declaró que la madre del Cristo Jesús era virgen. La castidad se volvió un ideal, y las mujeres quedaron reducidas a tentadoras… El objetivo de la Iglesia era anular el papel esotérico de la mujer.
Es solamente en el siglo XII que se exige el celibato a los sacerdotes católicos romanos, pero la incitación empezó mucho antes.

4b

La devoción a Santa María Magdalena es muy antiguo, ya que la Iglesia siempre veneró de modo especial a los personajes evangélicos más cercanos a Jesús. La fecha del 22 de julio como su fiesta ya existía antes del siglo X en Oriente, pero en Occidente su liturgia no se difundió hasta el siglo XII, reuniendo en una sola persona a las tres mujeres que los Orientales consideraban distintas y veneraban en diversas fechas. A partir de la Contrarreforma, el culto a María Magdalena, “pecadora perdonada“, adquiere aún más fuerza.
El 14 de septiembre del 591, en su homilía 33, el Papa Gregorio I fundió en un sólo personaje a la María de los siete demonios, la María de Egipto y la pecadora anónima. Algunos cristianos, como este Papa, tenían como argumentos filosóficos que la sexualidad es un pecado, un vicio, y por consecuencia las mujeres eran tentadoras y fuentes de pecado…
En poco tiempo se asocia a María Magdalena con la mujer adúltera, anónima, a la cual el Cristo Jesús había salvado de la lapidación, y también con otra mujer que no está mencionada en el Nuevo Testamento, María de Egipto, una prostituta arrepentida del siglo IV. Existían varias leyendas sobre otras mujeres con el nombre de María, quienes habían sido prostitutas y que se habían convertido al cristianismo…

8b

Así pues, el Papa Gregorio decidió que el pecado de María Magdalena, puesto que era una mujer arrepentida, era el de la lujuria. Ella se convertía, de esta manera, en la contrapartida de la Virgen María, y así, para redimirse una mujer (o un hombre), tenían que renunciar a su sexualidad.
Ella ha sido marginada como persona, como Apóstol y como mujer del bendito Yeshuá Ben Pandirá, no solamente por parte de la Iglesia, sino también por parte de la iconografía y del arte en general, sobre todo en los últimos siglos.
Entonces afirmamos que no solamente nunca fue prostituta, sino que además es una heroína, una santa, una mujer “autorrealizada”, la discípula favorita y, a la par, la mujer del Venerable Maestro. Una mujer divina y a la vez muy humana.

9b

Magdalena es un símbolo de fuerza y de coraje, ya que dice a los Apóstoles estando ellos afligidos: «No lloréis y no os entristezcáis; no vaciléis más, pues su gracia descenderá sobre todos vosotros y os protegerá. Antes bien alabemos su grandeza…».
Ella fue, según el texto gnóstico del Evangelio de María, la que reunió a los desalentados discípulos después de la Crucifixión y les devolvió un poco de valor, cuando ellos estaban dispuestos a abandonar y volverse a sus casas creyendo haber perdido definitivamente a su carismático líder.

3b

María Magdalena rebatió todas las dudas y no sólo con pasión sino también con inteligencia, consiguiendo inspirarlos para que se comportasen como verdaderos y fieles apóstoles. Lo cual no debió de resultar fácil, es de suponer, teniendo en cuenta la discriminación predominante en su época y cultura, y además la rivalidad de un poderoso antagonista personal: Pedro, el Gran Pescador de la leyenda, el futuro fundador de la Iglesia católica y mártir. Él, nos aseguran reiteradamente los evangelios gnósticos, la odiaba y la temía, aunque mientras vivió el Maestro no pudo sino formular alguna que otra protesta ineficaz contra la extensión de la influencia de aquélla.
Si bien hoy la palabra «compañera» puede tomarse como camarada, colega y amiga en sentido puramente platónico, en cambio la palabra griega original significaba «consorte» o pareja sexual.

5b

Si la Magdalena realmente fue la amante o la esposa de Jesús, quedaría explicada su enigmática posición en el Nuevo Testamento. Su importancia es obvia, pero nunca se describe con exactitud su situación; tal vez los autores daban por supuesto que los lectores de la época sabían cuál había sido su relación con Jesús.
En aquellos tiempos lo más natural era que un rabí fuese un hombre casado; lo contrario sí habría dado lugar a mucho comentario, y no se habría omitido en los evangelios una justificación expresa de tal circunstancia. En una cultura tan dinástica como aquélla, un Jesús célibe y sin hijos hubiera sido piedra de escándalo, y se habría visto obligado a explicarlo en el decurso de su vida pública o como parte de sus supuestas enseñanzas.

7b

La mera idea de que Jesús hubiese tenido una vida sexual repele a la mayoría de los cristianos actuales. El verdadero motivo de tal indignación, sin embargo, no es otro sino el miedo atávico, el odio subyacente a la mujer, tradicionalmente vista como impura por constitución: su vecindad física contamina el cuerpo, la mente y el espíritu de los hombres, naturalmente buenos y puros. Qué duda cabe de que el Hijo de Dios nunca querría ponerse en tal situación de riesgo mortal. El horror que suscita la idea de Jesús, ¡nada menos!, como compañero sexual de ninguna mujer, se centuplica cuando dicha amante toma el nombre de María Magdalena… una notoria prostituta.

6b

Sólo en Lucas menciona que le acompañaban mujeres, lo cual podría introducir alguna confusión cuando luego todo se llena de mujeres, aparentemente salidas de ninguna parte para ocupar los lugares centrales alrededor de la cruz. Teniendo en cuenta la desdeñosa marginación de aquéllas en lo principal del relato, sorprende que pasen tan súbitamente al centro de la atención. ¿No sería que sus seguidores masculinos le habían desertado? ¿Vemos tal vez a las mujeres en este punto crucial de la narración porque eran las únicas amigas fieles que le quedaban?
Es posible que los autores de los Evangelios se viesen obligados a tenerlas en cuenta cuando narran la crucifixión, sencillamente porque no había nadie más allí, y la crónica depende exclusivamente de ese testimonio presencial.

15b

Ejemplos resplandecientes de lealtad, hay que aplaudir a esas mujeres, que tuvieron la valentía de quedarse junto a un ajusticiado. Pero una de ellas sobresale de entre todas las demás: María Magdalena. Sugiere su importancia el detalle de que, prácticamente sin excepción, su nombre aparece el primero todas las veces que se cita a las seguidoras de Jesús. Ahora algunos católicos incluso dicen que eso se debe a que ella dirigía el grupo. En una sociedad tan adepta a los formulismos y rígidamente jerarquizada, tal honor no sería ni secundario, ni casual: la Magdalena aparece primero incluso cuando la nombran quienes nunca tuvieron en consideración el lugar de ninguna mujer en el movimiento de Jesús, ni afecto alguno a esa mujer en particular.

14b

libro-trazos-jerez-asombroso

2b

3 comentarios sobre “DIOSA TEMPLARIA EN LA SIERRA GADITANA

  1. Hermoso articulo que has escrito.
    San Lucas era griego, y tenia una madre especial, criado de una forma especial, y luego muy cercano a Maria, por eso creo que su visión de la mujer es diferente. Ademas de haber sido desde niño un bendecido (lei un libro sobre su vida), era médico, y tenia una sensibilidad desarrollada hacia todo ser humano y todo ser vivo, porque sabia lo que era la esclavitud y el ser considerado menos que a un perro, como decían los judíos de esa época sobre las mujeres.

    Gracias por tus escritos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s