Literatura urbana el grafiti.

Toda persona que escriba está obligada a transmitir la realidad, sus vivencias y todo el dolor de su época. No pretendo congraciarme con nadie, antes fui puta que monja. Unos le llaman vandalismo. Hay una parte que sí lo es, por ejemplo los que hacen grafitis en monumentos históricos, pero hay otros que no. Hay claves, códigos. No es lo mismo un grafiti en un dolmen que en una pared de Juzgado de Primera Instancia visualmente aburrida.
El arte oficial quiere domesticar a los torturadores de ladrillos y tapias dándoles lugares para que hagan grafitis. Eso no es grafiti, para los escritores y artistas de paredes es vender el culo.
En Jerez hay de todo en sus muros. Miro, leo y pienso… ¡Aprendo!
A la altura lograda de mi edad, llego a un punto en el que comienzas a volver como Ulises, a la Ítaca cuando fui gamberro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s