EL GAFAPASTAS

Uno ha de tener la suerte de que le lleguen las historias que le corresponde escribir. Las mejores no surgen en la imaginación, sino que vienen desde fuera y se presentan de manera objetiva.
Tengo mi propio y único ser, y elijo abrir mi corazón para que se llene de amor, compasión y compresión, y expulsar de él todos los recuerdos dolorosos del pasado. Tengo la libertad para ser todo cuanto puedo ser. Ésta es la verdad de mí ser, y la acepto tal como es. En mi vida todo va bien.
Muchas personas no piensan el presente como un momento de la historia, como algo pasajero como lo fue todo lo anterior, sino como una especie de culminación a la Hegel. Y entonces renuncian a pensar que este presente puede ser cambiado, como fueron cambiados todos los anteriores. Es uno de los mejores trucos del inmovilismo: convencernos de que hemos llegado a alguna parte. Si quieres volar, tienes que renunciar a las cosas que te pesan.
¡Vivir! ¡Amar! ¡Ser jodidamente feliz!