LA ERMITA TRISTE JEREZANA

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

la ermita triste_lznNew

Parte de esos misterios de Jerez de la Frontera, son los lugares de su pasado, de momentos que le han marcado y sobre los cuales sabemos que no se ha dicho la verdad.
Leemos sobre lo que creíamos saber de Jerez, y de repente nos asombra.
Muchos jerezanos, curiosos e interesados por lo suyo, se han dado cuenta que no conocen tan bien su ciudad. Afortunadamente Internet y las Redes sociales están llenando el vacío.
Lo peor que le puede suceder a una edificación de culto o sagrada, es que la muevan de su emplazamiento original ya que este no ha sido elegido respondiendo al capricho humano, sino a múltiples factores que entran en juego (corrientes telúricas, energéticas, acuíferos, etc.).
La llamada Ermita de San Isidro Labrador y Nuestra Señora de la Alcubilla, su emplazamiento del templo actual no coincide exactamente con el de la original Ermita de Guía (que se encontraba en las inmediaciones de la muralla nueva, conocida como “Puerta de Rota”.

ERMITA DE GUIA 2
Cuando los cristianos entraron en la ciudad en 1264 ya estaba en ruinas, por lo que Alfonso X ordenó que se reconstruyera. En el año 1285 se levantó una nueva ermita que fue ocupada por monjes agustinos. La aristocracia donó a la congregación, entre otros bienes la conocida Virgen del Socorro.
En 1643 los agustinos, sabedores de la falta de autenticidad del lugar, se marcharon a otra parte y la ermita volvió a convertirse en una ruina en la entrada de la ciudad. El ayuntamiento la demolió construyendo la ermita de San Isidro Labrador en 1675.
Cuenta la historia que ya desde tiempos anteriores a la dominación musulmana existía a las afueras de Jerez una Casa de Guía camino de Cádiz en el sitio donde entra la marisma de la Mesa, llamada Laguna del Rey, en la que vivía un ermitaño,

ERMITA DE GUIA 3
Las propiedades curativas del pozo de la Ermita de Guía, narra la tradición y leyenda, que cuando los moros se apoderaron de Jerez, los cristianos ocultaron la imagen de la Virgen de Guía en un pozo cercano a la ermita, una vez reconquistado en el 1264 por Alfonso X, fue sacada del pozo con la virtud de sanar a los enfermos con sus aguas
La vieja fuente la llamaron “alcobillas de cuatro caños” de la que emana el nombre de estos parajes. Por ella salía el agua que a los depósitos de la “alcobilla” situados bajo la ermita llegaba a través de una conducción subterránea desde los Albarizones con la que abastecer a las gentes del lugar. Dicha fuente dejó de prestar servicio como tal cuando la traída de aguas desde los manantiales de Tempul en 1868.
Restaurada, la ahogaron en medio del “becerro del ladrillo”.
La denominada Ermita de San Isidro Labrador y Nuestra Señora de la Alcubilla, languidece, nunca tuvo la fortuna de sus hermanas que se transformaron en majestuosos templos como el de San Miguel o el de Santiago.
No se debe mover alegremente las edificaciones de sus lugares sagrados para convertirlos en meros adornos urbanos. Traen mal rollo, mal fario. Afortunadamente la Hermandad del Perdón, está haciendo una gran labor en la ermita, digna de admiración.

ERMITA DE GUIA

trazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s