MAZAS CEREMONIAL DE GUERRA EN ARCOS DE LA FRONTERA

10b

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

He estado en el ayuntamiento de Arcos de la Frontera, buscando el antiguo pendón, pero mi gozo a un pozo. Desde que la corporación municipal tomó posesión no se sabe por dónde andará (el pendón).

13b

El ayuntamiento cuenta con un bonito e interesante patrimonio artístico, merece destacarse el artesonado mudéjar del antiguo salón de sesiones, un cuadro de Carlos IV atribuido a la escuela de Goya, una vitrina que contiene las capas de terciopelo rojo y las mazas renacentistas de plata. También la pintura que representa el acto de condecorar caballeros de la Banda a tres hijos de la ciudad por Alfonso XI en el S. XVI después de la Batalla del Salado.

4b

2b

La maza es una de las armas más duras que acompañó al hombre desde la originaria utilización de herramientas, ya sea en forma de garrotes o de mazas primitivas.
Las Mazas de Ceremonial datan de principios de la Edad Moderna y se llevan por funcionarios subalternos (maceros) delante de cabildos y corporaciones municipales, provinciales o legislativas. Su origen se remonta a las mazas de combate usadas en las Edades Antigua y Media y recuerdan las Fasces romanas, que eran “haces de varillas rodeando un hacha y ligadas con una correa”, que llevaban los lictores o ejecutores de justicia delante de las autoridades de la Roma antigua.

9b

La Maza de Ceremonial es un instrumento ritual, como si fuera un cetro de diversos metales (plata o bronce) plateado e incluso dorado terminado en bola o caja con diferentes tipos de adornos en relieve, aunque según modas, pueden ser instrumentos menos barrocos.

5b

La maza o cetro, como símbolo de autoridad, ha sido de uso habitual en el ceremonial y protocolo de diferentes instituciones, signo de distinción y poder. Su empleo se significó a lo largo del quinientos, y sobre todo durante el reinado de Felipe II, cuando fueron usados de manera habitual tanto por estamentos civiles como religiosos. Estas obras, a imitación de los cetros reales pero de mayores dimensiones, simbolizan el poder ejercido por sus propietarios, y dado su mayor tamaño, eran llevados o portados por los maceros, siguiendo un protocolo concreto, encabezando las comitivas de las instituciones a las que pertenecían cuando éstas participaban en los diferentes actos públicos y procesiones organizados en la ciudad.
Combina distintas técnicas: Fundición a partir de un molde para las piezas que conforman la macolla. Estas piezas se sujetan al cuerpo principal mediante soldaduras, aunque a veces también mediante tornillos y pasadores; normalmente las obras de fundición se repasan con cincelado, técnica que consiste en esculpir y modelar en alto relieve y desde el exterior de la pieza, motivos decorativos.
El repujado consiste en un golpeo del metal por la parte interior para que la chapa tenga resalte de bulto con mucho menor peso que en el caso del cincelado. Estos trabajos se concentran en el vástago.
También presenta grabados o burilados, es decir, incisiones, en este caso ornamentales, realizadas sobre la superficie metálica con un instrumento duro llamado buril; es la decoración que vemos alrededor del escudo de la ciudad.
Las marcas son estampaciones que se hacen sobre la superficie metálica con un punzón de acero, mediante presión o golpe seco. La contraseña está grabada en realce y negativo sobre un extremo de un punzón de acero para que, al marcarlo sobre la plata, aparezca en positivo sobre la superficie y pueda leerse con facilidad. La finalidad de las marcas es garantizar la ley de la materia prima.

7b

Los maceros o porteros de sala son personajes simbólicos que representan el poder y la autoridad. Sus primeros antecedentes hay que relacionarlos con las propias mazas de ceremonia que portan, originariamente armas de defensa que siempre constan entre los aparejos guerreros de los caballeros medievales.
En principio, los maceros aparecían exclusivamente en las ceremonias solemnes de los reyes, como símbolo de la autoridad del soberano; no obstante, con el tiempo, también las instituciones que poseían autoridad -bien fuera por delegación real, como las audiencias, o por representación propia, como los ayuntamientos- pudieron hacer uso de ellos en sus solemnidades, como personajes alegóricos de su jurisdicción; más adelante, se amplió la concesión de este privilegio a otras corporaciones y organismos como las universidades o las diputaciones, en cuyos actos oficiales aún suelen aparecer.

1b

libro-trazos-jerez-asombroso

12b

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s