CANIBALISMO NEANDERTAL EN ANDALUCÍA

guia-del-suspense-en-la-provincia-de-cadiz

_mandibula_neandertal_01

La “Arqueología prohibida”, la que censura, pasa de puntillas sobre la existencia de canibalismo, y el dato se queda tan solo entre los iniciados.
A la entrada de la cavidad se localizó una hoguera excavada en el suelo por los neandertales y en su interior existían numerosos huesos carbonizados y muy fragmentados que pertenecían a una mandíbula, dos fémures y una tibia, todos humanos, junto a otros restos de herbívoros como Capra pyrenaica, y que formaban parte de una comida. Estos huesos además de estar incinerados fueron descarnados con útiles de piedra. Igualmente el fémur se encuentra fracturado intencionadamente, para extraer la médula ósea, alimento muy rico en grasas, y conserva en toda su superficie numerosas trazas de descarnamiento. Estamos, pues, en presencia de un acto de canibalismo -el mejor documentado hasta el momento- llevado a cabo por un pequeño grupo de neandertales.
La antropofagia ha causado desde siempre un especial morbo entre antropólogos y prehistoriadores. Lo cierto es que los neandertales que habitaron las inmediaciones del yacimiento de Zafarraya se comían unos a otros.

neandertal
Durante las excavaciones se encontraron dos fémures y una tibia de una mujer y una mandíbula pequeña de un varón, todas con restos “irrefutables” de canibalismo. “Primero troceaban el cuerpo, cortaban la carne, y tras comérsela, tiraban los huesos al fuego, donde estallaban”. Se han reconstruido las piezas óseas, dando como evidencia marcas de canibalismo. “Se ha dicho que el Neandertal enterraba a sus niños, y aquí se ha demostrado que no, que eran usados como mera comida al morir”. No faltaban alimentos. Los neandertales practicaban canibalismo en Andalucía
En el Paleolítico Medio nos encontramos en la Península Ibérica con dos acontecimientos de canibalismo: uno de ellos en el yacimiento de la Cueva del Boquete de Zafarraya, en la provincia de Málaga y otro en la Cueva de El Sidrón, en Asturias.

dcp_0005_lzn2
En la Cueva de Zafarraya tenemos restos que pertenecen a un mínimo de nueve individuos, comprendiendo dos niños y siete adultos. La mortalidad es importante entre los jóvenes y los niños. No se ha detectado ningún tipo de enterramiento intencional, sino que los restos humanos se encuentran depositados junto a los demás restos de comida, sin que se observe haber sido objeto de un trato especial.

_mandibula_neandertal_02
Últimamente sólo se habla de canibalismo cultural, o sea un ritual mortuorio.
Los huesos humanos encontrados, formaban parte de algún ritual relacionado con la muerte en donde se aprecian las marcas de corte producidas por herramientas de piedra al cortar la carne; también muescas de percusión, provocadas al ser partidos para extraer el tuétano.
El Homo Sapiens Neanderthalensis es una especie de homínido que habitó la cuenca del Mediterráneo y las zonas libres de glaciares del continente europeo entre el 200000 BP y el 30000 BP. Por lo tanto es una especie que habita un territorio muy amplio durante un periodo muy dilatado de tiempo. También es una especie que llegó a convivir por un periodo grande de tiempo con el Homo Sapiens, llegando incluso a haber hibridación entre las dos especies.

dcp_0001_lzn-1
FUENTES: Cecilio Barroso Ruiz, Lumley M. A., Caparrós M. otros.
NOTA: La Cueva de Zafarraya se encuentra en el término municipal de Alcaucín (Málaga), en un paraje espectacular de la comarca de la Axarquía

trazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s