SIETE MACHOS, ELIXIR GADITANO


Ser antropólogo en la provincia Cádiz puede ser una profesión de alto riesgo muy sacrificada, te acechan por doquier los peligros a cada dos por tres. Puedes morir horriblemente mutilado o atropellado si das un traspié a la entrada de un “bache o tabanco” (bar), cuando no, angustiosamente atragantado comiéndote un langostino o una tortillita de camarones, en ese preciso momento en el cual ya te creías puesto a salvo, después de haber sorteado con mucho esfuerzo profundas “botas” (barriles) de vino que te entorpecen el paso, o salen en tu camino con sus tremendas y voraces fauces para engullirte de un solo bocado sin misericordia alguna.


Sanlúcar de Barrameda es conocida por unas cosas, y por otras también.  Los curas de esta maravillosa e histórica localidad siempre han sido “tremendos” en cuanto a enamorados y falderos, sin pasar por alto su muy peculiar y reconocida “potencia” sexual, envidiada por más de uno.
Son muchos, nombrarlos nos tomaría tiempo y espacio, por ejemplo en la actualidad el llamado “EL Caribe”, apodado así por encontrarse este hombre de sotana y confesión viviendo entre un bar llamado La Habana y la iglesia Santo Domingo. En 1970-80  otro buen hombre de Dios, párroco de la iglesia de San Nicolás, tuvo la mala suerte de sufrir un accidente de coche yendo a alguna parte con su querida, formando un monumental revuelo y escándalo en la población sanluqueña. Nos guardamos nombres para no molestar a su descendencia que fue numerosa y con diferentes mujeres.


En 1774 se produjo en Sanlúcar un trágico suceso en el convento de carmelitas descalzos. Fray Pablo de San Benito que pertenecía a esta comunidad carmelita, mató por desamor, engaño y celos a la joven María Luisa de Tasara, que vivía enfrente del edificio conventual delante de la mirada atónita de su madre. El fraile estaba enamorado apasionadamente de la joven quien le había dado muchas ilusiones, ante el rumor de su próximo matrimonio, el religioso enloqueció de celos y la apuñaló después de haberla confesado en privado.
El fraile fue condenado a muerte, pero el Rey conmutó esta pena por la de cadena perpetua en Puerto Rico, isla caribeña en donde contribuyó a aumentar su población.


Removiendo Roma con Santiago y sin dejar piedra o adoquín quieto, llevado por el único y “noble” propósito de encontrar la piedra fundamental del “vigor” sexual de los religiosos sanluqueños. Hemos hallado que del convento de carmelitas descalzos salió el famoso “candié” gaditano. Un bebedizo o pócima del que se suponía el remedio universal para todos los males, al menos en aquellos que manifestaban alguna debilidad evidente: mujeres parturientas o con menstruación complicada muy sangrantes, niños desfallecidos, etc.
Este preparado que se elaboraba con azúcar, yema de huevo, vino dulce moscatel, se servía en un vaso de cristal con el papel de estraza a modo de tapadera, agitándose posteriormente para el perfecto ligado de todos los ingredientes. Los monjes carmelitas descalzos habían creado realmente un vigorizante  con toque espirituoso.


(El azúcar batida da la espumita al elixir)
No contento con la información recabada, y rizando el rizo no di brazo a torcer hasta conseguir el elixir del cura del accidente del coche, mas conocido en Sanlúcar por el sobrenombre de “Siete Machos”, apodo dado por la aportación generosa al censo natal local de los años setenta y ochenta del siglo pasado.
El Siete Machos es básicamente el mismo “candié” de los carmelitas descalzos, preparado con vino oloroso,  más una pizca de nuez moscada, miel de abeja, y canela , constituyendo un potente vigorizante sexual, alegría de quien lo toma y agradecimiento de la pareja. El triunfo y vuelta al ruedo está garantizado.

(OLOROSO SAN RAFAEL de Barbadillo)

                                                                                                                     (Obra de María Esperanza C.R)

2 comentarios sobre “SIETE MACHOS, ELIXIR GADITANO

  1. Es pura realidad, en mi casa cuando alguno estábamos algo indispuesto nos daban una yema de huevo con un vino dulce que se llamaba santa catalina,todos queríamos esta malo.jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s