SAMURÁI EN LA CAPILLA DEL ROSARIO DE SANTO DOMINGO DE JEREZ

Traspasar la puerta del camarín es atrevernos a entrar a otros mundos de interpretaciones, lo insólito e inesperado. Da para ser una novela.
Le llaman el samurái, no obstante, el ínclito jerezano Manuel Romero Bejarano dice que “naranjas de la China”, que Japón es una cosa y China otra.
La verdad es que los paisanos de Gengis Kan, aunque hayan copiado todo lo habido y por haber, nunca han tenido samuráis, eso es un invento de los nipones que les dieron leña por muchos años a los chinos y pare de contar.
Yo no me atrevería a llevarle la contraria al ilustre jerezano, ni pasado de sherry wines, no vaya a ser que me cuelgue bocabajo en el Gallo Azul.
Sea samurái o monje taoísta cabe preguntarse qué pinta en una capilla cristiana. ¿Tiene o guarda alguna segunda lectura? ¿Hay detrás algún truculento u oscuro significado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s